Público
Público
LAS CLOACAS DE INTERIOR

Los juicios que esperan a Villarejo en 2021

En unos días arrancará la primera vista oral contra el excomisario, encarcelado desde noviembre de 2017 y para quien la Fiscalía pide 109 años de prisión en tres piezas separadas del caso 'Tándem'  que se juzgarán este año, al límite del tiempo máximo de prisión preventiva.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo Pérez. | EFE
El comisario jubilado José Manuel Villarejo Pérez. | EFE.

En unos días, el próximo 15 de enero, arrancará el primer juicio contra el excomisario José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017. Desde entonces, ríos de tinta se han dedicado a los tentáculos de su presunta trama criminal, aunque aún no existe condena alguna contra el expolicía, presente en prácticamente todos los escándalos financieros y políticos de los últimos años. La investigación ha desvelado la ingente fortuna de Villarejo, un patrimonio desmesurado, y horas y horas de conversaciones grabadas por el expolicía, que han hecho tambalear las más altas esferas del Estado. Pero el tiempo corre y el próximo mes de noviembre se cumplirán cuatro años desde que Villarejo está en prisión, el plazo máximo que establece la ley para poder permanecer en la cárcel sin condena.

Por eso, el juez Manuel García-Castellón, titular del Juzgado Central número seis de la Audiencia Nacional, que sigue el caso Villarejo y las 27 piezas separadas en las que se ha ramificado la macrocausa, está impulsando en los últimos meses la investigación para ir cerrando instrucciones y proponer los diferentes juicios a los que se debe enfrentar José Manuel Villarejo y otras cien personas por presuntos delitos de cohecho, falsedad documental, tráfico de influencias, descubrimiento de secretos y extorsión.

El primer juicio contra Villarejo se celebrará, el próximo 15 de enero, en el juzgado número 8 de lo Penal de Madrid, y dilucidará si el excomisario es culpable de un delito de denuncia falsa y otro de calumnias contra el exresponsable del Centro Nacional de Inteligencia Félix Sanz Roldán. La Fiscalía cree que sí y pide dos años de prisión para el expolicía. Aunque, según fuentes consultadas por Público, esta sería la causa más endeble contra el excomisiario Villarejo. Los hechos se remontan al 5 de junio de 2017, cuando Villarejo dijo en el programa 'Salvados' de La Sexta que Sanz Roldán había amenazado de muerte a Corinna Larsen, expareja de Juan Carlos de Borbón. La propia Larsen así lo confirmó en una declaración jurada ante notario, acusando al exdirector del CNI de estar detrás de una "campaña" en su contra y de amenazarla personalmente en un hotel de Reino Unido en 2012, después de que Juan Carlos de Borbón tuviera el accidente en Botsuana.

Este jueves se ha llevado a cabo un ensayo, según ha informado Europa Press, para para evitar cualquier fallo el próximo días 15 de enero, cuando la examiga del rey emérito testificará por videoconferencia desde Londres, a propuesta de la defensa de Villarejo. Además, están citados como testigos el que fuera jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) José Luis Olivera y la ex responsable del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y actual jefa de Gabinete de la ministra de Defensa, Esperanza Casteleiro, ambos a instancias también de la defensa de Villarejo.

A falta de fecha señalada para el juicio está la llamada pieza 'Iron' del caso Villarejo o caso 'Tándem', presumiblemente el segundo juicio al que se enfrentará el excomisario. Es la primera pieza en la que la Fiscalía formuló acusación contra Villarejo y trata sobre el encargo que recibió del bufete Herrero y Asociados para espiar al bufete rival Balder Ip Law. Villarejo se enfrenta a 57 años de prisión por esta causa, en la que también están imputados, entre otros, el comisario Enrique García Castaño, exjefe de la Unidad de control de Apoyo Operativo (UCAO); la esposa de Villarejo, Gema Alcalá, y los responsables de la mercantil Herrero y Asociados.

