Público
Público

Entrevista Sira Rego: "No aceptamos que las reglas de Europa tengan que ser las que escriben los mercados"

Sira Rego da el salto desde el municipalismo a la política europea como número dos de Unidas Podemos. La candidata de IU pide avanzar hacia una UE que mire por los intereses de las clases trabajadoras y es crítica con el trabajo del PSOE en el Parlamento: "En el 75% de las decisiones ha votado junto a PP y Ciudadanos".

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

La candidata de Izquierda Unida a las elecciones europeas, Sira Rego / Fernando Sánchez

Sira Rego (Valencia, 1973) es la cabeza de lista de IU para las elecciones europeas y la número dos de la candidatura de Unidas Podemos. Ha decidido dar el salto al Parlamento Europeo desde el municipalismo; durante los últimos cuatro años ha sido concejala en Rivas de Hacienda e Innovación Energética. La candidata confía en cambiar las reglas por las que se rige la Unión Europea para que dejen de mirar a las élites políticas y económicas y defiendan los intereses de las clases trabajadoras y de los pueblos. 

Estamos en plena campaña para las elecciones del 26M, pero da la sensación de que las europeas son las más olvidadas. ¿Qué importancia tiene los resultados que salgan de estas elecciones?

En España, quizás por nuestra tradición política, pensamos que Bruselas queda muy lejos pero en realidad se toman decisiones que verdaderamente articulan nuestra vida cotidiana. La gente que venimos del municipalismo lo notamos, por ejemplo, con los objetivos de déficits que se traducen en lo local en la regla de gasto y limitan los presupuestos de los Ayuntamientos. Es una sensación permanente de intervención en la autonomía local por decisiones que se toman en Bruselas. Hay muchos más ejemplos como los procesos de desindustrialización, la política agraria común o cómo se ha conformado la política laboral en nuestro país. Afecta prácticamente a todos los aspectos, desde lo económico a lo laboral.

¿Cómo cree que se ordenarán los grupos parlamentarios europeos tras estas elecciones? ¿Perderán fuerza los grupos clásicos?

Lo más destacado puede estar en la extrema derecha. Ahora mismo están fragmentados y hay que ver cómo se agrupan. La extrema derecha en España (Vox) todavía no se posiciona por la percepción social que se tenga de ellos, pero creo que van a intentar aglutinar a todas las fuerzas que puedan. Un grupo de extrema derecha común permite que compitan en mejores condiciones a la hora del reparto de lugares representativos de la Comisión Europea.

También creo que nos podemos encontrar con un grupo popular más debilitado y un grupo liderado por Emmanuel Macron que puede autoreferenciarse como centro político aunque sabemos que es derecha y neoliberal. El grupo de la izquierda europea y el socialista que creo que se van a mantener casi en las mismas condiciones.

¿Cree que Vox se integrará en el grupo de la extrema dercha?

Creo que sí. Sobre todo si hay un único grupo. No todo el mapa de la extrema derecha es igual por lo que puede ser difícil pero si lo consiguen yo apostaría a que Vox se integraría en ese grupo.

Sira Rego confirma que Unidas Podemos se mantendrá en el grupo del GUE e IU en el grupo del PIE / Fernando Sánchez

¿Unidas Podemos se integrará en el grupo de la izquierda unitaria?

Sí, nos mantendremos en el GUE.

Partidos de izquierdas como Francia Insumisa, el Bloco y Podemos, firmaron el manifiesto de Lisboa en el que emplazaban a la creación de un nuevo movimiento popular conjunto internacional, ¿por qué no lo apoyó IU? 

Los elementos programáticos son muy similares los de casi todos los grupos que forman parte del GUE. Nosotras formamos parte del Partido de la Izquierda Europea (PIE) y nos vamos a mantener dentro. La Declaración de Lisboa no plantea novedades. Para nosotros no había un añadido que no hubiéramos ratificado ya en el GUE o en el PIE. Somos una coalición y hay posiciones que pueden ser diferentes aunque no incompatibles. Hemos acordado es que ambas formaciones estaremos en el GUE, y no supone un problema esta declaración porque lo programático es común.

La izquierda también llega dividida a las elecciones europeas. ¿Cómo cree que les repercutirá?

Los resultado del 28A muestran que la unidad es fundamental. Quien se queda fuera de la unidad tiene muy difícil tener representación parlamentaria y lo deseable hubiese sido tener un bloque unitario. Esto es lo que siempre genera mejor resultado. Es posible que mucha de la gente que se ha quedado fuera de la unidad popular de Unidas Podemos tenga muy difícil tener representación parlamentaria el 26M.

