Público
Público
Únete a nosotros

El Gobierno andaluz de PP y Cs integra a los trabajadores del 061 en la sanidad pública y cumple con una histórica demanda sindical

Adelante Andalucía se congratula por una "gran victoria" y anuncian que estarán "vigilantes" para que el  Ejecutivo cumpla

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4

Protesta del 061 en el Parlamento de Andalucía la legislatura pasada

Hasta diez iniciativas parlamentarias presentó Adelante Andalucía en el último lustro para que los trabajadores del 061 y Salud Responde se integraran en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y dejaran de pertenecer a una contrata privada. Esta semana, tras una dura batalla, Jesús Aguirre (PP), el consejero de Salud, se comprometió a hacerlo.

Tanto Adelante Andalucía como el sindicato CGT consideran el anuncio una "gran victoria” -aunque se produzca con la aparente contradicción de que lo haga un Ejecutivo de derechas- después de años de “lucha titánica” en que el PSOE de Susana Díaz se negó a hacerlo mientras estuvo en el Gobierno.

Los trabajadores del 061 y de Salud Responde se integrarán funcional y orgánicamente en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), según avanzó en comisión parlamentaria el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, “con el objetivo de mejorar la asistencia al ciudadano y lograr una coordinación más eficaz de las urgencias en la comunidad”, afirma el Gobierno andaluz en una nota.

Así, la atención telefónica de ambos servicios dejará de ser de "gestión privada" y se incorporará "a la mayor brevedad posible" como un servicio propio del SAS, prosigue el comunicado del Gobierno. Aguirre aseguró en el Parlamento que “la integración de su personal se hará de forma gradual y todo el proceso se llevará a cabo previa negociaciones con los representantes de los trabajadores”.

“En paralelo, se estudiará la situación de los expedientes de contratación en vigor de este servicio, con las mayores garantías de seguridad jurídica del personal afectado”, afirma Salud en el comunicado.

Tanto para Adelante Andalucía como para CGT la gestión privada del servicio había demostrado ser un "absoluto desastre” y las condiciones laborales del personal eran "pésimas”: “la empresa no aplicaba el convenio colectivo asignado, se impedía la conciliación familiar y laboral, se coaccionaba a los trabajadores cuando solicitaban permisos retribuidos, se incumplían los tiempos protocolarios para la gestión de las llamadas establecidos por el propio EPES y se imponían servicios mínimos del 100% de la plantilla ante las convocatorias de huelga”.

Vigilantes

En Adelante Andalucía estarán ahora, según manifestaron a Público, “vigilantes” para que el consejero de Salud cumpla con lo prometido y recuerdan que “nada de esto hubiera sido posible sin el esfuerzo de una plantilla que, sin renunciar jamás a su profesionalidad y al servicio, han ganado un duro pulso a una empresa sin escrúpulos”.

Esta decisión, según la Junta, da cumplimiento a una Proposición no de Ley (PNL) aprobada por el Pleno del Parlamento de Andalucía en 2015, que preveía que la gestión del servicio telefónico de emergencias sanitarias 061 fuera prestado directamente por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES). "Nosotros iremos más allá y lo que llevaremos a cabo será la incorporación del servicio al SAS: es decir, lo que hoy se encuentra externalizado, gestión privada, serán gestionado como servicio público", indicó el consejero Aguirre.

"Además, estamos trabajando en un proyecto de modernización del 061, que constituye una pieza esencial en la atención de las emergencias, para su integración a nivel europeo", agregó el consejero de Salud y Familias.

Más noticias en Política y Sociedad