Público
Público

Economistas de la Universidad de Sevilla proponen un modelo para predecir necesidades clínicas por el coronavirus

Un grupo de profesores elabora un modelo econométrico flexible que pretende darle un margen de actuación en días a las administraciones al respecto de las necesidades en Unidades de Cuidados Intensivos y a los fallecimientos

Las puertas de un hospital madrileño muestran personas esperando con mascarillas y guantes y una trabajadora sanitaria. / JAIRO VARGAS
Las puertas de un Hospital en la Comunidad de Madrid durante la crisis del coronavirus. JAIRO VARGAS

raúl bocanegra

Un equipo de investigadores de la Universidad de Sevilla, del Departamento de Economía e Historia Económica, ha elaborado un método que les permite estimar con un margen de pocos días las necesidades de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y el número de fallecidos que se pueden esperar durante la crisis del coronavirus.

"No somos médicos y no tememos un interés mas allá de poder predecir dos cuestiones básicas para la gestión de la crisis: los ingresos en UCI y los fallecimientos", afirma a Público uno de los autores del estudio, el profesor Luis Ángel Hierro.

De momento, sus autores, –que son además de Hierro, los profesores Antonio José Garzón, Pedro Atienza y el médico José Luis Márquez, del Hospital Virgen del Rocío– han aplicado sus ecuaciones a los casos de Italia y de España y el modelo econométrico les funciona con "cierta eficiencia" y "precisión alta", según afirman.

El paper se llama Predicting clinical needs derived from the COVID-19 pandemic: the case of Spain y sus autores lo han enviado a una revista médica, que tiene sus procesos de revisión y aún no ha decidido si va a publicarlo o no. Aunque el trabajo se refiere a España, los profesores han hecho los cálculos también para Italia para contrastar su validez.

"El objetivo es que los Gobiernos puedan prevenir lo que viene con el máximo de días posible. El modelo se puede aplicar a otras situaciones también", afirma. "El trabajo lo que pretende es ser un trabajo meramente predictivo", asegura Hierro, que fue diputado por el PSOE en el Congreso entre 2004 y 2008.

¿En qué consiste su modelo? ¿Cómo se hacen esas predicciones? "La fórmula habitual de hacer los cálculos es utilizar modelos causales y predicciones exponenciales que fallan cuando el contagio abandona la fase explosiva. Nosotros no somos médicos. Lo que hemos hecho es estimar la relación entre los ingresos en UCI de un día determinado con los contagios de días pasados. Lo mismo hacemos con los fallecimientos. Aplicamos entonces unas ecuaciones a esas observaciones y vemos qué modelo acierta más. El mejor modelo es el que prediga de forma más eficiente y con más retardos posibles", explica Hierro.

¿Entonces es un modelo flexible? "Lo es. Permite anticipar. Lo importante es recalcular cuando hay cambios sustanciales en las variables. Cuando vemos que el modelo se desequilibra, buscamos la causa. Por ejemplo, ahora lo hemos recalculado por los test rápidos que comenzaron a realizarse sobre el día 20. No son lo mismo las observaciones cuando se hacen muchos tests que cuando se hacen pocos", agrega Hierro.

Las estimaciones

La estimación de muertes para estos próximos días es la siguiente, según los cálculos que salen tras su última revisión: "El día de hoy eran 8.481 y han sido 8.181, y mañana prevé 9.333. Pasado mañana estima que serán más de 10.000 –10.172–", afirma uno de los autores del estudio.

Las previsiones sobre ingresos en UCI en este momento, valen menos para el caso español, argumenta Hierro, porque, según el Gobierno, seis Comunidades Autónomas están al límite. Sin embargo, sí puede servir en otros lugares porque las ecuaciones permiten prever "cuándo se te van a colapsar las UCI", sostiene Hierro.

"En el caso italiano, que no se ha visto afectado por los test rápidos, la capacidad de predicción del modelo es elevadísima: Para hoy había previsto un acumulado de 11.465 muertes con 6 días de antelación y han sido 11.591", agrega.

"Es verdad que nos hace sufrir bastante. Todos los días a las 11.30 –el momento en que los técnicos gubernamentales suelen dar el balance del día anterior–, lo que queremos es que el modelo falle", asegura Hierro.

"Una virtud del modelo es que se reajusta automáticamente cuando vayan cayendo los contagiados. La lógica del modelo lleva a que caigan también los fallecidos y los ingresos en UCI. Hay otros modelos matemáticos que buscan el pico de la curva", afirma el profesor.  

Hierro termina su explicación de la investigación con esta importante puntualización: "Cada uno aportamos en lo que podemos. Esto lo tratamos como lo hacemos con los datos económicos, para tratar de hacer predicciones. Eso sí, los que explican de verdad son los modelos epidemiológicos. Esto es simplemente un apunte más que tiene la virtualidad que tiene".

Más noticias de Política y Sociedad