Público
Público

Elecciones 10-N Sánchez equipara el independentismo con la ultraderecha y pide el voto para "romper el muro de bloqueo"

El presidente del Gobierno en funciones carga contra Quim Torra, al que acusa de no escuchar a "la otra Catalunya". El acto se ha celebrado en medio de fuertes medidas de seguridad para una concentración del CDR y 'Picnic por la República' a las puertas del recinto de Viladecans.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y Miquel Iceta en un acto en Viladecans. EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Pese a que oficialmente no lo hará hasta mañana, la campaña electoral ya ha comenzado y el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, necesita hacerse fuerte en el centro. Cada voto cuenta. En Catalunya el mensaje vendría a ser el siguiente: Sánchez aprieta, pero no ahoga. Sobre todo a diferencia de los partidos de la derecha. Este mismo miércoles los socialistas han recuperado en su programa electoral las referencias al federalismo por presiones, dicen los medios, del PSC. Habrá que ver si los votantes quedan convencidos.

En Viladecans (Barcelona), el presidente del Gobierno en funciones ha vuelto a reclamar diálogo para resolver el conflicto en Catalunya, y lo ha vuelto a hacer "dentro de un marco, que es el de la condena sin ambages de la violencia" y "la solidaridad con los policías heridos ". También ha acusado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, de no reconocer "la otra parte de Catalunya".

El CDR local y Picnic per la República han convocado una protesta ante el recinto Cúbic con el lema "No eres bienvenido a la prisión de Viladecans" -en referencia a la situación legal que durante más de un año sufrió la activista Tamara Carrasco-, lo que ha hecho que los antidisturbios de los Mossos d’Esquadra cerraran el perímetro del espacio. Los militantes socialistas, muchos de los cuales han llegado en autobuses, han ido entrando mientras trataban de ignorar las protestas al otro lado de la valla. Se podría decir que una línea de agentes y de vallas dividía dos mundos. Un pequeño grupo de manifestantes logró entrar en el recinto, pero ha sido rápidamente expulsado mientras el acto continuaba con los parlamentos del alcalde de Viladecans, Carles Ruiz Novella, y la diputada socialista Sonia Guerra López.

Sánchez 'recomienda' a Torra hablar con Iceta "y con los catalanes '

Sánchez se ha dirigido primero a la gente congregada en una sala lateral porque no ha podido entrar en el recinto, que se ha llenado. Ya en el auditorio principal, el candidato socialista ha denunciado la existencia de una "campaña de desmovilización" y "noticias falsas" a lo Trump del PP, en referencia al descubrimiento de una trama de páginas de Facebook vinculadas a personas cercanas al partido y que ha gastado 40.000 euros en anuncios contra el PSOE. "Primero caja B y ahora campaña en B", bromeó, "el PP no tiene remedio".

A continuación, Sánchez ha entrado en materia. Lo ha hecho describiendo a una población "abandonada por las instituciones catalanas ahora mismo gobernadas por los independentistas" y con un discurso que se ha centrado en equiparar a los partidos independentistas y los de la derecha extrema española. De estos últimos ha dicho que se encuentran en "una competición" a la hora de exigir medidas más contundentes contra Catalunya.

El candidato socialista ha cargado duramente contra el presidente de la Generalitat

"El gobierno de España está haciendo lo que hay que hacer", ha defendido en agregar que "si con Rajoy se triplicó la cifra de independentistas, con estos tres Puigdemont y Torra hacen la ola". El candidato socialista ha cargado duramente contra el presidente de la Generalitat. "Me ha salido un amigo nuevo, que es el señor Torra, que me llama todos los días, me envía cartas ...", ha relatado antes de pedirle "que no haga llamadas interurbanas, que las haga urbanas, que hable con Iceta y con los catalanes".

"No hay mucha diferencia entre la ultraderecha y el independentismo más recalcitrante: dicen que sólo hay una Catalunya, la independentista", pero "afortunadamente hay muchas Catalunyas", ha manifestado Sánchez. "Ellos dicen que sólo hay una España: la nuestra", ha seguido, "afortunadamente hay muchas Españas". Los catalanes, cree Sánchez, "están cansados de este bucle", del que sólo se puede salir con "convivencia" y "concordia '.

Sánchez ha prometido "firmeza y unidad" para resolver lo que ha calificado como "una crisis de convivencia". Sólo el PSOE, sostiene, "tiene un proyecto de país sin exclusiones", mientras que el resto de los partidos sólo tiene uno "para las próximas dos semanas: frenar al PSOE, que salga debilitado, lo quieren los independentistas, y la derecha también." El candidato ha acabado pidiendo el voto para unos comicios que son "una gran oportunidad" para "romper el muro del bloqueo", conseguir "estabilidad" y "un gobierno fuerte y estable para llevar a cabo propuestas progresistas".

Protesta en Viladecans por la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / EFE -QUIQUE GARCÍA

Iceta critica la huelga de estudiantes

"No dejaremos que hundan este país", ha comenzado su discurso un enérgico Miquel Iceta, en el que ha ido alternando el catalán y el castellano. El primer secretario del PSC ha insistido en el discurso de Sánchez y además ha criticado con fuerza la huelga estudiantil. "¿Cómo se atreven a intentar bloquear las manifestaciones de gente que no les parece bien, cómo quieren cerrar las clases a aquellos que quieren estudiar?", se ha preguntado.

"Abriremos las aulas, habrá clases, no dejaremos que desacrediten a la universidad catalana, no se los vamos a permitir", ha prometido Iceta, que, como Sánchez, ha pedido a Torra que "condene la violencia" o "lo deje". A los "violentos" les ha pedido que "abandonen las calles". "Las calles no serán nunca de unos ni de otros, con nosotros las calles serán de todos", ha sentenciado al añadir que "la independencia no es factible ni deseable". "A la derecha les decimos: nosotros vamos a defender el autogobierno, no vamos a dejar que nadie nos lo quite, ni por acción ni por omisión", ha rematado.