Público
Público
Únete a nosotros

Irene Lozano pide que el Congreso de UPyD no se convierta en la "fiesta de despedida" de Rosa Díez

La todavía portavoz del partido tendrá que responder ante la Comisión de Garantías de la formación por el caso del espionaje a los correos de la diputada.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La diputada díscola de UPyD, Irene Lozano, y la todavía portavoz del partido, Rosa Díez.

MADRID.- Que un día de elecciones internas no se convierta en una "fiesta". Eso es lo que ha solicitado este jueves Irene Lozano en un comunicado en el que considera una "trampa" la organización del Congreso Extraordinario que tendrá lugar el próximo 11 de julio y en el que se renovará la dirección de UPyD. 

La guerra abierta entre críticos y oficialistas se hará notar también en el evento en el que Rosa Díez abandonará su cargo de portavoz. En el acto está previsto que participen todos los afiliados que así lo deseen, que se despida la dirección actual y que, ya por la tarde, se lea la proclamación de resultados e intervenga la candidatura ganadora. 

El formato no ha gustado a la cabeza de lista de los Renovadores, que considera que "es inadmisible que en la misma jornada de votaciones, el Consejo de Dirección saliente prepare un acto de despedida en el que el protagonismo se lo lleva Rosa Díez". "En un evento de estas características donde UPyD se juega tanto, la última palabra la tienen los afiliados en forma de voto", añade Lozano en su nota. "Y el papel de los afiliados es votar, no intervenir públicamente en el Congreso", se queja, señalando la posibilidad de que la dirección actual elija a personas determinadas para que tomen la palabra y "hagan campaña por una lista determinada".

Asimismo, Lozano considera "preocupante" que el anuncio de resultados se alargue hasta por la tarde. "En un partido en el que la participación estimada se reduce a unos miles de votos, el avance de resultados en ningún caso debe producirse en un período mayor de dos horas", considera la diputada magenta. 

"Únicamente pedimos que el Congreso Extraordinario no se convierta en una fiesta de despedida de Rosa Díez, sino en un acto riguroso en el que UPyD se juega su supervivencia", concluye Lozano su comunicado.

De otro lado, la diputada ha visto cumplido su objetivo de que la Comisión de Garantías del partido controle el proceso electoral interno en el que están inmersos. Según avanza hoy el diario El Mundo, dicho departamento ha admitido a trámite la queja elevada por Lozano y otros tres miembros díscolos de UPyD después de que se conociera la difusión de sus correos electrónicos por parte de la dirección a todos los miembros del Consejo Político. 

La diputada considera que el envío de dicho informe, al que Público tuvo acceso en exclusiva, es una treta del Consejo de Dirección actual para desprestigiar la candidatura que encabeza de cara al citado Congreso extraordinario. Además de acusar a la cúpula de haber "espiado" su correo privado, Lozano denunció la poca "imparcialidad" de la dirección al difundir un informe que, al fin y al cabo, ni siquiera servirá para tomar medidas disciplinarias contra los díscolos que -al entender de la actual dirección- intentaron formar otro partido mientras ocupaban cargos en UPyD. 

La dirección, por su parte, se excusó alegando que había actuado con toda "legalidad" y que sólo intentaban "proteger" al partido. Ahora tendrán que dar explicaciones por todo ello ante la Comisión de Garantías. 

Sea como sea, la guerra continúa abierta en UPyD entre críticos y oficialistas. Y el 11 de julio se hará notar.  

Más noticias en Política y Sociedad