Público
Público

La derecha y la ultraderecha lanzan vivas al rey en el Parlamento de Andalucía

Adelante Andalucía reclama un referéndum sobre la república durante el debate de una proposición de Ciudadanos en defensa del rey Felipe VI mientras el PSOE reprocha a la derecha que los "mayores enemigos" de la Constitución y del monarca "lo constituyen aquellos que la quieren para sí y [que no sea] de los demás"

El Rey preside en la RAE la apertura del curso de las Reales Academias
El Rey Felipe VI, en la Real Academia Española de la lengua.

raúl bocanegra

El Parlamento de Andalucía acogió este jueves un debate que rozó por momentos lo delirante en el debate de una Proposición No de Ley de Ciudadanos (PNL) en defensa del rey Felipe VI. Entre vivas a España y vivas al rey, el diputado de Ciudadanos, Fran Carrillo, abrochó un discurso profundamente monárquico, intencionalmente excesivo, sobreactuado, cargado de frases altisonantes y, también, de provocaciones y ofensas de diverso tenor hacia la izquierda y singularmente hacia el presidente Pedro Sánchez y el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, a quienes llamó "felones".

Al finalizar, Carrillo, quien llegó a proclamar cosas como "la izquierda es un sistema de prejuicios que combina odio, rencor e ignorancia" y a hablar de "cenutrios políticos", recibió el aplauso, por supuesto, de la ultraderecha. "En pocas ocasiones podríamos estar más de acuerdo", le manifestó incluso desde la tribuna el portavoz de Vox, Alejandro Hernández. No hubo en los discursos, salvo en el del diputado de Adelante Andalucía, José Ignacio García, reproches a las andanzas financieras del exrey Juan Carlos I, que llegaron a salpicar a Felipe VI.

En las intervenciones de los portavoces de Vox, Ciudadanos y PP destacó el lazo indisoluble que tejieron entre monarquía y democracia. Así, Hernández afirmó: "La monarquía nace de la Constitución y de ahí viene su legitimidad. Entendemos que el acoso a la figura del rey no es más que la punta de lanza de un movimiento más complejo, profundo y peligroso. Está en juego la monarquía porque está en juego la democracia. Esta es nuestra opinión". Y el del PP, Adolfo Molina, dijo: "La monarquía y la democracia [van] unidas. El daño a la monarquía es un daño a la democracia".

Carrillo defendió que felón no era un insulto y llamó a los diputados a consultar el diccionario de la Real Academia para comprobarlo. "Hay un felón en Moncloa, desleal con los españoles. Eso es felonía, es una descripción, un adjetivo, no es ningún insulto. Significa desleal y traidor".

La RAE dice exactamente que "felón, na" es una palabra que proviene del francés "felon ‘cruel, malvado’, y este quizá del franco *fĭllo, -ons ‘verdugo'" derivado del vocablo "*filljan ‘desollar, azotar’". Luego añade que es un adjetivo y que significa "que comete felonía". Si uno acude a la definición de "felonía", la RAE dice lo siguiente: "Deslealtad, traición, acción fea".

La segunda intervención de Carrillo, quien se reivindicó como "profesor de historia" frente a los "vividores de la política", fue una provocación en toda regla hacia los socialistas, sobre todo –también hacia Adelante Andalucía– en la que llegó a mentar a Largo Caballero, Primo de Rivera, los GAL y también utilizó un argumento muy repetido y extendido ya casi como un lugar común en ambientes de derechas, como es que algunos diputados del PSOE votaron en contra del voto femenino durante la república, lo que no fue así, y finalmente, les instó a avergonzarse: "Tienen el partido más corrupto de Europa. Bajen la cabeza y pidan perdón. Tienen la historia más vergonzosa de todo este Parlamento", les dijo. Esto provocó una airada respuesta desde la bancada socialista y un debate entre diputados al margen del turno de palabra, que tardó un rato en aplacarse.

