Público
Público

Elecciones en Madrid Gabilondo, Iván Redondo y el PSOE de Madrid cosechan un fracaso histórico

El PSOE pasó a perder en votos con Más Madrid y dejará de liderar la oposición en la Asamblea. El derrumbe socialista apunta a que se abrirá una nueva etapa en La Moncloa, Ferraz y en el socialismo madrileño.

El candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, comparece ante los medios para valoras los resultados electorales. EFE/Fernando Villar
El candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, comparece ante los medios para valorar los resultados electorales. Fernando Villar / EFE

Hay pocos fracasos en la historia del PSOE tan sonados como el ocurrido este 4M en las elecciones de la Comunidad de Madrid. De pasar de ser el partido más votado hace sólo dos años y con más diputados (ha perdido casi 300.000 votos y 13 escaños), el PSOE ni siquiera ha logrado ser segunda fuerza política y ha perdido en número de votos con Más Madrid, dejando de ser el primer partido de la oposición.

La derrota cosechada por el candidato, Ángel Gabilondo; por el verdadero organizador de su campaña electoral y jefe de Gabinete del Presidente del Gobierno, Iván Redondo; y por la propia actitud sumisa e intrascendente de un PSOE de Madrid anodino y sin personalidad alguna, ha llevado a los socialistas a un precipicio que puede tener futuras consecuencias.

Lejos de las previsiones y los mensajes iniciales, especialmente fabricados para atraer a los votantes de Ciudadanos, Gabilondo no sólo no ha logrado ni uno solo de los diputados perdidos por la formación naranja (que se queda fuera de la asamblea), sino que ha perdido hasta escaños respecto del resultado anterior, algunos de ellos en favor de Más Madrid e incluso de Podemos, dejando de esta forma de ser relevante en el bloque de la izquierda.

Gabilondo ha actuado a las órdenes de La Moncloa. Cuando Sánchez decidió apostar por él, se puso a su disposición y si tenía que aparecer como "soso", pues aparecía como "soso". Estaba a lo que decía esa factoría de La Moncloa dirigida por ese gurú del "win win", que se suele apuntar solo los éxitos (tiene grandes fracasos electorales en su trayectoria), pero que ya se separó de la campaña la última semana viendo lo que se avecinaba. Y, luego ha estado un PSOE de Madrid, muy alejado de lo que fue aquella rebelde Federación Socialista Madrileña (FSM),  dirigido por un obediente José Manuel Franco que ha estado de cargo en cargo, en lugar de dirigir al partido o estar en la Asamblea de Madrid. Candidatos de la propia candidatura comentaron a Público que sólo se hacía lo que decía Redondo y hasta se enteraron de las listas cuando salió decidida desde la propia Moncloa.

La combinación de ingredientes dio el mal resultado cosechado este martes por los socialistas, que no sólo puede abrir un nuevo ciclo político en España, sino que también llevará con toda seguridad a una catarsis interna en el PSOE de Madrid, tanto en su dirección orgánica como en sus candidaturas.

Gabilondo, de momento, sigue en la Asamblea aunque hay rumores de su dimisión en breve

Gabilondo compareció en torno a las once de la noche, sensiblemente afectado, pero manteniéndose en su cargo, pese a los rumores que apuntaban a su dimisión esa misma noche.

El candidato socialista reconoció que no esperaban los resultados obtenidos y dijo que lo lamentaba. "No he sido capaz de abrir un espacio de sosiego", apuntó; a la vez que dijo que esperaba seguir trabajando para conseguirlo.

A última hora de la noche compareció el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien anticipó una renovación en el PSOE madrileño y aseguró que se pondrán a trabajar para conseguir otros resultados dentro de dos años.

Más noticias de Política y Sociedad