En su programa dicen que la UE no es una unión solidaria, que es una unión de competición. ¿Por qué?

La UE se funda como una unión de intereses económicos que sólo representa a las élites económicas de Europa, no a la clase trabajadora y de los pueblos que componen Europa. Las reglas del juego son así en sus términos fundacionales: los intereses están pensados para transaccionales y élites económicas. Es una Europa de unos pocos, no de unos muchos.

Hay derechas que les acusan de ser antieuropeístas.

No somos antieuropeístas. Nos encanta Europa, pero nos negamos a aceptar que las reglas de Europa tengan que ser las que han escrito los mercados. La unidad europea se puede basar en otras reglas y nosotros queremos reescribirlas: queremos una unión de los pueblos porque tenemos que afrontar retos globales, pero tiene que ser solidaria y con una economía hecha para la gente. 

¿Cuáles son los grandes retos de la UE?

En primer lugar, acabar con los principios de recortes sobre los distintos pueblos de Europa. Para nosotros es fundamental empezar por ahí. La política de los recortes se tiene que terminar y con ella los tratados de libre comercio que dejan al margen a toda la población que formamos parte de la UE, las política de poner en el vagón de cola los servicios públicos y las políticas de barniz verde. También la política migratoria y la Europa fortaleza que ha permitido más de dos mil muertes en el mar sólo en el año pasado. Son muchos los retos que tenemos por delante.

¿Cree que contará con el PSOE para definir estas líneas en Europa?

Segun se conforma la UE, el Parlamento es un órgano prácticamente consultivo que sólo tiene la potestad de votar directivas pero que no es un órgano legislativo formalmente. A nosotros nos encantaría contar con cuantas más alianzas mejor, pero no depende del PE. Dependen sobre todo de la Comisión Europea y del Consejo Europeo.

La voz cantante la va a tener el Gobierno de España y vamos a tener que ver las acciones que emprende el PSOE, pero somos muy críticas con el trabajo que ha realizado en general y durante el último ciclo. Hicimos un informe en el que señalábamos que el 75% de las decisiones que se han tomado en Europa las ha votado junto al PP y Ciudadanos. Lo que tendrá que hacerse mirar el PSOE es por qué vota cosas en Europa que cuando vienen a España dice que les parece que no atienden a las necesidades de nuestro pueblo. Por ejemplo, si estamos en contra de un producto de pensiones privado para España quizás la posición del PSOE no debería haber sido abstenerse, y tendría que haber apostado por frenar un producto panaeuropeo de pensiones privado. Lo mismo ocurrió con el artículo 135.

Sira Rego: "Estamos en contra de la formación de un Ejército europeo" / Fernando Gómez

¿Qué medidas proponen para acabar con lo que señala como políticas de recortes?

En el marco de esta arquitectura europea es muy difícil tomar decisiones verdaderamente estructurales, pero nosotros planteamos impulsar consorcios públicos que defiendan y garanticen el empleo de calidad y los servicios públicos. También habría que modificar la Política Agraria Común (PAC) para que la precariedad que se vive en el campo se revierta, o lo que tiene que ver con la distribución de los discursos. Hay una obsesión con que el ajuste presupuestario siempre sea a través de políticas de recorte y aplicación del déficit. Esto condiciona, por ejemplo, la inversión publica. Nosotros creemos que hay que apostar por lo publico que es lo que nos garantiza que la economía aterriza en las familias y un aumento del consumo, pero lo que se impone son criterios que mantienen la precariedad. 

Una de las propuestas es un Salario Mínimo Europeo. 

Sí, proponemos un SMI adaptado al nivel de cada país. Uno de los grandes hitos de Unidas Podemos en esta legislatura en España es subir el SMI a 900 euros, ahora creemos que hay que aumentarlo a 1.300 euros y consideramos que en Europa sería un gran avance llegar a un SMI, que sería una media del 70% de los salarios mínimos europeos. Europa maneja una gran cantidad de recursos y tiene la capacidad de poner a circular el dinero de manera distinta para que no esté siempre en manos de los poderosos.

¿Qué medidas proponen para frenar el cambio climático?

Si no hay un cambio radical del modelo productivo es imposible una lucha de verdadero alcance. Tenemos un modelo económico y productivo muy dependiente del uso de combustibles fósiles y de recursos no renovables.

"Lo urgente es un cambio radical del modelo productivo: de la agricultura, de la industria y del modelo de los servicios"

El capitalismo y el neoliberalismo es profundamente extractivista. El efecto son las emisiones que están generando este terrible cambio en el conjunto del planeta. Por esto lo urgente es abordar un cambio del modelo productivo: un cambio radical del modelo de agricultura, del modelo industrial y del modelo de los servicios. No tiene sentido que nuestros modelos productivos estén diseñados con políticas de oferta porque no se produce lo que se necesita, se produce lo que necesitan los mercados.

