Público
Público

Entrevista Íñigo Errejón: "Si no se logró antes el entendimiento en la izquierda, se logrará después"

El candidato quiere liderar un bloque progresista que acabe con el "desgobierno" del PP: "La Comunidad necesita una izquierda que emocione y que funcione". Pide el voto para Más Madrid para las elecciones municipales y autonómicas pero no tiene clara su elección para las europeas: "Estoy tan centrado en Madrid que no lo he pensado"

Publicidad
Media: 3.27
Votos: 30

El candidato de Más Madrid a la Comunidad de Madrid, Iñigo Errejón / Fernando Sánchez

Íñigo Errejón (Madrid, 1983) afronta con optimismo la campaña electoral de la mano de la alcaldesa Manuela Carmena. El fundador de Más Madrid confía en la nueva marca electoral para ganar el Ayuntamiento y la Comunidad. Defiende la transversalidad que cree que ha perdido Podemos pero asegura que las formaciones progresistas no son sus adversarias. La competencia virtuosa que puso sobre la mesa en las elecciones de 2015 y que puede hacer que las izquierdas ganen la Comunidad después de 24 años. Para las elecciones municipales y autonómicas pide el voto para Más Madrid pero no tiene clara su elección para las europeas: "Quería votar a Pablo Bustinduy porque me parecía que era el mejor candidato pero su marcha me ha dejado un poco huérfano de orientación".

El candidato explica a Público en una entrevista en el hotel Paseo del Arte cómo ve el escenario madrileño y sus planes para la región. Entre las medidas que llevaría a cabo reconoce que la que más "ilusión" le haría sería conmemorar la lucha de los represaliados en la dictadura en la sede del Gobierno de la Comunidad, antigua Dirección General de Seguridad durante el franquismo. En los calabozos de la DGS fueron torturados muchos de los luchadores contra la dictadura y, entre ellos, estuvo el padre de Errejón. 

Acabamos de conocer los resultados de la macroencuesta del CIS. La izquierda supera a la derecha, pero el claro ganador es Ángel Gabilondo. ¿Cómo plantea la campaña a partir de estos datos?

Son unos buenos resultados porque muestran que Manuela Carmena podría revalidar el Ayuntamiento y que podrían dar los números para un gobierno que transforme la Comunidad. Pero hay que hacer dos matices y es que sólo es una encuesta — aunque en el pasado 28-A el CIS clavó los resultados — y está hecha antes de que arranque Más Madrid: no habíamos lanzado las papeletas con nuestras caras juntos para que los electores nos identifiquen, no habíamos sacado carteles ni entrevistas… No habíamos echado a andar.

Pero el CIS indica que lo podemos lograr y tengo la sensación de que esos números hoy son mejores aún porque le hemos metido electricidad a la campaña. Se puede planificar una campaña alegre o que genere confianza, pero lo que no se puede planificar es que la gente se vuelque. El desborde de los balcones no estaba planificado. Alguien puso un tuit y dijo: "Me he enterado de que no os dejan las farolas, tenéis mi balcón". Y a partir de aquí empezó a crecer.

Y al PSOE yo le pediría un poco más de reprís. Llevamos sufriendo casi un cuarto de siglo el desgobierno del PP. No puede ir a la campaña de paseo si estamos acariciando la posibilidad de sustituirlo por un gobierno justo. Hay que tener la capacidad de vincular las mejores ideas. Para esto hace falta pasión y al PSOE le veo al trote.

Según el CIS, Isabel Serra estaría dos décimas de voto por encima de usted. Sumando los votos de ambos se podría competir por el primer puesto. ¿No cree que lo hubiera logrado si hubiera seguido con la marca de Podemos?

Uno más uno en política no son dos. No siempre. Lo dije en las generales y se cumplió con la diferencia entre el 20D y el 26J. Cinco más uno no fueron seis, fueron cinco. Y este CIS muestra que las generales dieron un 46% para la izquierda y el CIS da como un 52%. Esto significa que al haber más opciones hay más movilización del voto. En general hay como una especie de tendencia a creer que el problema fundamental de la izquierda es que hay que ir en pocos partidos. Si fuera así Podemos no habría nacido porque ya había más partidos de izquierdas.

