Público
Público

Luis Bárcenas PP El PP trata de desacreditar a Bárcenas para que la corrupción no salpique a Casado

En la dirección del PP piden a sus cargos que no se desvíen de los argumentos que ha ofrecido el senador Javier Maroto tras el escrito de Bárcenas a la Fiscalía Anticorrupción: "Ese señor está en la cárcel por haber hecho daño al PP", asegura.

El presidente del PP Pablo Casado (i), junto al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy (d), esta tarde durante la inauguración de la convención del Partido Popular que se celebrará hasta el próximo Domingo en el Recinto Ferial IFEMA de Madrid. EFE/ J.J.
El presidente del PP Pablo Casado (i), junto al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy (d), durante la inauguración de la convención del Partido Popular en el año 2019. EFE/ J.J. Guillén.

En el Partido Popular el nombre de Luis Bárcenas es una pesadilla recurrente, el hombre más odiado —por detrás de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias— en la sede de Génova 13. El extesorero del PP ha presentado un escrito a la Fiscalía Anticorrupción este martes, con la intención de colaborar con la Justicia antes del juicio sobre la supuesta reforma de la sede nacional del PP con dinero negro, que arranca el próximo lunes. En dicho documento, Bárcenas da detalles concretos sobre el funcionamiento de la presunta caja B que manejaba el Partido Popular y señala directamente al expresidente Mariano Rajoy.

Bárcenas, condenado a 29 años de prisión por su implicación en la trama Gürtel, asegura que existe una grabación en la que el difunto Álvaro Lapuerta, antiguo tesorero del partido, reconoce que "mensualmente" se pagaban compensaciones en 'negro al mismísimo Rajoy, entre otros altos cargos del PP,  y confiesa que la formación se financió ilegalmente entre el año 1982 y 2009.

Bárcenas asegura que le enseñó los papeles con la contabilidad B del PP a Rajoy y que el expresidente los destruyó

El extesorero también señala en su escrito que le enseñó a Rajoy los papeles con la contabilidad B del PP en una reunión celebrada en el año 2009 en su despacho de Génova, "espetándome que cómo podía seguir guardando esa documentación comprometedora, que terminó, personalmente, destruyéndola en la máquina destructora de papeles, sin saber que yo guardaba copia de esa documentación".

La actual dirección popular, encabezada por Pablo Casado, trata de salir del paso y asegura que su formación "no tiene nada que opinar de un señor que está en la cárcel por hacer daño al PP y al conjunto de la credibilidad de la política en España". Esas han sido las palabras de su portavoz en el Senado, Javier Maroto. Los populares se encuentran inmersos en plena campaña catalana —faltan apenas 10 días para que se celebren los comicios— y quieren zanjar la polémica cuanto antes atacando a la credibilidad de "ese señor" que un día estuvo a cargo de sus finanzas.

"Este señor está en la cárcel pagando una pena por ello, utilizará la técnica que le diga su abogado para remover Roma con Santiago y pagar menos condena. Esa es la estrategia de un preso, yo no opino en la estrategia de un preso para salir de la cárcel", ha proseguido el portavoz popular. Para Maroto, Pablo Casado tiene la misma relación con Bárcenas que el presidente Pedro Sánchez con Luis Roldán, exdirector general de la Guardia Civil, un puesto que utilizó para enriquecerse en los años 80.

Maroto ha recurrido a una estrategia habitual en el PP, la de enmarcar todo lo ocurrido a una época muy lejana. "Todo eso ha sucedido hace muchos años y hemos padecido con ustedes la pena del telediario", ha dicho en declaraciones a la prensa. Hace apenas unos meses, era el propio Casado el que decía que él solo era "un simple diputado por Ávila"  cuando se urdió el caso Kitchen desde la sede de Génova 13, una presunta trama delictiva que consistió en espiar a Bárcenas para averiguar si escondía información que pudiera comprometer a Rajoy o a algunos de sus estrechos colaboradores.

"Es parte del pasado, que hemos olvidado y que hemos aprendido, y nos hemos disculpado. Hemos pagado nuestra pena y ahora de lo que se trata es de evitar caer en una trampa similar y que no vuelva a ver en España casos como éste", ha zanjado el portavoz conservador. La dirección popular ha enviado un argumentario dirigido a los cargos de la formación en el que piden expresamente que se sigan los "mismos argumentos" que Maroto —y que nadie vaya por libre— si tiene que comentar el tema con la prensa.

En el PP creen que Bárcenas se está cobrando su venganza 

Este periódico se ha puesto en contacto con varios cargos populares para conocer su opinión del escrito. "Yo no sé si a esta persona le queda mucha credibilidad", señala una voz de la dirección popular a Público. "Parece una venganza porque la mujer está en la cárcel. No sé qué harán los jueces, pero esto mezclado con la 'Kitchen' verás que cóctel explosivo para los 'rufianes' de turno que formen parte de la comisión. Mientras tanto, no hablamos de ninguna otra cosa: ni del Gobierno ni de los líos de Podemos", zanja.

