Público
Público

Consejo de Ministros El Gobierno deja la puerta abierta a que Junqueras esté en la mesa de diálogo sobre Catalunya

El Ejecutivo descarta incluir a Carles Puigdemont en los indultos a los líderes independentistas, aunque legalmente podría ser posible, y pide que primero sea extraditado y después juzgado. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, advierte de que "no es admisible que el gobierno de Marruecos desafíe la frontera y la integridad territorial".

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros celebrada este martes en Moncloa.
La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros celebrada este martes en Moncloa. Zipi / EFE

La ministra Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, dejó este martes la puerta abierta a la participación del exvicepresidente catalán y líder de ERC, Oriol Junqueras, en la mesa de diálogo sobre Catalunya, tal y como ha solicitado el partido republicano.

Junqueras, condenado por el Tribunal Supremo, está inhabilitado y no pertenece al Gobierno catalán y, en principio, la llamada mesa de diálogo con Catalunya incluía sólo a integrantes de ambos Gobiernos. Pero Montero no descartó la posible participación del líder de ERC en la citada Mesa al asegurar que son el Gobierno central y el Gobierno de la Generalitat quienes deben decidir las personas que van a ir en su representación.

No obstante, indicó que no quería adelantar acontecimientos y dijo que la decisión la tendrán que tomar en la próxima reunión que se celebre entre Pedro Sánchez y el nuevo president de la Generalitat, Pere Aragonés; que será previa a una nueva cita de la mesa de diálogo.

Por otra parte, la ministra Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, descartó totalmente que el Ejecutivo pueda incluir al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en los previsibles indultos a los líderes independentistas que prepara, y aseguró que el objetivo del Gobierno es que "sea juzgado por los tribunales".

Aunque legalmente el Gobierno tiene la posibilidad de incluir a Puigdemont en esta medida de gracia aunque no haya sido juzgado ni condenado, la ministra cerró absolutamente esta puerta y dijo que lo que desea el Gobierno es su extradición cuanto antes.

Recuperar relaciones con Marruecos

También se ha posicionado Montero acerca del conflicto que mantienen abierto España y Marruecos tras la llegada masiva de migrantes durante varios días hace unas semanas a Ceuta y Melilla. Como ya hiciera el presidente del Gobierno, la portavoz ha mandado mensajes de concordia y ha insistido en que el objetivo prioritario del Ejecutivo es "recuperar las relaciones diplomáticas ordinarias" con el país africano.

Sin embargo, como también precisó Sánchez, Montero ha insistido en que a España le parece "inadmisible" que Marruecos pueda decidir relajar sus controles fronterizos para incrementar la presión migratoria sobre las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla por "posiciones soberanas en política exterior", en referencia a la decisión del Ejecutivo de prestar asistencia sanitaria al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

"Es inaceptable el asalto a nuestras fronteras, donde no se podía condicionar la política exterior que soberanamente desarrollan los países. No es admisible que el Gobierno de Marruecos desafíe las fronteras por posiciones en política exterior", ha dicho la ministra portavoz.

En este sentido ha recordado que Marruecos "necesita a España" para mantener sus relaciones comerciales y de vecindad con la Unión Europea: "Somos embajadores de Marruecos en el conjunto de la UE; España necesita a Marruecos y Marruecos necesita a España para su vinculación con la UE".

Montero ha insistido en varias ocasiones en que el objetivo es recuperar las relaciones anteriores al conflicto de hace unas semanas en Ceuta y ha asegurado que la "alta diplomacia" cumplirá su función en este sentido: "Es imprescindible que retomemos la normalidad entre los dos países. Confiamos en el buen trabajo de esa alta diplomacia, y cualquier cuestión que se diga al respecto puede dificultar esa negociación", ha concluido.

Más noticias