Público
Público

El lobby anticomunista 'Atlas Network' recurre a Casado y Ayuso para amplificar su discurso en América Latina

El líder del Partido Popular y la presidenta madrileña participaron en una conferencia junto a José María Aznar, uno de los promotores de la red de lobbies ultracapitalistas que desea el retorno de la derecha a los gobiernos de América Latina. El complejo entramado cuenta con más de 500 fundaciones que apelan a la "libertad" frente al socialismo, un discurso calcado al que empleó el PP en las elecciones de la Comunidad de Madrid del pasado 4 de mayo.

Casado y Lasso
El líder del PP, Pablo Casado, junto al nuevo presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, durante el encuentro que mantuvieron el domingo en Quito. TWITTER DE PABLO CASADO

El presidente electo de Ecuador, Guillermo Lasso, tiene un candidato favorito para España: su apuesta en Madrid se llama Pablo Casado. Así lo hizo saber en un encuentro de líderes conservadores de ambos lados del Atlántico que contó con el auspicio de Atlas Network, un entramado de lobbies derechistas a nivel mundial. Entre Lasso y Casado hay un amigo-puente que ostenta un lugar destacado en esa red de grupos de presión: el expresidente José María Aznar.

Tras participar en la campaña electoral de la derecha ecuatoriana, el actual líder del PP ha viajado a Quito para participar en la ceremonia de asunción de Lasso. Tras aterrizar en el mismo avión que llevaba al rey Felipe VI y a la ministra Arancha González Laya, Casado se sumó primero a una conferencia de declaradas intenciones políticas: el Foro Iberoamericano "Desafíos de la libertad", celebrado el domingo en el Hilton Colón Hotel de esa ciudad. 

El encuentro había sido organizado por "Ecuador Libre" –un think-tank presidido por el propio Lasso– junto a la Fundación Internacional para la Libertad del escritor Mario Vargas Llosa y la Friedrich Naumann Foundation. Esas tres organizaciones forman parte de la red de lobbies ultracapitalistas Atlas Network, colaboradora del evento. Entre los ponentes figuraban el presidente de Colombia, Iván Duque; la candidata peruana Keiko Fujimori o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien intervino a través de un video.  

Nada es casual. Según consta en sus memorias, Atlas Network tiene a día de hoy importantes vínculos con la derecha española y, al mismo tiempo, cuenta con una significativa presencia en América Latina, donde desea fervientemente que el neoliberalismo recupere la hegemonía y vuelva a conquistar los gobiernos que perdió por la ola de victorias electorales de la izquierda registradas en las últimas décadas.  

Fundada en 1981 por el empresario británico Anthony Fisher, Atlas niega habitualmente cualquier intención de poner o quitar gobiernos. En su lugar, prefiere autodefinirse como un "movimiento por la libertad" que busca "mantener la paz, la prosperidad y la civilidad". "El compromiso personal de los miembros de este movimiento se ve reforzado por la percepción de que nuestros principios están siendo amenazados", describe un informe elaborado por Brad Lips, director ejecutivo de Atlas Network, en enero de de 2020. 

"Este no es un proyecto partidista, ni político. Es un proyecto de persuasión
basado en principios firmes
", decía ese documento. En el prólogo, el poderoso empresario chileno Nicolás Ibáñez Scott, presidente de la Fundación para el Progreso, y Roberto Salinas León, director del Centro para América Latina de Atlas Network, avanzaban algunos rasgos de ese "proyecto de persuasión": ambos llamaban a "enfrentar de manera más eficaz la verdadera pandemia mundial que es el socialismo del siglo XXI, que nos depara algo mucho peor que el Covid-19". 

Aznar es una de las figuras centrales de Atlas en Europa. De hecho, FAES forma parte del entramado de esa red en España, donde también cuentan como aliados a la Fundación Civismo, que cuenta entre sus colaboradores a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre o al escritor argentino Agustín Laje, conocido por sus posiciones ultraderechistas y homófobas y vinculado a Hazte Oír. La base española de Atlas también tiene entre sus asociados a Instituto Juan de Mariana o al Centro Diego de Covarrubias, unas organizaciones de marcado carácter ultraconservador. 