"Me hubiera gustado conseguir un entendimiento mayor. Si no se logró antes, se logrará después"

Me hubiera gustado conseguir un entendimiento mayor. Si no se logró antes, se logrará después. Pero el CIS dice que habiendo más opciones hay más movilización del voto progresista. La geografía de la abstención es lo que va a decidir el gobierno. La abstención tiene clase social. En Parla se vota menos que en Boadilla y en Villaverde menos que en Salamanca. Los privilegiados son conscientes de que votar sirve para algo y llevan muchos años votando en masa para tener un gobierno que gobierne para ellos. Ahora tenemos que construir la idea de que las familias trabajadoras se tienen que volcar en unas elecciones en las que hay opciones para que todo el mundo se sienta representado.

¿Sería un fracaso político que Unidas Podemos tuviera más votos que Más Madrid?

Tengo un adversario que es el desgobierno del PP en la Comunidad. Aspiro a ser presidente porque quiero recuperar la igualdad de oportunidades y que Madrid lidere la transición ecológica de nuestra economía. Para hacer esto Madrid tiene que soltar un lastre que es la economía de los sobrecostes, de los pelotazos, del favoritismo y de la corrupción. El modelo del PP que provoca hasta diez años de diferencia de vida entre el que ha nacido en el sureste y en el noroeste de la Comunidad. Ese es mi adversario. Entre fuerzas progresistas no hay adversarios. Hay que sumar más entre las fuerzas progresistas que el bloque del PP y de sus aliados.

La división de las fuerzas progresistas no es única en Madrid. ¿No lo ve como un problema colectivo de la izquierda?

Hay que ver cómo vota la gente y esperar a los resultados electorales. Cuando nació Podemos la izquierda más clásica le acusaba de dividir el voto para las europeas y lo que hizo fue incorporar a mucha gente que igual no estaba dispuesta a votar a los partidos tradicionales. La izquierda es un instrumento, pero no es el objetivo. El objetivo es construir mayorías populares muy amplias para hacer justicia social. Y eso se construye con gente que viene de muchos sitios y a veces hace falta adecuarse a cada sitio.

En las Comunidades Autónomas hay realidades muy diferentes pero hay que esperar a ver cómo se vota. Yo confío en que en las próximas elecciones se mantengan muchos ayuntamientos del cambio y se conquisten muchas mayorías progresistas en las autonomías. A partir de ahí se podrá evaluar pero creo que este CIS refleja que Mas Madrid ha añadido una fuerza extra que no estaba en las generales. Si la gente vota como en las generales, ganaría la derecha. Pero este CIS dice que algo ha cambiado. Aspiro a que esto se refleje en un gobierno de Carmena como alcaldesa y un gobierno de la Comunidad que aspiro a gobernar y que cuente con más fuerzas progresistas.

¿Apoyaría un gobierno de Ángel Gabilondo o de Isabel Serra?

Yo quiero gobernar la Comunidad porque creo que hace falta una izquierda que te emocione y una izquierda que funcione. Las dos. Hay que conjugar.

¿La candidatura de Gabilondo no emociona y la de Serra no funciona?

No me fijo mucho en las otras candidaturas. Yo creo que nosotros reunimos y representamos las dos. Estamos comprometidas con la libertad y la transición ecológica: reunimos la pasión y la electricidad que son necesarias para cambiar la cosas que no se hace saliendo de paseo. Y tenemos la garantía de que lo sabemos hacer gobernando para todos.

Pero que a nadie le quepa la menor duda. Siempre ha sido una seña de identidad de mi forma de hacer política. Si de mí depende, sin duda va a haber gobierno progresista en la Comunidad.

¿Seguirá en la oposición si pierde la izquierda y no forma gobierno?