No tiene sentido producir muchos aerogeneradores sin más, sino producir en relación a las necesidades de las energías renovables de un territorio. Ahí podríamos generar un despliegue económico extraordinario que aún está por desarrollar, como todo lo que tiene que ver con una industria auxiliar adaptada al cambio productivo en relación a energías renovables y desarrollo digital, o una agricultura sustentable y que no sea depredadora del medio. ¿Para qué traemos naranjas de Marruecos si tenemos aquí naranjas suficientes que se van a otros lugares del planeta? Planifiquemos lo que necesitemos y veamos cómo se importa y exporta de acuerdo a un criterio más racional.

¿Y en política migratoria?

Lo que está pasando con la política migratoria es una de las expresiones más descarnadas del sufrimiento humano. No hay una avalancha. No hay un flujo mayor ni efecto llamada. Lo que sucede es que cada vez hay menos recursos para tender a la gente, y esto genera una falsa sensación de colapso de los servicios que se ponen a disposición para atender la llegada de las personas migrantes.

Lo que sí hay es una enorme inversión par la represión y contención de migrantes en las zonas fronterizas. Europa destina dos mil millones de euros anuales a la guardia de fronteras y mil millones de euros a las deportaciones. Nosotros creemos que hay que derogar la directiva de retorno y que hay que cerrar inmediatamente los CIES. Son centros de detención de personas y muchas de ellas viven en situaciones extremas: refugiados políticos, víctimas de trata o gente que viene porque en sus países de origen donde no es posible vivir. Y en parte es así por las propias políticas de la UE y de explotación colonial y neocolonial de Europa en otros territorios. Tenemos una deuda histórica con esos territorios.

También tenemos que fijarnos en el papel que ha jugado Europa en muchos procesos de guerra. Vendemos armas a terceros países y tenemos una responsabilidad en los conflictos.

Sira Rego: "Estamos en contra de la formación de un Ejército europeo" / Fernando Gómez

Europa está avanzando en crear un propio Ejército europeo. ¿Cuál es la posición respecto a este camino?

No lo compartimos. La fundación de IU fue un movimiento en contra de la OTAN y es uno de nuestros elementos fundacionales. Nosotros siempre hemos dicho 'OTAN no, bases fuera' y para nosotros esto y la política de paz es algo irrenunciable. También estamos, por tanto, en contra de la formación de un ejercito Europeo. No tiene ningún sentido.

¿Cómo cree que debe resolverse la situación con el Brexit?

Respetamos la decisión del pueblo y la salida que decida. Lo que a nosotros nos interesa son los derechos del pueblo británico y una salida lo menos gravosa para nuestra gente, sobre todo en el sur, que se puede ver afectada. Aunque la sensación es que hay mas interés por blindar los intereses de los acuerdos comerciales y las élites europeas que los del pueblo británico o pueblos de Europa. También da la sensación de que no hay una plan y esto es profundamente inquietante por lo que creemos que debe acordarse una hoja de ruta.

¿Cree que debe modificarse la Euroorden?

No. Creemos que lo hay que hacer es garantizar los derechos humanos y políticos. Este debate que hay en base a un elemento que ha sucedido en nuestro país nos parece una posición descabellada y extrema. Creemos que hay muchas más cosas que cambiar en Europa antes que la Euroorden.

¿Qué papel debe tomar Europa ante la situación de Venezuela?

Un señor que llama al ejército a tomar el poder tiene un nombre. No es una cuestión interpretativa, es una cuestión que viene en el derecho internacional y que así está reconocido. Es un golpe de Estado y hay que condenarlo. Los valores democráticos dicen que no se debe apoyar ni alentar golpes de Estado y que el pueblo es soberano y es el que elige a sus gobernantes.

Además, llama mucho la atención algo que tiene que ver con el cambio climático. En Venezuela están las mayores reservas del petróleo y el interés que hay en Venezuela no tiene que ver con el pueblo, tiene que ver con los recursos naturales. Hay en sitios en los que hay dictaduras atroces como Arabia Saudí pero no se dice nada. En Venezuela el control de los recursos no lo tienen potencias como EEUU, como ocurre en otros sitios. Y si desde la UE apostamos por un modelo que no se base de los recursos fósiles hay que empezar a llamar la atención sobre la posición de las potencias y sobre determinados países. Y hay que reivindicar el respeto a los Derechos Humano y Derecho Internacional: facilitar el dialogo, el acuerdo y el bienestar de los pueblos.

Más noticias en Política y Sociedad