La diputada del PSOE, Mercedes Gámez, que intervino entre los dos discursos de Carrillo –abría y cerraba turno como defensor de la PNL– reclamó a Ciudadanos, PP y Vox "lealtad al pacto constitucional". Luego, argumentó que "el mayor enemigo" de la Constitución, y por tanto, al rey, "lo constituyen aquellos que la quieren para sí y [que no sea] de los demás". "No hagan daño a la monarquía", remachó Gámez.

A continuación, la diputada manifestó que "ser constitucionalista no equivale a defender la corona, sino también el título octavo –el del Estado de las Autonomías–, el 122 –dedicado al Poder Judicial, que el PP mantiene bloqueado, o el 97 y 99 –los dedicados al Gobierno de España–. Dejen de retorcer las instituciones a su antojo, dejen de utilizarlas en debates estériles", reprochó Gámez a la derecha y la ultraderecha.

"No era necesaria esta PNL. No era necesario este debate hoy aquí. Busca sectarismo, partidismo. Conmigo o contra el Estado. El PSOE no tiene que demostrar nada. Estuvimos en el 78, llevamos 40 años y seguiremos muchos más defendiendo la Constitución y la democracia", cerró Gámez.

Hacíamos encuestas y perdíamos

José Ignacio García, diputado de Adelante Andalucía, abiertamente republicano, aprovechó la ventana que le abrió la iniciativa de Ciudadanos y, en su intervención, reclamó un referéndum sobre monarquía o república y cargó con sorna contra el PSOE: "Esta PNL forma parte de una campaña que impulsan las tres derechas, pero de la que el PSOE también forma parte. Su republicanismo es asintomático, que queda como una fiebre juvenil. Se están equivocando".

"Aquí nunca se ha hecho un referéndum sobre monarquía o república –dijo el diputado García–. En el pack de la democracia venían muchas libertades y una jefatura de Estado sin transparencia y un rey que no tiene que rendir cuentas a nadie. Era trampa la pregunta. Esto no lo dice el movimiento republicano. Lo decía Adolfo Suárez en aquella entrevista que le dio a Victoria Prego". "Hacíamos encuestas y perdíamos", afirmó en efecto en esa entrevista que no fue emitida en su momento el expresidente del Gobierno, hoy fallecido.

Prosiguió García: "A mí me parece importante e interesante este debate. Durante muchos años en este país, no se ha podido hablar del rey. Era incuestionable el papel de Juan Carlos I. Está bien que vengamos a hablarlo. Y es símbolo de la debilidad de la monarquía que escuchemos grandes alaridos monárquicos. Lanzar vivas al rey es un síntoma de debilidad".

"No estaríamos hablando de esto sin los escándalos corruptos de la familia real. Al que llamaban tan insigne resultó que también estaba pringao". El diputado de Adelante recordó que hay personas condenadas por injurias al rey y mentó entre ellas al exalcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (IU), y al rapero Valtonyc, lo que causó que Carrillo, el diputado de Ciudadanos luego dijese que el rapero merecía "pudrirse en la cárcel" por sus letras de alto voltaje.

A la hora de las votaciones, la PNL quedó aprobada con los votos favorables de Vox, PP y Ciudadano y el voto contrario de Adelante Andalucía. El PSOE votó a favor de los dos primeros puntos: "Defender la Constitución de 1978, refrendada por el pueblo español de cuya soberanía emanan los poderes del Estado" y "garantizar el debido respeto a sus instituciones y especialmente a la figura del rey, Felipe VI, que en la actualidad encarna la máxima expresión de nuestro Estado de Derecho".

Los socialistas rechazaron el punto tercero, porque hacía referencia, según interpretaron, en la exposición de motivos de la PNL al affaire Lesmes e iba referenciada al vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y al ministro de Consumo, Alberto Garzón: "Proteger a los ciudadanos españoles de cualquier intento desestabilizador por parte de quienes tienen el deber de guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado".

Y se abstuvieron en el punto cuarto: "Recordar y garantizar que cualquier revisión o cambio legislativo que afecte a nuestro modelo de Estado solo puede llevar a cabo a través de nuestro ordenamiento jurídico, recogido con inequívoca precisión en nuestra Carta Magna".

Más noticias de Política y Sociedad