Público
Público

El Gobierno quiere facilitar permisos de residencia y trabajo a los menores migrantes

El Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social ultima una reforma del reglamento de Extranjería en la que reduce los plazos y requisitos económicos para que jóvenes extranjeros tutelados y extutelados puedan acceder a los papeles. Calcula que facilitará a inclusión de hasta 15.000 personas.

joven tutelado
Un joven marroquí extutelado en València. David Casasús / EFE

El Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social ultima una reforma de la ley de Extranjería que facilitará a los menores migrantes no acompañados conseguir el permiso de residencia y trabajo y evitar quedar en situación irregular cuando cumplan los 18 años, una medida que ya avanzó al inicio de la legislatura y que beneficiará a unos 15.000 jóvenes extranjeros tutelados o extutelados por las comunidades autónomas, según el Ministerio.

El ministro José Luis Escrivá lo ha anunciado este sábado a través de su perfil de Twitter, donde ha avanzado que el borrador del Real Decreto para esta modificación "ya está en audiencia pública". Según ha calculado, las propuestas  en las que están trabajando "contribuirán a la inclusión de 8.000 menores y 7.000 jóvenes extutelados".

Según el borrador, la finalidad de esta reforma es "suprimir los obstáculos que impiden" la documentación del menor tutelado y diseñar un régimen propio de residencia para cuando llegan a la mayoría de edad, de manera que no se les aplique, como ocurre en la actualidad, las reglas de la residencia no lucrativa previstas para "otros fines distintos alejados de la situación de estos jóvenes". Se trata de una serie de dificultades que suelen dejar en situación de desamparado a la mayoría de menores migrantes tutelados por la Administración, tal y como llevan años denunciando numerosas organizaciones y que, según el propio borrador, "inciden de forma negativa en su inclusión e integración en la sociedad".

Así, Migraciones plantea rebajar gran parte de los requisitos exigidos a los jóvenes extranjeros tutelados reduciendo los plazos fijados para obtener la residencia y los requisitos económicos, aumentando la vigencia de esos permisos de residencia y facilitando el acceso a un empleo.

En concreto, Escrivá plantea reducir de nueve meses a 15 días el plazo para conceder el permiso de residencia a los menores que llegan a un centro de acogida. Aunque sean provisionales, el borrador plantea que al menos se empiecen a tramitar los documentos, una tarea pendiente en la mayoría de comunidades autónomas. El plazo actual de nueve meses es "excesivamente largo y sin fundamento", dice el Ministerio, que lamenta el "vacío documental" en el que deja a los chavales por una dejación de funciones o mala interpretación del actual reglamento.

También se incrementará de un año a dos la vigencia del permiso de residencia, que será renovable por periodos de cinco años mientras el beneficiario siga siendo menor. Cuando les caduque la tarjeta de residencia, los mayores podrán renovarla por dos años más y optar, según cada caso, a un permiso de larga duración.

La autorización de residencia incluirá el permiso de trabajo a los menores extranjeros de entre 16 y 18 años para aquellas actividades que, a propuesta de la entidad de protección, "favorezcan su integración social", como ya había aprobado el Gobierno el año pasado a través de una instrucción de Migraciones.

El Real Decreto que se pretende aprobar también suprime la aplicación del régimen de residencia no lucrativa para los menores extranjeros no acompañados que cumplen la mayoría de edad y son titulares de una autorización de residencia. Actualmente, se enfrentan a una serie de requisitos que complican mantener sus papeles en regla.

Así, el borrador propone un "régimen propio" en el que, para renovar su documentación, tendrán que acreditar medios económicos suficientes equiparables al 100 % del ingreso mínimo vital (IMV) para una persona sola, en lugar del 100 % del IPREM que está establecido actualmente. Esta exigencia no será necesaria si el joven está acogido en alguna institución (pública o privada) que garantice su manutención.

En el cómputo de estos ingresos se podrán tener en cuenta las ayudas sociales que perciba el joven, al que se le exigirá no tener antecedentes penales, además de tener en cuenta los "informe positivos" de integración y formación de la entidad que le acogió. La vigencia de esta renovación será de dos años.

Para aquellos menores extranjeros que cumplen 18 años sin formalizar su permiso de residencia, la reforma establece que puedan solicitar una autorización de residencia y trabajo en las mismas condiciones, "a diferencia de lo que ocurría en el régimen anterior" con requisitos añadidos.

El objetivo es que este nuevo régimen se aplique a los jóvenes extutelados que, habiendo cumplido los 18 años, no pudieron pedir su autorización de residencia por las dificultades del actual reglamento. En caso de que cumplan con las nuevas condiciones, "se garantiza a los jóvenes extranjeros de entre 18 y 23 años que puedan solicitarlas de forma transitoria".

Más noticias de Política y Sociedad