Público
Público

Ley Mordaza Los imputados por 'Rodea el Congreso' cuestionan las identificaciones policiales

En los primeros testimonios del juicio solo uno de los doce investigados ha reconocido lanzar un "tetrabrik" a la Policía. El resto, han negado los delitos que se les imputan y su abogado cuestiona los vídeos presentados para la identificación. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen de archivo de la manifestación 'Rodea el Congreso'. / Europa Press

Seis años de cárcel por delitos de atentado, resistencia a la autoridad, desórdenes públicos y lesiones. Esta es la tesitura a la que se enfrentan nueve de los participantes en la manifestación de 'Rodea el Congreso', una protesta que tuvo lugar el 14 de diciembre de 2013 y cuyas consecuencias todavía se extienden hasta la actualidad. Tras seis años de instrucción, este miércoles ha comenzado el juicio contra doce manifestantes, incluidos los nueve mencionados, por los altercados que tuvieron lugar durante el acto reivindicativo.

En esta primera vista oral que ha servido para recoger las declaraciones de los investigados, once de ellos han negado los delitos que se les imputan indicando que "ni siquiera vieron los disturbios, ni el contenedor ni el coche de la policía" que supuestamente habrían pateado.

Además, el abogado Erlantz Ibarrondo, que defiende a varios de los acusados, ha cuestionado las identificaciones realizadas por los agentes con motivo de la convocatoria de protesta contra la Ley Mordaza.

"Las identificaciones no se corresponden a los vídeos aportados", Erlantz Ibarrondo, abogado defensor

"Las identificaciones no se corresponden a los vídeos aportados, que han sido cogidos de Internet u habrá que ver la cadena de custodia. Ahora veremos en el juicio si se esclarecen estas cuestiones", ha reseñado en su entrada a los juzgados.

Solo uno reconoce haber lanzado un "tetrabrik"

De los doce imputados, solo uno de ellos ha reconocido en esta primera vista haber lanzado objetos a la Policía, aunque matizando que se trataba "algún envase" de tipo "tetrabrik" y lo hizo "por la rabia" que sintió al verse en medio de una carga.

Además, otro de ellos se ha retractado de su previa declaración en la instrucción –en la que había admitido los hechos– asegurando ahora que no participó en la protesta y que solo se encontraba en la zona en su camino al Museo del Prado, situado a pocos metros del Congreso. Según su actual relato, atribuye su imputación a un "error de identificación" causado por haber participado con anterioridad protestas pacíficas tras el 15-M.

La casi total unanimidad de los imputados contrasta con la versión ofrecida por el fiscal sobre lo sucedido en una protesta que tilda de no autorizada, defendiendo que en la Puerta del Sol "se inició un lanzamiento de petardos y botellas". Por su parte, se acusa a una de las procesadas de dar una patada a un agente y a otros dos de "patear" un coche de la Policía Municipal.

Siguiendo lo estipulado por el relato de la Fiscalía, cuando los agentes de la Policía Nacional fueron en su auxilio, otros de los luego detenidos "les arrojaron botellas de vidrio y piedras para evitar la intervención". Otro de ellos "propinó fuertes empujones a los agentes", mientras el resto les insultaban y desobedecían a la autoridad. Como consecuencia de todo ello, defiende, 14 agentes resultaron heridos de diversa consideración, por lo además de la responsabilidad penal se pide responsabilidad civil con diversas cantidades para cada agente lesionado.

Más noticias en Política y Sociedad