Público
Público

Díaz destaca el "papel de vanguardia" de España en Europa en la regulación de los algoritmos y las plataformas digitales.

La vicepresidenta segunda del  Gobierno y ministra de Trabajo inaugura las jornadas de 'Transición digital y cambios en el mundo del trabajo', organizadas por Espacio Público. 

Yolanda Díaz
La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, en el acto organizado por Espacio Público. Julia Robles foto

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha puesto en valor el "papel de vanguardia" de la regulación española en materia de plataformas digitales (la denominada ley rider) en Europa. La vicepresidenta segunda del Gobierno ha inaugurado las jornadas de ‘Transición digital y cambios en el mundo del trabajo’, organizada por la fundación Espacio Público.

En un momento en el la UE está presentando su directiva en esta materia, Díaz ha querido recordar que esta legislación europea se basa, en gran medida, en la normativa impulsada por su departamento.

"El reconocimiento de la laboralidad y la transparencia de los algoritmos, dos elementos ya incorporados a nuestro corpus legislativo, figuran como materia central en el debate de la Comisión, lo que habla muy positivamente del alineamiento de nuestro país, y su papel de vanguardia, en el desarrollo de legislación sobre esta materia en el marco europeo", ha asegurado.

"No podemos descuidar los aspectos sociales y laborales de la transición ecológica y digital, atendiendo al papel clave que van a desempeñar en las futuras políticas activas de empleo", ha defendido la vicepresidenta.

Díaz ha puesto en valor la necesidad de que la transición digital del mercado laboral apunte en la dirección del reconocimiento de derechos fundamentales en el mundo del trabajo: "Los algoritmos son invisibles, lo que no significa que no estén presentes y que determinen nuestras vidas, como ya están haciendo".

"Un sindicalismo fuerte"

"La transparencia y el conocimiento de ese entorno es fundamental para reconocer derechos fundamentales de las personas trabajadoras. La tecnología debe ser con derechos, justa, sin brechas. Esa transparencia debe ser tarea colectiva", ha defendido la vicepresidenta.

En este contexto, ha apuntado a la necesidad de tener un "sindicalismo fuerte, consciente de las transformaciones sociales y productivas que afrontamos, que llega a más sitios y a más personas, con más fuerza e implantación", un sindicalismo que, a su juicio, "será capital en el debate sobre la tecnología con derechos".

La vicepresidenta segunda del Gobierno ha hecho un llamamiento a situar los "derechos fundamentales" en el centro de la transición digital del mundo del trabajo, así como a gobernar la incorporación de la inteligencia artificial en las relaciones laborales para evitar que herramientas como los algoritmos introduzcan sesgos e instauren tendencias negativas para los trabajadores.

"Una sociedad digital y democrática, que nos aleja de futuros distópicos, en los que los datos escapan a nuestro control y nuestras vidas son gobernadas por gigantes digitales, y silentes decisiones, que nadie es capaz de advertir ni anticipar", ha dicho.

Más noticias