Público
Público

Sólo IU y Podemos se enfrentan al tratado comercial que Bruselas y Washington negocian con sigilo

En un acto celebrado este lunes, el Partido Popular defiende sin reservas el acuerdo comercial que según los críticos blindará a las multinacionales, mientras PSOE y UPyD introducen matizaciones. Por su parte, el jefe de negociadores de la UE resta valor a los estudios que advierten que el TTIP destruirá cientos de miles de empleos e incrementará la desigualdad.

 

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL

MADRID.- Hay que confiar en las buenas intenciones de la Unión Europea, no hay que dar por buenos los estudios más pesimistas, y desde luego no hay que alarmarse por el hecho de que el 92% de las reuniones sobre el Tratado de Libre Comercio hayan sentado a Bruselas en la misma mesa que a las multinacionales, y menos del 8% hayan tenido como protagonistas a distintos representantes de la sociedad civil del Viejo Continente. Grosso modo, estos son algunos de los argumentos para defender el acuerdo comercial entre la UE y EEUU esgrimidos por la Comisión Europea, y por ende también por los representantes del PP en la Eurocámara y por el propio Gobierno de Mariano Rajoy.

En un evento poco usual celebrado este lunes y orquestado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el jefe de los negociadores europeos, Ignacio García Bercero, y cinco eurodiputados de distintas formaciones políticas españolas han expuesto sus puntos de vista sobre el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) que Bruselas y Washington negocian con sigilo, a pesar de las críticas de plataformas, movimientos sociales y partidos políticos como IU, Podemos y Equo, entre otros. De hecho la formación ecologista también tenía previsto asistir al evento, pero un cambio de fecha de los organizadores le impidió estar presente en el acto de este lunes.

También los representantes de la OCU han afeado a los negociadores el "apagón informativo" sobre el TTIP, que sólo el PP se empeña en obviar. La Comisión de Jean-Claude Juncker prometió más transparencia sobre el acuerdo ante las múltiples críticas y la recogida de dos millones y medio de firmas contra el tratado en sendas iniciativas, pero los opositores denuncian que no es suficiente, que Bruselas sólo muestra los documentos con su mandato, y no los textos que recogen las exigencias de EEUU y los acuerdos alcanzados en las distintas rondas de negociaciones -ocho en total-.

"Hasta los representantes de la OCU han afeado a los negociadores el "apagón informativo" sobre el TTIP"

Sin embargo, el jefe de los negociadores llama a la tranquilidad, niega que la alianza suponga un peligro para los europeos, o que sea arriesgado firmar acuerdos que afecten a las regulaciones laborales con un país que no ha suscrito 70 convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De hecho, Bercero justifica la falta de transparencia en que no es buena idea enseñar todas las cartas en una negociación, y culpa a EEUU de no querer mostrar sus documentos, asegurando que la Comisión no puede hacerlos públicos de forma "unilateral"."Me parece difícil ver qué más puede hacer la Comisión para mejorar la transparencia", ha sostenido Bercero este lunes, ante un nutrido grupo de empresarios y representantes de la sociedad civil, que en muchos casos se mostraban incrédulos ante sus palabras.
El negociador jefe ha estado bien arropado por el director general de Comercio e Inversiones del Ministerio de Economía, Antonio Fernández Martos, y por el eurodiputado del PP José Ramón García Hernández, que no han dudado en defender a capa y espada el polémico acuerdo que PSOE y UPyD también apoyan, pero con matices. Estas son las posturas manifestadas este lunes, que no se apartan mucho de la línea de actuación que han mantenido hasta hoy estas formaciones.

Podemos: "La democracia no tiene precio, tiene conciencia, y acabará defendiéndose como en Grecia"

La eurodiputada de Podemos Lola Sánchez ha cargado duramente contra la Comisión subrayando la falta de transparencia sobre el acuerdo, que a su juicio viola varias normativas europeas y se apoya en datos "sesgados, parciales y exagerados", obviando de paso "los costes sociales". "Políticamente el TTIP es la constitución de las multinacionales", ha defendido este lunes, acusando a la Comisión de tratar a los ciudadanos únicamente como consumidores y considerar los derechos de estos como meros "obstáculos" en la negociación. La cláusula de protección de inversiones (ISDS) que permitirá a las multinacionales demandar a los estados en los que hayan invertido de realizar estos países cambios normativos que afecten a sus inversiones es otra de las "triquiñuelas", "muy peligrosas" del acuerdo, ideadas para que las empresas "puedan vetar leyes y normas", en palabras de Sánchez.
La representante de Podemos ha afeado al eurodiputado del PP que ensalzase la importancia de defender la dignidad de las personas en lo que respecta al acuerdo "perteneciendo al partido que pertenece" -en referencia a los recortes y medidas de austeridad aplicados por el Partido Popular-, y ha incidido en que el tratado es un traje a medida para las multinacionales que además perjudicará a las pymes.

