Público
Público

ESPAÑA EN LOS DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS DE EEUU El Gobierno de Bush ofreció "formación antiterrorista" a la Ertzaintza en la etapa de Ibarretxe

Un documento desclasificado del Departamento de Estado de EEUU señala que la administración estadounidense adiestró a agentes de la Policía autonómica vasca en 2004. Ese mismo año, miembros de la Policía Nacional y de los Mossos de Esquadra recibieron cursos de "investigación" por parte de agentes de ese país.

Agentes de la Ertzaintza
Agentes de la Ertzaintza en una imagen de archivo. H. Bilbao / EUROPA PRESS

La "lucha global contra el terrorismo" que impulsó el Gobierno de George W. Bush tras los ataques contra las Torres Gemelas también repercutió en Euskadi. Según consta en uno de los documentos desclasificados del Departamento de Estado, durante 2004 la Ertzaintza recibió "formación antiterrorista" por parte de funcionarios estadounidenses. Por entonces, la Policía autonómica vasca contaba con una unidad destinada a la lucha contra ETA.

El informe del Departamento de Estado de EEUU al que ha tenido acceso Público fue elaborado en marzo de 2005. En ese documento, dirigido a repasar las relaciones bilaterales entre España y ese país, se detallaban principalmente los aspectos relacionados a la "cooperación antiterrorista" tras la victoria del PSOE en las elecciones generales que se había celebrado justo un año antes. 

"Las relaciones entre Estados Unidos y España mejoran después de un período difícil", describe el documento. En ese sentido, recordaba que "los atentados del 11 de marzo de 2004" en Madrid "fueron seguidos por la victoria del Partido Socialista en las elecciones generales españolas y la repentina decisión del presidente José Luis Rodríguez Zapatero de retirar los 1.300 soldados españoles de Irak". "En los meses siguientes se produjeron algunas tensiones bilaterales causadas por las críticas del gobierno a la política exterior de Estados Unidos, especialmente en Irak", destacaba. 

Sin embargo, en marzo de 2005 la situación había cambiado. "Desde octubre de 2004, el gobierno español ha hecho varios acercamientos para mejorar las relaciones", apreciaba el Departamento de Estado, que citaba "la aportación de tropas a la OTAN" para la misión en Afganistán, el "apoyo a la reconstrucción" de Irak o la "ampliación de la cooperación antiterrorista". "También ha disminuido notablemente el nivel de retórica negativa procedente del gabinete español", añadía.

En esa línea, la Cancillería estadounidense trabajaba entonces para "organizar reuniones en Washington" en las que participarían los máximos responsables españoles de Interior y Justicia. Al mismo tiempo, el Gobierno de George W. Bush incluía como signo de esas buenas relaciones los vínculos establecidos con el Ejecutivo autonómico de Euskadi –entonces en manos del lehendakari Juan José Ibarretxe (PNV)– en materia de lucha contra el terrorismo. 

"EEUU ha impartido formación antiterrorista a la Policía regional vasca", señala el informe. Por entonces, la Ertzaintza estaba bajo el mando de la Consejería de Interior que dirigía el peneuvista Javier Balza, hoy retirado de la actividad política. Público contactó este viernes con la actual Consejería de Seguridad del Gobierno Vasco, donde declinaron hacer cualquier tipo de comentario.

"Esfuerzos antiterroristas"

En aquel documento de marzo de 2005, El Departamento de Estado agregaba que la Ertzaintza, los Mossos y la Policía Nacional habían recibido también cursos de "investigación" por parte de funcionarios estadounidenses. Del mismo modo, el Gobierno de Bush ponía de relieve que "España lleva luchando contra la banda terrorista ETA desde la década de 1960 y cuenta con un aparato antiterrorista bien desarrollado", al tiempo que remarcaba que tras los atentados del 11-M había incrementado "sus esfuerzos antiterroristas".

Tras citar las detenciones de decenas de personas por su presunta vinculación con grupos yihadistas, el Gobierno de Bush descartaba por completo las "especulaciones" de algunos medios "sobre los vínculos forjados en cárceles españolas entre radicales islámicos y miembros de ETA", una teoría que, según remarcaba Washington, carecía de "pruebas concretas".

 

Más noticias