No tengo planes de oposición. Me dejo lo mejor de mis ideas y de mi tiempo para ser presidente de la Comunidad. Pero tendrán que votar los madrileños y ya veremos. Yo creo que estoy asumiendo un compromiso con los madrileños de largo recorrido, pero nunca en mi vida he hecho una campaña que no salga a ganar.

¿Cree que se conseguirá movilizar al electorado progresista como en el 28-A? Los resultados y el CIS limitan el alcance de Vox y puede perderse el voto defensivo.

Ha habido una clara victoria demócrata y progresista, pero hubo gente que más que votar por un partido votó a la defensiva para que no saliera un bloque de las derechas hegemonizado por Vox, que no es el partido que más voto ha sacado pero es que le pone los discursos a Rivera y a Casado y ha obligado a ambos a extremarse. Acabamos de escuchar a Díaz Ayuso, que cada dos o tres días dice una 'ayusada', que ni siquiera hay que llevar el Orgullo a Casa de Campo como decía Vox. Ha adelantado por la derecha a Vox y ha dicho que a la Casa de Campo tampoco porque también hay familias, como si no hubiera familias LGTBI o como si a las familias le importara que la gente se manifieste, se divierta o pasee.

"Con el 28-A se ha superado la primera prueba, ahora toca votar en positivo"

Creo que ha habido mayoritariamente un voto a la defensiva para no retroceder. La gente votó y no pasaron y esto hace que me sienta muy orgulloso de ser español. No pasaron. Y parecía durante un tiempo que eran más porque gritan, insultan mucho y están obcecados con una idea terrorífica que está en el ADN de la derecha española: que ellos son los únicos españoles. Una idea que les viene de Donoso Cortes que es como que no todos somos españoles de verdad y les sobramos la mitad. Gritaban más y parecían más, pero no. Ha habido una mayoría progresista que ha dicho que no vamos a volver a la España de Cuéntame: las mujeres no se van a volver a meter en la cocina, la universidad no va a ser solo para los hijos de los ricos, no queremos retroceder.

Primera prueba superada. Ahora hay que votar en positivo. Esto creo que se esta despertando en torno a la posibilidad de que Manuela siga y de la oportunidad de una mayoría progresista de la Comunidad. Ayer abrimos campaña en Orcasitas porque queríamos decir que para nosotros son fundamentales los barrios y las ciudades populares del sur de Madrid. Y había una energía que me recordó a la primavera de hace cuatro años que llevó a Manuela a ser alcaldesa. La diferencia es que ahora vamos juntos. 

Más Madrid se ha encontrado con muchas cortapisas para la campaña. Los debates, los carteles… ahora la Junta Electoral permite a Carmena participar en los debates, pero a usted no.

Es un despropósito porque la propia corrección de la JEC demuestra que es posible. Ahora falta Más Madrid para la Comunidad. La JEC debería tener un perfil un poco más bajo y me gustaría que pudiéramos dedicar más tiempo a hablar de los problemas fundamentales y que el resto de candidatos no se escondieran. Díaz Ayuso ha dicho que sólo va a ir a un debate. Será una casualidad del destino pero es al que me prohíben ir a mí. Yo si fuera director de campaña de Díaz Ayuso tampoco le diría de ir a muchos debates pero eso lo tendrían que haber pensado antes de ponerla como candidata. Lo normal sería que pudiéramos debatir todos y es algo con lo que yo creo que están de acuerdo hasta el resto de candidatos.

"La JEC opera con una ley electoral muy vieja para la realidad electoral del Siglo XXI"

Si no nos dejan lo supliremos con inovación, pero estamos en el Siglo XXI y a la gente no le gusta que nos pongan mordazas y se prohíban cosas. El PP sigue diciendo que nos quiere denunciar por poner banderolas en los balcones. Van 16.000. Van a tener que redactar muchas denuncias y es posible que cuando llegue la primera tengamos mil balcones más. También la JEC opera con una ley electoral muy vieja para la realidad electoral actual. La gente confía menos en los partidos y quiere más independencia y pluralidad, pero la JEC penaliza por no ser un partido. La legislación es muy rígida para plataformas ciudadanas como Más Madrid.