Lo cierto es que la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, ha sido clave para que el extesorero colabore con la Justicia abiertamente. "Di por buena la promesa que se me había hecho llegar por intermediarios de que mi mujer no entraría en prisión a consecuencia del dictado dela sentencia de la pieza de [Gürtel] Época I". Pero Rosalía ingresó finalmente el pasado mes de noviembre en prisión.

15/10/2020 -La mujer del extesorero del PP Luis Bárcenas, Rosalía Iglesias, acompañada de su hijo Willy Bárcenas.
La mujer del extesorero del PP Luis Bárcenas, Rosalía Iglesias, acompañada de su hijo Willy Bárcenas. Ángel Díaz Briñas / EUROPA PRESS

Otra voz popular, que ocupó puestos de responsabilidad en la época de Rajoy, destaca que Bárcenas "solo busca echar fango" contra el PP y, al igual que sus compañeros de partido, asegura que no tiene ninguna credibilidad. "Sorprende que alguien vaya a creerse lo que dice un tío (sic) delincuente que se llevó 50 millones de euros a Suiza y que pone de testigo a un muerto", en referencia al citado Álvaro Lapuerta, fallecido en el año 2018. Es más, asegura que lo que dice el extesorero popular "es todo un amasijo de mentiras". "El que se llevaba dinero era él, seguro que engañaba a Lapuerta", expone.

Una tercera fuente duda de que Rajoy tuviera conocimientos de lo que Bárcenas hacía. "Yo creo que si se hizo algo como eso, sería sin que lo supiese Rajoy. Conociéndolo un poco, no creo que hubiese aceptado jamás un comportamiento así", expone a Público. La citada fuente no tiene ninguna duda de que Bárcenas se enriqueció a costa del partido. "Está clarísimo, sino nadie podría tener todo ese patrimonio que tiene", señala. "Pero que Rajoy lo supiese o se lucrase...eso me parece muy difícil de creer", sintetiza.

Bárcenas señala a dos cargos actuales del PP

En su escrito, de ocho páginas, Bárcenas va soltando detalles concretos del presunto funcionamiento de un sistema de financiación del PP con "percepciones en B que se realizaban a través de donativos". Señala, como las personas que recibieron estos complementos salariales, a Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal, Federico Trillo, Pío García Escudero, Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes, Javier Arenas, Rodrigo Rato y Jaime Ignacio del Burgo, "con una periodicidad que dependía de la liquidez de la caja diversa". Dos de ellos -García Escudero y Arenas- todavía tienen cargos responsabilidad en el PP.

García Escudero fue el presidente de la Cámara Alta la pasada legislatura, ahora ejerce como senador y el actual presidente del PP madrileño, designado por Rajoy tras la marcha de Cristina Cifuentes. Un estrecho colaborador del senador asegura a Público que es cierto que recibió dinero del partido "para pagar los daños del atentado de ETA que le destrozó la casa". Una versión que García Escudero corroboró en el año 2018, durante la comisión del Congreso que investigaba la financiación ilegal del PP.

Por su parte, Arenas negó haber cobrado sobresueldos durante el juicio de la primera parte de la trama 'Gürtel'. El actual senador andaluz fue secretario general del PP entre 1999 y 2003, cuando Aznar era presidente del partido y también formó parte de sus gobiernos. "Tajantemente, no había práctica en el PP de pago en B. Tajantemente", dijo en el año 2013.

Los giros en la estrategia del PP con Bárcenas

La estrategia de comunicación del Partido Popular y del propio Mariano Rajoy en torno a los papeles de Bárcenas ha dado varios giros a lo largo de los últimos años. Nada más conocerse el escándalo de la caja B del partido, el expresidente del Gobierno envió un mensaje a su extesorero ("Luis, sé fuerte") y la antigua secretaria general de la formación, María Dolores de Cospedal, habló de la "indemnización en diferido". Después, todos optaron por el silencio.

La responsabilidad de ofrecer explicaciones cambió de manos -de Cospedal a Santamaría- bajo la tutela de Rajoy mientras él mismo zanjaba las cuestiones al respecto con una simple frase: "Ese señor del que usted me habla ya no está en el PP". El "señor del que usted me habla" volvió a ser, al menos, el "señor Bárcenas" en el pleno del Congreso al que el expresidente se vio obligado a acudir para explicar la presunta financiación irregular del partido.

Rajoy plasma
El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en rueda de prensa desde un plasma.

Fue precisamente a raíz del escándalo de Bárcenas cuando Rajoy puso de moda las comparecencias ante la prensa sin admitir preguntas. El primer plasma fue en febrero de 2013, donde el presidente del Gobierno y del PP convocó un Comité Extraordinario en el que negó haber recibido dinero negro y rechazó dimitir por aquel escándalo. Dos meses después, repitió la operación. De nada le importó la protesta de la prensa y de otros sectores que lamentaron su forma de entender la democracia.

Más noticias