Espionaje con una red de policías y fondos públicos

La investigación sobre las maniobras y actividades de Villarejo, ya sea estando en excedencia o como policía en activo, ha llegado hasta las mismas entrañas del IBEX-35. Los principales grupos empresariales del país le contrataron para espiar a sus rivales o valerse de información privilegiada. Entre las empresas señaladas, figuran bancos, como el  BBVA, imputado junto con su expresidente, Francisco González; el Grupo Planeta y Repsol, entre otras. La red que tejió Villarejo para dar el mejor servicio a sus clientes se valió presuntamente de fondos reservados del Ministerio del Interior y agentes corruptos que empleaban medios públicos para sus negocios al margen de la ley. Una veintena de responsables policiales están siendo investigados, empezando por Eugenio Pino, el máximo responsable operativo del Cuerpo durante el gobierno de Mariano Rajoy.

Conexiones con traficantes de armas

Otra de las piezas listas para ser vistas en juicio este 2021 es la conocida como pieza 'Pintor', en la que Villarejo se juega 14 años de cárcel por el presunto operativo, llamado 'Thew', por el que el empresario Juan Muñoz, marido de la presentadora Ana Rosa Quintana, y su hermano Fernando pagaron 20.000 euros a la red de Villarejo para que obtuviera información sobre su abogado -un exjuez-, y sobre un exsocio de los hermanos Muñoz, con el fin de reclamarle  una deuda. La información que aportó Villarejo fue en forma de vídeo, en el que se veía al exjuez consumiendo cocaína, según consta en el sumario, donde también se indica que el vídeo lo consiguió el traficante de armas Monzer Al Kassar, en Marbella, en 2006, con el que Villarejo presuntamente tenía relaciones de amistad y negocios.

La llamada pieza 'Land' también está lista para juicio, en el que se pide para Villarejo 38 años y 10 meses de prisión. La Fiscalía acusa a Susana García Cereceda, miembro de la familia García Cereceda, promotora de la urbanización de lujo La Finca, en Madrid, de contratar a Villarejo a sabiendas de que era policía y sin importante los medio ilícitos que pudiera emplear para conseguir registros de llamadas y geolocalizaciones de dispositivos determinados familiares, en el marco de una guerra por una herencia millonaria.

Si nada lo impide, también  se celebrará este año el juicio por la pieza del caso 'Nicolay' en la que se investigó la difusión de una grabación ilegal, en octubre de 2014, realizada a tres agentes de la unidad de Asuntos Internos de la Policía, el ex comisario jefe Marcelino Martín-Blas y dos miembros del CNI, en el marco de la investigación a Francisco Nicolás Gómez, conocido como el 'pequeño Nicolás', que se hacía pasar por colaborador de los servicios secretos.

La jueza instructora, Pilar Martínez Gamo, titular del juzgado de instrucción número dos de Madrid, tras una polémica instrucción, como ya desveló Público, ha propuesto juzgar a Villajero, a su esposa, Gema Alcalá, y a Carlos Mier, periodista del medio digital extinto Información Sensible, propiedad del expolicía, por un delito de revelación de secretos, castigado con hasta cuatro años de prisión. 

El caso 'Tándem' arrancó en 2017 gracias a la confesión de un hombre que conocía bien la trama de Villarejo, el abogado Francisco Menéndez, que trabajaba en Gepetrol, la empresa de hidrocarburos de Guinea Ecuatorial. Según su testimonio, pagó ingentes cantidades de dinero a Villarejo y a los policías de la red mafiosa. Este abogado encargó el proyecto 'King' a Villarejo, por orden de una de las facciones de la familia del dictador Teodoro Obiang, que pretendía favorecer al conocido como 'Teodorín' frente a Gabriel, otro de los hijos. Según Menéndez, pagó 4,5 millones de euros al comisario y a su socio, Rafael Redondo. El mediador fue su amigo y padrino de su hija, Carlos Salamanca, excomisario del aeropuerto de Barajas.

Más noticias de Política y Sociedad