¿Cuál sería su primera medida si gobernara?

Ya me lo han preguntado y he dicho algunas de las cosas más urgentes pero no la que más ilusión me haría. La Presidencia de la Comunidad de Madrid está situada en la Puerta del Sol en lo que durante la dictadura fue la Dirección General de Seguridad. Mi padre fue luchador contra la dictadura. Militaba en el Partido del Trabajo, lo detuvieron y fue torturado allí, en los sótanos de la Dirección. Los madrileños de edad saben lo que uno escuchaba cuando pasaban por las calles adyacentes. A mí me gustaría que la Comunidad recordara a la gente que luchó por la libertad y que pagó un precio por ello. Me gustaría que se recordara lo que sucedía en esos sótanos para que no vuelva a pasar porque la democracia española todavía está en deuda con quienes defendieron la libertad. Me gustaría que se reconociera en esos sótanos y que hubiera una placa.

Y luego hay que hacer muchas cosas; garantizar el derecho a la vivienda, que el metro no está colapsado, para blindar la sociedad... pero seguramente lo que me haría más ilusión sería hacer un reconocimiento a los madrileños que pusieron el cuerpo para defender la libertad. 

En Madrid hay un grave problema con la vivienda. El Ayuntamiento de Carmena ha sido muy criticado por no haber hecho lo suficiente por parar los desahucios. 

Si hay un sólo desahucio es que no se ha hecho lo suficiente. La relación entre movimientos sociales y gente que está en las instituciones tiene que ser una relación honesta en la que nos reconozcamos mutuamente que desde la calle no se pueden cambiar todas las cosas y que desde las instituciones hay límites también: el PSOE se echó atrás en la última normativa sobre vivienda para que los ayuntamientos regulen el precio del alquiler. Llevamos mucho tiempo reivindicando que los ayuntamientos tengan esta capacidad porque necesitamos medidas que permitan controlar la burbuja del alquiler antes de que estalle.

"Proponemos que los tenedores de vivienda saquen las casas al mercado en régimen de alquiler social a cambio de rehabilitación energética"

Manuela ha luchado contra los desahucios pero lo ha hecho con una espada de madera porque le faltan competencias y porque la Comunidad de Madrid es un caso insólito. Una de las pocas comunidades que no tiene una ley de vivienda que garantice la construcción de vivienda pública a precios accesibles, que prohíba que se vuelva a vender vivienda a fondos buitres y que investigue la que se vendió porque en muchos casos se malvendió como hizo Ana Botella. Madrid necesita una ley que garantice la posibilidad de un control más exhaustivo con la vivienda de uso turístico y que ayude a movilizar vivienda vacía. Hay que construir más vivienda social pero todavía tenemos mucha vivienda que sacar al mercado.

Nosotros proponemos un gran acuerdo: rehabilitación energética de las viviendas para que se consuma menos - los inquilinos se pueden ahorrar hasta un euro por metro cuadrado en la factura de la luz - y, a cambio, los tenedores de vivienda que estén de acuerdo las sacan al mercado en un régimen de alquiler social que nos sirva para bajar los precios. 

Otro de los grandes problemas por los que se está pasando ahora mismo es la uberización de la economía. ¿Qué haría con esto?

El neoliberalismo en Europa tiene geografía y a los países del sur nos reservan ser países de bajo valor añadido, precarios y sin derechos. Los gobernantes que han legislado para que caminemos hacia un país de precariedad permanente han hecho un trabajo antipatriótico. La consecuencia es clara: trabajo cada vez peor pagado y sin derechos, pero garantizando que puedes consumir barato porque te puedes aprovechar del trabajo barato y sin derechos de otros trabajadores. Hay que romper este círculo vicioso que, además, se ceba particularmente con las mujeres porque la precariedad y la temporalidad tienen rostro de mujer. 

