Público
Público

El embajador en Riad se reunió con fabricantes de armas saudíes poco antes de la visita de la ministra González Laya

El diplomático Álvaro Iranzo mantuvo el jueves un encuentro con el máximo responsable de la empresa pública Saudi Arabian Military Industries (SAMI), junto a quien analizó las "oportunidades de cooperación" en el ámbito de defensa. El Ministerio de Asuntos Exteriores lo enmarca en los "contactos habituales" que existen con las autoridades de ese país.

Reunión con SAMI
Imagen del encuentro entre el embajador español en Arabia Saudí, Alvaro Iranzo, y el CEO de Saudi Arabian Military Industries (SAMI), Walid Abukhaled, difundida por la empresa. SAMI

El príncipe Mohamend bin Salman, heredero del régimen saudí y ministro de Defensa, está abierto a concretar nuevos negocios con España en el ámbito de la industria militar. Así quedó claro en una reunión mantenida la semana pasada entre el máximo responsable de la empresa Saudi Arabian Military Industries (SAMI) y el embajador español en Riad, Álvaro Iranzo. El encuentro tuvo lugar apenas cuatro días antes de que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, emprendiera su visita a este país en búsqueda de "inversiones". 

En las oficinas de SAMI ya existían canales de comunicación directa con España. No en vano, esa empresa de material militar se coaligó con Navantia para formar SAMI Navantia, el consorcio encargado de llevar adelante la construcción de cinco corbetas para el régimen saudí. 

Las relaciones no acaban ahí. En agosto de 2019, la compañía árabe fichó al hasta entonces presidente del astillero español, Esteban García Vilasánchez, para que se encargase de dirigir la nueva división naval de SAMI. 

Con esos datos sobre la mesa, el pasado jueves se produjo el encuentro entre una comitiva encabezada por el embajador español en Riad y el máximo directivo de la empresa pública saudí, Walid Abukhaled. En un mensaje publicado en árabe e inglés en su cuenta oficial de Twitter, SAMI señaló que la reunión sirvió para "discutir las oportunidades de cooperación en el sector de las industrias de defensa con las empresas españolas" de dicho ámbito. Junto a ese texto, la compañía publicó varias fotos del encuentro con la comitiva española.

La embajada de España en Arabia Saudí no publicó ninguna información sobre este encuentro. Tras recibir una consulta de Público, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores señalaron que la reunión del embajador con la empresa armamentística "se enmarca en los encuentros habituales que mantiene con las autoridades saudíes". Añadieron que el diplomático "iba acompañado por personal de la embajada, como es habitual en este tipo de encuentros".

Visita oficial

En ese contexto, la ministra González Laya llegó este lunes a Riad procedente de Emiratos Árabes Unidos, en el marco de la gira iniciada por países del Golfo para buscar inversores dispuestos a participar en proyectos de "alto contenido tecnológico, de economía verde y de digitalización", señalaban a finales de la pasada semana desde el ministerio. La gira incluía Emiratos Árabes Unidos, refugio actual del rey emérito, así como Arabia Saudí y Qatar.

En la agenda de este lunes por la tarde en Riad figuraban una visita a las obras del Metro de Riad –a cargo de un consorcio liderado por FCC–, una entrevista en el canal de televisión Al-Arabiya y un "encuentro con mujeres saudíes prominentes en la residencia del embajador de España en Riad". Fuentes diplomáticas subrayaron a Público que la ministra "no se va a reunir con las autoridades de Defensa saudíes, pero sí va a repasar toda la agenda bilateral, incluidas las relaciones económicas". 

España mantiene fuertes vínculos en materia de industria militar con el régimen saudí: desde 2015, año en el que comenzaron los ataques contra Yemen, la Junta Interministerial que analiza las exportaciones de armamento español al exterior autorizó un amplio número de operaciones con destino al país dirigido por la monarquía absolutista que encabeza Salman bin Abdulaziz. 

Sistemas de armamento y misiles

Además del área naval –vía a través de la cual se acercó a Navantia–, la empresa pública saudí SAMI también se dedica al desarrollo, diseño y producción de sistemas de armamento y misiles, para lo cual procura "desarrollar asociaciones comerciales". Asimismo, realiza proyectos en el área de productos electrónicos de Defensa y en el ámbito aeronáutico. Fue fundada en 2017 bajo la dirección del príncipe heredero Mohamed bin Salmán. 

Distintas organizaciones de derechos humanos han denunciado en reiteradas ocasiones ese tipo de negocios, lo que incluso ha derivado en una demanda ante la Corte Penal Internacional contra varios Estados europeos que han facilitado la venta de material militar a Arabia Saudí, entre los que figura España. Asimismo, colectivos como Amnistía Internacional, Greenpeace, Intermón Oxfam o FundiPau han advertido que tales operaciones suponen una vulneración del Tratado de Comercio de Armas.

Por su parte, el Centro Delàs de Estudios por la Paz alertaba en un informe publicado en junio pasado que las ventas de material militar a Arabia Saudí se realizan "sin importar las claras evidencias y reportes de organizaciones internacionales que afirman de los ataques indiscriminados" del régimen hacia la población yemení. 

Más noticias de Política y Sociedad