"El 95% de las fundaciones de Atlas lleva en su subtítulo la palabra 'libertad'. De hecho, aquí hay una disputa de las palabras: tratan de apropiarse de términos como derechos humanos, progreso o democracia", explica a Público el investigador Julián Macías, responsable del blog Pandemia Digital y experto en asuntos relacionados con la ultraderecha en redes sociales. De hecho, las organizaciones que forman parte de Atlas recurren habitualmente en su argumentario a discursos sobre la "libertad" que resultan calcados al empleado con insistencia por el PP de Ayuso de cara a las elecciones del pasado 4 de mayo en la comunidad de Madrid. 

En un reciente informe publicado por la Fundación Rosa Luxemburg sobre el auge de la derecha radical en España, Macías incide precisamente en la relevancia de Atlas Network. Allí destaca que sus miembros, "aunque se hagan llamar liberales, abarcan las tres vertientes de la derecha actual: neoliberales (poderes económicos), conservadores (poder eclesiástico) y autoritarios o extrema derecha (poder de las fuerzas armadas); o como la NED (USAID), organismo público de los EEUU que financia socios regionales (especialmente de América Latina) que le ayuden a desarrollar su estrategia de política exterior y hacer llegar al poder a 'sus candidatos'; o a través de subvenciones, contratos públicos o cargos públicos puestos a dedo de gobiernos afines".

Macías destaca que José María Aznar y Esperanza Aguirre "son los principales promotores de Atlas Network en España", al tiempo que subraya que ambos dirigentes conservadores "apadrinaron las carreras políticas de líderes" como Santiago Abascal, Albert Rivera, Isabel Díaz Ayuso o el propio Pablo Casado. 

Entre los socios de Atlas Heritage en EEUU figura la Fundación Heritage, una organización que maneja elevadísimos presupuestos y que ha sido señalada por sus vínculos con los distintos gobiernos del Partido Republicano. Al igual que en los casos de otras tantas organizaciones ligadas a Atlas, su discurso ultraliberal en lo económico y ultraconservador en lo político se ve siempre aderezado por un contundente anticomunismo.

"Naturaleza global"

"Los que se integran a Atlas Network tienden a sorprenderse bastante por la naturaleza global del movimiento", señala el documento elaborado por el director ejecutivo de esa red internacional. En tal sentido, señala que este entramado está compuesto por 502 organizaciones "ubicadas en 98 países diferentes", de las cuales 204 están en EEUU y Canadá, 135 en Europa, 93 en América Latina y Caribe, 42 en Asia y el Pacífico y 28 en en África y Medio Oriente. "En otros 45 países Atlas Network tiene uno o más 'asociados potenciales y aliados' que no están representados en estos números", describe. 

En cuanto al dinero que manejan, Lips asegura que "el presupuesto anual agregado" de su "universo de socios" ronda los 909 millones de dólares, aunque seguido aclara que "las diez organizaciones principales" de la red "representan el 34% de este total". Señala además que la "media del presupuesto" de las fundaciones que forman parte de Atlas "fue de 479.000 dólares".

Sostiene además que sus componentes no reciben donaciones de gobiernos ni partidos políticos, al tiempo que tampoco financian "proyectos que buscan resultados políticos". "Aconsejamos a nuestros socios que brinden asesoramiento relacionados con políticas públicas a todas las partes que tengan la disposición de escuchar; esta es la ruta para establecer una credibilidad amplia y duradera", subraya.

El director ejecutivo de Atlas también dibuja cuáles son los objetivos de la organización. "Mi esperanza es que el intenso partidismo que existe hoy se extinga, y se cree una nueva oportunidad para construir un punto medio sensato en torno a principios liberales clásicos", describe.

Más noticias