Público
Público

¿Qué impacto tendría bajar la edad del voto a los 16 años?

El debate sobre la rebaja de la edad para ejercer el sufragio activo vuelve a estar sobre la mesa, ya que el Congreso, a iniciativa de ERC, deberá decidir este martes si tramita la reforma de la LOREG para este fin.

19/06/2022.- Urnas con las papeletas donde los andaluces ejercen su derecho al voto durante el día de las elecciones a la presidencia de la Junta de Andalucía a 19 de junio de 2022 en Sevilla. Eduardo Briones / Europa Press
Urnas con las papeletas colocadas para los comicios andaluces del pasado 19 de junio. Eduardo Briones / Europa Press

En la actualidad, los jóvenes de entre 16 y 18 años pueden acceder legalmente al mercado laboral, tienen la obligación de pagar impuestos y responsabilidad penal, se les permite hacer el testamento, el pleno consentimiento en los tratamientos médicos o el derecho de contraer matrimonio con justificante de estar emancipado con autorización.

También, la nueva ley del aborto, que previsiblemente verá luz verde en los próximos meses, recuperará la interrupción del embarazo a partir de los 16 años sin consentimiento parental, una capacidad que prohibió el PP con Alberto Ruiz-Gallardón como ministro de Justicia.

Sin embargo, los jóvenes de esta franja de edad (884.497 personas en 2021no tienen reconocido el derecho al sufragio activo, como sí ocurre en Austria, el cantón suizo de Glaris, Brasil, Ecuador, Hungría, Eslovenia, Noruega, Argentina o algunos estados de Alemania.

A este argumento se agarra ERC para defender de nuevo este martes en el Pleno el Congreso su propuesta de cambiar la Ley Orgánica del Régimen Electoral (LOREG) para permitir el voto a partir de los 16 años, una iniciativa que cuenta con el apoyo de formaciones como Unidas Podemos, Más País o Compromís.

Asimismo, el PSOE ya votó en 2016 a favor de tramitar esta medida, registrada por los republicanos hasta en cuatro ocasiones (en 2020 la retiró), por "justicia" y por "coherencia", según defendió entonces la diputada socialista María González Veracruz. A tenor de estos apoyos, "hay una mayoría parlamentaria posible para que esto salga adelante", remacha en declaraciones a este medio Marta Rosique, la diputada de ERC encargada de defender desde la tribuna dicha iniciativa, toda vez que el Gobierno menciona esta rebaja en la Estrategia de Juventud 2022-2030 aprobada el pasado mes de mayo.

¿Por qué la medida?

La iniciativa plantea modificar cuatro artículos de la LOREG para rebajar la edad de voto a los 16 años, recoger ese ajuste en el censo y fijar también ese mínimo para poder formar parte de una mesa electoral. En aras de defender la aplicación de la medida, ERC recuerda que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó en 2011 la Resolución 1826 "sobre el fortalecimiento de la democracia mediante la reducción de la edad para votar a los 16 años, en que se instaba a los Estados miembros del Consejo de Europa a permitir el derecho al voto a partir de esa edad".

Asimismo, recoge en la proposición de ley que el Parlamento de Catalunya aprobó una propuesta de resolución durante el pleno monográfico sobre juventud celebrado en julio de 2013 en la que se manifestaba la necesidad de avanzar hacia el reconocimiento del voto a los 16 años, una medida que además avalan entidades juveniles de referencia, como el Foro Europeo de la Juventud, el Consejo de la Juventud de España y el Consell Nacional de la Joventut de Catalunya

Además de equiparar deberes con derechos, Rosique apunta otro factor que mueve el impulso de esta iniciativa: que los jóvenes participen más activamente en la política. "Se pone más en el centro de la agenda política a la juventud, por lo que implica que haya una preocupación mayor por los intereses de los jóvenes", añade.

En cuanto al contexto elegido para debatir esta medida, la diputada recuerda la proximidad del próximo ciclo electoral, con las municipales y autonómicas en mayo, y las generales a finales de 2023, previsiblemente. Asimismo, Rosique incide en la necesidad de que las personas de esta franja de edad puedan elegir a los representantes públicos que decidan sobre los cambios para hacer frente a la actual crisis energética e inflacionaria. "Nos encontramos que a la hora de decidir los cambios que se implementan, no afectan a la juventud", apostilla.

¿Qué implicación tendría en el voto?

Sin embargo, los politólogos consultados por Público señalan que, precisamente, la desmovilización entre los menores de 18 años haría que su impacto en la participación fuera mínimo. "No sería tan positivo como se pudiera imaginar, pero tampoco negativo. Eso sí, las personas mayores tienden a votar mucho más", señala Paz Álvarez, directora técnica de Key Data.

Con los datos en la mano también, el politólogo Eduardo Bayón se pronuncia en esta dirección: "La tónica habitual es que los jóvenes participen menos en las elecciones". Es decir, los menores de 35 o 40 años participan menos que los mayores de 65 e incluso otras franjas.

Álvarez añade que, además de movilizar a ese sector de la población, lo cual "no es una tarea fácil", "la gente mayor tiende a votar a los partidos de toda la vida [PP o PSOE] mientras que la gente joven vota más a los extremos". En esta línea, Bayón advierte que rebajar la edad del voto no tiene por qué repercutir en el aumento en la izquierda. "Esta idea es relativa porque lo que nos dicen los datos es que entre los primeros votantes hay un componente emocional y del momento, por lo que puede ganar la derecha o la izquierda", explica.


Más noticias