Público
Público

La emergencia del coronavirus El Congreso prorroga un estado de alarma modificado por los grupos y con menos apoyos que nunca

La Cámara Baja autoriza una nueva prórroga del estado de alarma con 178 votos a favor, 97 abstenciones y 75 votos en contra. Los grupos que salvan la prórroga precisan que lo hacen por "responsabilidad" y vuelven a advertir a Sánchez sobre la necesidad de consensuar las medidas.

Pedro Sánchez en el Congreso
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este miércoles en el Congreso / EFE, Pool

Quince días más para un estado de alarma que pierde solidez y fuelle, pero que resiste pese a los acontecimientos de los últimos días. El Congreso ha autorizado la prórroga de la alarma con 178 votos a favor, 97 abstenciones, 75 votos en contra y varias enmiendas presentadas por el PNV y respaldadas por la mayoría de la Cámara.

El debate de este miércoles en el Congreso marca un hito importante de cara al futuro de los apoyos parlamentarios del Ejecutivo a la hora de gestionar la pandemia y sus consecuencias económicas y sociales. El PP abandona definitivamente a los de Pedro Sánchez y, no solo se baja del carro del 'sí', sino que avanza que en la siguiente sesión plenaria, en principio, votaría en contra.

Los 89 diputados que pierde el Gobierno con el cambio de posición de los de Pablo Casado representan una 'sangría' que se suma a las fugas graduales de voto que ha experimentado a lo largo de este último mes y medio el estado de alarma. La primera prórroga se concedió con 321 votos a favor (casi el 92% de la Cámara), la segunda y la tercera con 270 y 269 respectivamente (algo más del 77%); la cuarta (178 votos), aunque todavía supera la barrera psicológica de la mayoría absoluta, ya no llega al 51%.

Pero los movimientos no se producen solo en un sentido y en un ámbito. Cada decisión por parte de las formaciones en los últimos días ha terminado desencadenando cambios en la posición de otras fuerzas. A la vez que el PP se movía del 'sí' a la abstención, ERC tomaba el camino de la abstención al 'no'. Esto significa que el Ejecutivo no solo ha perdido 89 apoyos para el estado de alarma, sino que tiene 13 votos más en contra, lo que en una votación de mayoría simple (gana la posición que tenga más votos a favor que en contra) es crucial.

El Gobierno, sin embargo, no se ha quedado quieto ante las fugas, y a la vez que perdía los apoyos del PP y que veía a los de Gabriel Rufián endurecer su posición, consolidaba el apoyo del PNV y arrastraba al 'sí' a los 10 diputados de Ciudadanos. Los números de Sánchez en el Congreso esconden algunas cosas y, aunque el estado de alarma del presidente sale por cuarta vez victorioso del hemiciclo, esta ocasión no se parece en nada a las anteriores.

Por un lado, la debilidad parlamentaria del Ejecutivo le ha forzado a aceptar la modificación sustancial de algunos criterios del estado de alarma. Los socialistas han aceptado las enmiendas del PNV (que condicionaron su apoyo a que salieran adelante sus propuestas de resolución) y, con la nueva prórroga, las comunidades podrán celebrar elecciones, los presidentes de las autonomías serán los encargados de aplicar las medidas en la desescalada y los denominados enclaves se regirán por el territorio que les circunde, y no por aquellos a los que pertenecen desde el punto de vista jurisdiccional.

Además, el Grupo Vasco, muy relevante en el Parlamento tras los pasos de PP y ERC, ha aprovechado el debate de este miércoles para apuntar algunas posibles propuestas de cara a la próxima prórroga del estado de alarma, y ha instado a Sánchez a "preparar" desde ya "el terreno para los acuerdos" a los que tendrá que llegar dentro de 15 días

Los partidos del 'sí' abroncan a Sánchez

Si los partidos del 'no' se han mostrado duros con la actitud del Gobierno a la hora de recabar apoyos para prorrogar la alarma, los de la abstención, e incluso algunos que han votado a favor, no han sido una excepción. Las diferentes posiciones a la hora de votar reflejan actitudes distintas de los partidos respecto al estado de alarma y su necesidad para luchar contra el coronavirus, pero sus discursos no dejan dudas de que la mayoría de fuerzas de la Cámara no están satisfechas con el trabajo del Ejecutivo en las negociaciones.

"Hay que cuidar el bloque que permitió la investidura. Este camino es de corto recorrido", le advirtió el portavoz de Más País en el Congreso, Íñigo Errejón, a Sánchez sobre el acuerdo con Cs. "Este Gobierno ha negociado muy poco y tarde con aquellos partidos que contribuimos a constituirlo. Votaremos a favor por respeto a las más de 25.000 víctimas", añadía el portavoz de Compromís, Joan Baldoví.

"En vez de dialogar con las fuerzas soberanistas que le apoyamos, ustedes negocian con la derecha tramontana. Discrepamos en el cómo pero estamos de acuerdo en que el estado de alarma debe continuar", lamentaba Néstor Rego, portavoz del BNG en la Cámara Baja. El estado de alarma sobrevivirá, como mínimo, hasta el 24 de mayo, y el Gobierno ya tiene intención de volver a solicitar otra prórroga. La sensación de debilidad que el Ejecutivo dejó el debate de este miércoles podría amenazar el futuro de la alarma en futuras votaciones.

Más noticias de Política y Sociedad