Público
Público

Ley de Seguridad Ciudadana PSOE y Unidas Podemos llegan a un principio de acuerdo para desencallar la derogación de la 'ley mordaza'

A escasos días de cumplirse un año de la primera ampliación de enmiendas de la reforma de la ley de seguridad ciudadana, conocida como ley mordaza, los partidos que sostienen el Gobierno de coalición, avanzan para acometer la reforma de la polémica norma promulgada por el PP.

Imagen de archivo de una protesta contra la ley mordaza.
Imagen de archivo de una protesta contra la 'ley mordaza'. Luca Piergiovanni / EFE

A escasos días de cumplirse un año de la primera ampliación de enmiendas de la reforma de la ley de seguridad ciudadana, conocida como ley mordaza, los partidos que sostienen el Gobierno de coalición, PSOE y Unidas Podemos, han llegado a un principio de acuerdo para desencallar la derogación de los aspectos más lesivos de la norma, aprobada en solitario por el PP en 2015.

En concreto, según han anunciado fuentes del grupo morado, en la reunión mantenida este jueves, los representantes de ambos partidos han avanzado en la redacción de un acuerdo de modo que permita cerrar el plazo de enmiendas la "próxima semana" (el plazo fijado por el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique), ante las críticas constantes del PNV y del resto de socios del Gobierno.

Como en anteriores legislaturas desde su polémica aprobación, el grupo vasco llevó a la Cámara Baja la derogación de la norma. Desde que se tomara en consideración en septiembre de 2020, la iniciativa ha permanecido paralizada sin visos de retomarse. Si bien, tras la promesa realizada por el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en el 40 Congreso Federal de su partido, de derogar la ley mordaza (una cuestión que ya había planteado en anteriores ocasiones), Unidas Podemos reclamó al PSOE cerrar ya el plazo de enmiendas y buscar un acuerdo.

En esta línea, ambos partidos han pactado suprimir la prohibición de la toma y difusión de imágenes de agentes de las Fuerzas de Seguridad en manifestaciones u operaciones policiales sin su autorización, como ya estaba previsto en 2019, momento en el que la norma se tramitaba en la Comisión de Interior y que no pudo ver la luz por el adelanto electoral.

"Atendiendo a las reclamaciones de los profesionales de los medios de comunicación, no se podrá sancionar la toma y difusión de imágenes cuando no afecten al derecho a la intimidad o la seguridad de los policías o sus familias", sostienen estas fuentes. 

Otro de los puntos es el referido al derecho de reunión, de manera que en ningún caso la ausencia de comunicación previa impida el ejercicio de este derecho siempre que sea de forma pacífica.

Si bien, Unidas Podemos señala que todavía quedan "importantes puntos" que discutir. Como ahondó el presidente del grupo morado, Jaume Asens, en una entrevista a este medio, uno de estos desacuerdos radica en las devoluciones en caliente de migrantes en la frontera, una práctica que Unidas Podemos, entre otras fuerzas, quiere eliminar.

Más noticias