Público
Público

I Plan de Igualdad de las Cortes Generales El Congreso y el Senado suspenden en materia de conciliación para sus trabajadores

El primer informe de seguimiento de la implantación del I Plan de Igualdad de las Cortes Generales recoge que se han puesto en marcha 45 medidas de las 145 contempladas en dicho programa, 53 están en proceso de realización y 44 se encuentran pendientes de realizar.

27/05/2020.- Imagen de archivo de la fachada del Congreso de los Diputados. Eduardo Parra / Europa Press
Imagen de archivo de la fachada del Congreso de los Diputados. Eduardo Parra / Europa Press

El Congreso y el Senado tienen pendiente por poner en marcha hasta 18 de las 25 iniciativas sobre Tiempo de trabajo, conciliación y corresponsabilidad recogidas en el I Plan de Igualdad de las Cortes Generales, que se aprobó en marzo de 2020. Así se desprende del primer informe de seguimiento de la implantación de dicho programa, cuyas conclusiones han contado con el aval de las mesas de ambas Cámaras (con la única abstención de Vox).

El Plan de Igualdad de las Cortes Generales establece un total de 142 indicadores para realizar un seguimiento. En esta línea, desde su entrada en vigor, se han puesto en marcha 45 de estas medidas, lo que supone un 31,69% del total. Asimismo, 53 indicadores (37,32%) están en proceso de realización, mientras que 44 de ellos se encuentran pendientes de realizar (30,98%), según le informe al que ha tenido acceso este medio.

Pese al avance que supuso para esta institución la aprobación del primer programa en esta materia (que tuvo que esperar hasta 2020) y la situación de emergencia sanitaria provocada por la covid-19, que ha afectado a la implantación de muchas medidas contempladas, el grado de incidencia del plan de Igualdad ha sido desigual entre unas materias y otras.

En este sentido, el que más indicadores tiene pendientes por poner en marcha es el referente a Tiempo de trabajo, conciliación y corresponsabilidad, que tiene como objetivo "fomentar la implantación de medidas que permitan conciliar la vida personal, familiar y laboral de mujeres y hombres y reducir, con el propósito de eliminar las diferencias entre ambos sexos".

Entre las tareas pendientes de abordar destacan la elaboración y difusión de guías de conciliación a fin de facilitar el conocimiento sobre los derechos, permisos y medidas existentes en la materia por parte del personal y de quienes gestionan recursos humanos; y la programación de actividades de sensibilización sobre corresponsabilidad dirigidas a todos los trabajadores (funcionarios y empleados públicos).

Este informe de seguimiento, cuya aprobación estaba pendiente para marzo de 2021, según apuntan fuentes sindicales, sí refleja la evolución de las diferencias entre el número de mujeres y de hombres que se acogen a medidas de conciliación, en particular en aquellos ámbitos en los que el diagnóstico ha detectado un porcentaje significativamente mayor en mujeres, como es el caso del personal administrativo del Senado (16 mujeres frente a cinco hombres).

Se aprueba un protocolo de acoso

En cuanto a las medidas relacionadas con la Salud laboral, prevención del acoso y violencia de género, se han completado cuatro indicadores de sus 25 totales, aunque 15 de ellos están en proceso de consecución y solo son 5 los que están pendientes. En esta materia destaca la elaboración de un protocolo para la prevención y actuación ante situaciones de acoso moral, sexual y por razón de sexo, orientación sexual o identidad de género en las Cortes.

Este texto, aprobado también este martes por las mesas de ambas cámaras, establece que la administración parlamentaria deberá promover una cultura de prevención y erradicación del acoso y la violencia en todas sus formas, investigará cualquier queja o denuncia que pueda ser constitutiva de acoso o violencia, y sancionará a quien resulte responsable de una conducta enmarcada en estas causas.

Comunicación y lenguaje inclusivo es uno de los principales "campos de batalla", según sostienen estas fuentes sindicales, ya que nueve de las 12 medidas recogidas están en proceso de cumplimiento, como la elaboración de una guía para el uso no sexista del lenguaje y de la comunicación en las Cortes, "lo que permitirá utilizar criterios que incluyan la perspectiva de género en la comunicación de ambas cámaras y en los documentos administrativos que estas generen", señala el informe. 

Más noticias