Público
Público
ELECCIONES EN PERÚ

El movimiento antifujimorista en España se moviliza contra Keiko: "Están alentando la eliminación física del adversario"

Diferentes organizaciones de la diáspora peruana activan una campaña de cara a la segunda vuelta de las elecciones en ese país el próximo 6 de junio. Advierten sobre el riesgo de regresar a los "tiempos más oscuros" si gana "la señora K".

Keiko Fujimori
La candidata presidencial Keiko Fujimori en un acto de campaña celebrado el pasado 8 de mayo en Lima. Ángela Ponce / REUTERS

El periodista peruano Pepe Mejía, afincado en España desde hace varias décadas, se despertó un día con cargo diplomático en organización terrorista: desde Lima, el Gobierno de Fujimori le acusaba de ser, nada más y nada menos, que el embajador de Sendero Luminoso en Madrid. Pocos días después, medios españoles publicaron un desmentido. Hoy Mejía milita incansablemente para que el apellido Fujimori, ese mismo que quiso arruinarle la vida y que obligó a sus padres a marcharse del país, no vuelva a entronizarse en el poder.

"Me han llamado algunos magistrados, y me cuentan que están seriamente preocupados: si gana Keiko Fujimori sus vidas corren peligro". Sí, ha leído bien. Sus vidas. En Perú, el temor a una victoria de Keiko no solo se mide en términos de política económica o social; lo que muchos sectores temen es, sencillamente, la venganza de la "señora K". 

Keiko Sofía Fujimori Higuchi es hija de Alberto Kenya Fujimori Inomoto, preso y condenado por corrupción y crímenes de lesa humanidad cometidos cuando ocupaba la Presidencia de Perú (1990-2000). Cuando su padre derrotó en las urnas al mismo Mario Vargas Llosa y ganó las elecciones, ella tenía 15 años. En abril de 1992, cuando Fujimori padre dio un autogolpe, disolvió el Congreso y lanzó una encarnizada persecución contra sus opositores, Keiko estaba por cumplir los 17. Dos años después sus padres se separaron –su madre, Susana Higuchi, denunció que había sido torturada por el dictador– y ella, la joven Keiko, se convirtió oficialmente en primera dama. Siempre estuvo a su lado. 

Padre e hija no solo comparten una inconfundible ambición de poder: también tienen en común el carácter de presidiarios. Alberto está preso por los delitos citados y Keiko, elegida por primera vez como congresista en 2006 y candidata presidencial en 2011 y 2016, también pasó por la cárcel debido a su participación en una trama de lavado de dinero. Desde el 5 de mayo de 2020 está libertad bajo fianza. Ahora, tras pasar a la segunda vuelta en el proceso electoral actual, el próximo 6 de junio se medirá en las urnas con el candidato izquierdista Pedro Castillo. Simpatizantes y rivales lo tienen hoy muy claro: si Keiko gana, el fujimorismo vuelve. 

"La victoria de Keiko implicaría regresar a los tiempos más oscuros de nuestro país"

Sablina Angulo es peruana, vive en Barcelona y forma parte del grupo de militantes de la organización de izquierdas Nuevo Perú en Catalunya. En la primera ronda de las elecciones trabajó activamente a favor de la candidatura de "Juntos por el Perú", encabezada por Verónika Mendoza. Hoy está comprometida con Pedro Castillo. "La victoria de Keiko implicaría regresar a los tiempos más oscuros de nuestro país, con el copamiento de las instituciones no solo para delinquir y robar, sino también para violar los derechos humanos", subraya.

La batalla en España

Su compatriota Úrsula Santa Cruz también cruza los dedos. En 2011, cuando la hija de Fujimori se presentó por primera vez como candidata a presidenta, Santa Cruz formó parte de la campaña "No a Keiko" en España. Desde hace unos años también está involucrada en otra campaña contra el indulto al exdictador Fujimori. Muy a su pesar, ambas consignas vuelven a estar hoy más vigentes que nunca. 

"De cara a esta segunda vuelta tenemos dos acciones: por un lado, hemos conformado un comité local de transparencia, que participará en la observación electoral. Por otro, haremos una concentración el sábado 29 de forma coordinada con otros colectivos de peruanos en España, Europa y EEUU", explica.

Acto de Keiko Fuji,mori en Lima
Simpatizantes de la candidata derechista Keiko Fujimori durante un acto celebrado el pasado 5 de mayo en Lima. Alessandro Cinque / REUTERS

En la primera ronda de las elecciones peruanas votaron 46.855 electores residentes en España, lo que supuso una participación del 30,7%. El primer lugar correspondió al ultraconservador Rafael López Aliga, con un 18,6% de los votos. Detrás se ubicó la candidata de izquierdas Verónika Mendoza, que recibió un 14,4% de papeletas, mientras que Keiko quedó en cuarto lugar con algo más de un 12%. Castillo se situó séptimo, con el 6,7% de los sufragios emitidos en España. López Aliaga ha llamado ahora a votar por Fujimori, mientras que Mendoza se ha sumado al bloque de la izquierda que ahora encabeza Castillo. 

Proyecto autoritario 

El lema "Fujimori nunca más" que hoy agitan en Barcelona también resuena en la capital española. Tras mantener un encuentro con otras organizaciones de la diáspora, el colectivo 'Peruanxs en Madrid' ha lanzado un manifiesto en el que llama a "impedir que retorne al gobierno un proyecto autoritario, corrupto y criminal como es el fujimorismo".

"Hoy, la derecha y extrema derecha peruana practican lo que denominan 'terruqueo'. Siembran el miedo, el terror y estigmatizan al oponente, hablando de golpe de Estado, alentando la proscripción, persecución y hasta eliminación política y física del adversario. Como pueblo, ciudadanas y ciudadanos de a pie, apelamos a más democracia, a más autoorganización, a la insumisión, a la alegre rebeldía como lo demostraron nuestras y nuestros antepasados", sostiene la declaración.

Mejía actúa como portavoz de 'Peruanxs en Madrid'. Lo hace con la mochila que lleva después de haber sufrido la persecución del fujimorismo, que veía en este periodista de izquierdas a un "embajador" del terrorismo. "Un tribunal militar sin rostro llegó a condenarme a 25 años de prisión", relata a Público. Durante el Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) su condena fue sobreseída, por lo que hoy en Perú ya no hay cargos en su contra. 

"De cara a las elecciones vamos a intentar recoger nuevos apoyos al manifiesto de Fujimori Nunca Más", agrega. El encuentro principal tendrá lugar el día 29 en la Puerta del Sol, donde buscarán amplificar ese "claro y rotundo llamamiento a no votar por Keiko" y, al mismo tiempo, apoyar "el cambio que representa Pedro Castillo". El domingo 6, cuando llegue el recuento de los votos, contendrán la respiración. 

Más noticias