IU: "Conocemos algunos de los documentos gracias a la movilización social"

La compañera de Sánchez en el grupo parlamentario de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) Paloma López se ha sumado a las críticas contra la opacidad de las negociaciones y sus posibles efectos en el empleo, y ha llamado a participar en la movilización mundial contra el TTIP del próximo 18 de abril, convencida de que la movilización social ha permitido que se conozcan algunos de los documentos que hoy manejan. En su alocución, en la que ha planteado varias preguntas a Bercero, López ha echado por tierra el argumento de que formaciones como IU no apoyan el comercio, y ha dejado claro que lo que no aprueba esta fuerza es el tratado que hoy negocia la UE. La europarlamentaria ha recordado la destrucción de un millón de empleos provocada por el acuerdo entre EEUU, Canadá y México (NAFTA), y ha argumentado que el TTIP no es más que "la versión modificada" del acuerdo AMI que no llegó a aprobarse en los años 70 "por la presión social".

PSOE: "Sí a la negociación, no a cualquier acuerdo"

Mientras los socialistas europeos siguen sin definir una postura unitaria sobre el TTIP, el PSOE ha insistido este lunes en que están a favor de la negociación, pero no apoyarán "cualquier acuerdo". La europarlamentaria Inmaculada Rodríguez Piñero ha justificado su apoyo al tratado en que la UE debe recuperar su "liderazgo internacional", y ha vuelto a mostrarse contraria a la liberalización de servicios públicos y a la inclusión en el acuerdo del mecanismo ISDS, con el que las multinacionales han demandado en varias ocasiones a los estados por cifras millonarias ante tribunales arbitrales, y no ante las justicias nacionales. Piñero ha comparado la oposición al acuerdo con la que en su día mostraron los españoles a entrar en la UE, y ha pedido un estudio de impacto sobre los efectos del TTIP en nuestro país -el director general de Comercio e Inversiones ha justificado que aún no se haya elaborado porque es "caro"-. Esta es precisamente una de las peticiones que IU llevó al Congreso en mayo de 2014, y que fue tumbada por el rodillo de mayoría absoluta del PP, aunque el resto de grupos también rechazaron la celebración de un referéndum sobre el acuerdo, incluido el PSOE.

UPYD: "Denunciaremos lo que no nos parezca positivo"

Unión Progreso y Democracia también es favorable a la ratificación del acuerdo, pero se suma a quienes piden una mayor transparencia en las negociaciones "Denunciaremos lo que no nos parezca positivo", asegura la eurodiputada Maite Pagaza. La parlamentaria recuerda que la Comisión guarda los documentos sobre las negociaciones en una sala cerrada y vigilada a la que no se puede acceder con dispositivos electrónicos para impedir la captación de imágenes, y en la que entran firmando una cláusula de confidencialidad. Hasta ahora, sólo siete eurodiputados -uno por grupo- tenían acceso a la reading room, y Pagaza podrá entrar este mismo miércoles, aunque sólo por un intervalo temporal de dos horas. "Denunciaremos lo que no nos parezca positivo", ha asegurado.

PP: "Los acuerdos se basan en la confianza"

El Partido Popular ha defendido de forma ferviente el polémico acuerdo. Antonio Martos y José Ramón García han vendido este lunes las bondades del tratado, en línea con la posición oficial de los conservadores europeos, principales impulsores del acuerdo en Bruselas junto a socialdemócratas y liberales. Martos se ha escudado en un torrente de datos, aprovechando de paso para ensalzar las acciones del Gobierno de Mariano Rajoy en sus tres años de gestión. Por su parte, García ha apelado a la "confianza" de los ciudadanos para cerrar este acuerdo, y ambos han alertado de las supuestas condiciones negativas que tendría para los ciudadanos europeos no ratificarlo.