Público
Público

El juez Llarena dicta orden de búsqueda y captura de Anna Gabriel sólo en España

La dirigente de la CUP no comparece en el Tribunal Supremo, como había anunciado su defensa. La Fiscalía había pedido su detención internacional para activar luego la extradición desde Suiza

Publicidad
Media: 2.43
Votos: 7

Anna Gabriel en una entrevista en la cadena de televisión RTS.

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha ordenado la detención y puesta a disposición del Tribunal Supremo de la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, ante su incomparecencia ante el instructor, sin alegar causa legítima que se lo impida, pero no activa la orden internacional que había solicitado la Fiscalía.

Ante su incomparecencia, la Fiscalía había  solicitado al magistrado que dictase auto de prisión contra la exdiputada y, una vez acordada, se procediera a cursar la orden de busca y captura internacional y su detención preventiva, a los efectos de cursar la posterior demanda de extradición a Suiza. La Abogacía del Estado se adherió a la petición del Ministerio Público mientras que la acusación popular de VOX también había pedido esa medida al juez instructor.

Anna Gabriel estaba citada como investigada (lo que antes era imputada) para este miércoles a las 9.30 horas en el Supremo, para ser interrogada por delitos de rebelión o sedición y malversación de fondos públicos.

Tal como había anunciado, la exdiputada no ha acudido al tribunal. La secretaria del Juzgado ha levantado acta de incomparecencia a las 10.00 horas, tras constatar que habían pasado 30 minutos y Gabriel no aparecía.

Ante la incomparecencia, sin alegar causa legítima, el magistrado ha tomado esta decisión, por lo que Gabriel queda en la misma situación que el expresident Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que permaneces en Bélgica.

El juez ha evitado con su escrito poner en marcha un proceso de extradición con Suiza. Esa es una posibilidad que no queda cerrada, pero que dependerá de que el juez considere oportuno adoptarla en su caso.

En su auto, de apenas dos páginas, el magistrado explica su decisión en virtud del articulo 487 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que permite que este tipo de incomparecencias sin causa pueden convertirse en orden de detención. Contra el auto cabe recurso de reforma y apelación en el plazo de tres días.

Se trata de la segunda ocasión en la que Llarena rechaza cursar órdenes internacionales en relación con este procedimiento que habían sido instadas por Fiscalía. La orden internacional de detención contra el expresidente Carles Puigdemont y los cuatro exmiembros del Govern que le acompañan en Bélgica fue dictada inicialmente por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, si bien cuando la causa llegó al Supremo Llarena dejó sólo en vigor la orden a nivel nacional y posteriormente se negó a activar la internacional con ocasión de un viaje del expresident a Dinamarca.

Gabriel le notificó al juez que no pensaba acudir y que permanecerá en Suiza, a donde llegó hace días después de pedir un aplazamiento de su comparecencia, inicialmente prevista para el miércoles pasado.

De esa primera incomparecencia se hacía eco la fiscalía en su escrito cuando dice que es la segunda vez que Gabriel no comparece, a pesar de que el letrado de la imputada pidió retrasar esta comparecencia dado que él no podía acudir.

El juez imputó hace semanas a un amplio grupo de dirigentes integrados en el comité estratégico que dirigía el procés según el documento EnfoCats, incautado a Josep María Jové, mano derecha del ex vicepresident Oriol Junqueras y considerado "cerebro" de la operativa del plan independentista.

Más noticias en Política y Sociedad