"Quiero que la Comunidad favorezca sistemáticamente a las empresas que generan empleo de calidad"

Contra esto que se llama uberización de la economía, que en realidad son los designios del neoliberalismo en los países periféricos, podemos hacer muchas cosas desde el ámbito autonómico. Primero, exigir al Gobierno que se deroguen las dos reformas laborales - del PP y del PSOE - porque es absolutamente mentira que abaratando el despido se contrate a más gente. Para estimular la contratación hay que recuperar el poder de los salarios y de la renta disponible de los hogares. 

En segundo lugar, la Comunidad de Madrid dinamiza buena parte de la economía de la región gracias a la contratación pública. Lo razonable sería que en los pliegos te dieran puntos o se penalice según el respeto a unas normas laborales y a los derechos de los trabajadores. Si has sido multado por la inspección de trabajo yo no quiero que puedas contratar con la Comunidad. Quiero que se favorezca sistemáticamente a las empresas que generan empleo de calidad. Para salir de la economía de la precariedad tenemos que afrontar los grandes retos y esto pasa por apostar por la transición energética de la economía para generar 50.000 empleos verdes de calidad, por otro modelo de transporte disponible, por la agricultura agroecológica y la economía digital. 

La proliferación de las casas de apuestas está teniendo consecuencias muy negativas en los barrios madrileños, sobre todo en los obreros. ¿Tomaría alguna medida?

En Madrid no salió adelante Eurovegas pero nos han metido un trocito de Eurovegas en la esquina de cada barrio. Las casas de apuestas están haciendo un tremendo daño porque destruyen formas de ocio comunitarias y no consumistas de los jóvenes, arruinan al pequeño comercio y quitan mucho dinero a las familias para entregárselo a empresas que casi no generan empleo y en muchos casos pagan impuestos fuera. Es una actividad económica parasitaria: no genera y se ceba con la esperanza de aquellos que más lo necesitan. Hemos conseguido que no haya publicidad de apuestas en medios públicos madrileños y ahora queremos trabajar para que no pueda haber locales cerca de colegios e institutos. Y se tiene que cerrar el grifo de las licencias. Tenemos demasiadas casas de apuestas y no le hacen ningún bien ni a la juventud ni a los barrios ni a la economía madrileña. 

Iñigo Errejón durante la entrevista con Público / Fernando Sánchez

El Confidencial publicó este jueves que Jorge García Castaño ha maniobrado a espaldas del tesorero de Ahora Madrid para quedarse con los fondos del grupo municipal. Ganemos llevará esto a los tribunales porque considera que existen indicios de que se está utilizando este dinero para la campaña de Más Madrid, ¿es así?

Desconozco las cuestiones relativas a Ahora Madrid porque nunca he pertenecido a este grupo y cualquiera es libre para llevar a cabo las acciones legales que considere. Pero en lo que tiene que ver con nuestra campaña he vivido cosas parecidas en el pasado y por eso seguimos la misma receta: financiarte con lo que te presta y te da la gente. Nuestra financiación es transparente.

¿Y qué le parece este movimiento del concejal que ahora está en Más Madrid?

Desconozco la vida interna de Ahora Madrid porque nunca he formado parte. Ni siquiera sé si es así. Tengo que reconocer que he visto el titular pero no he leído la noticia. 

Para las elecciones del 28-A dijo que votaría a Podemos. ¿Qué hará en las europeas?

Quería votar a Pablo Bustinduy porque me parecía que era el mejor candidato. Su renuncia a ir a las europeas por Podemos me ha dejado un poco huérfano de orientación. No lo sé. Estoy tan centrado en Madrid que no lo he pensado. Me pareció muy importante pedir el voto para Podemos en las generales por una vinculación emocional y por responsabilidad. Aquí lo que se está jugando es Madrid y me queda muy lejos el Parlamento Europeo. Supongo que votaré, sé que es importante pero estoy muy centrado en Madrid y no le he dado una vuelta. Tenía todo muy claro hasta que Bustinduy dejó de ser candidato. 

Más noticias en Política y Sociedad