Público
Público

Madrid 360 El nuevo plan antipolución de Almeida levanta la veda a los vehículos contaminantes con etiqueta 'C'

El alcalde ha presentado Madrid 360, su plan para mejorar la calidad del aire de la capital. Entre las medidas, se pretende abaratar las tarifas de aparcamiento y ampliar el número de plazas de estacionamiento para no residentes.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4

Madrid Central. EFE/Archivo

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha presentado este lunes Madrid 360, un nuevo plan para "mejorar la calidad del aire" que, sin embargo, levanta la veda para la entrada en el centro de la ciudad a los vehículos contaminantes con etiqueta 'C', es decir, los coches de gasolina anteriores a 2006 y los diésel posteriores a 2014. Aunque todavía no se sabe cuando se hará efectivo, el equipo del alcalde anunció que se tratará de hacer efectivo durante el primer semestre de 2020.

Almeida, que desde que llegó al poder ha tenido problemas con sus políticas de movilidad y calidad del aire, ha presentado este lunes en el Faro de Moncloa el plan con el que pretende remplazar a Madrid Central, una de las medidas anticontaminación impulsadas por el consistorio de Manuela Carmena en la legislatura anterior. La idea del Partido Popular es que los vehículos con el distintivo C que lleven más de dos ocupantes puedan acceder con libertad al centro de la ciudad. Esta medida, según ha anunciado el alcalde este lunes, permitirá que aumenten los desplazamientos compartidos y reducirá el tráfico en el centro de la capital.

“Madrid Central ya está superado”, ha dicho el alcalde del Partido Popular. Tanto es así, que los principios básicos de la zona de bajas emisiones van a quedar reducidos a la mínima con el nuevo proyecto de Almeida. Además del permiso a los vehículos con etiqueta C, se abaratarán las tarifas de aparcamiento y se ampliarán las plazas de no residentes, algo que incrementará el tráfico en la almendra central de la capital. 

El plan, sin embargo, plantea una prohibición gradual de la entrada de vehículos contaminantes al centro de la ciudad. Además, según ha anunciado el alcalde, se prevé una inversión de 50 millones de euros anuales para ayudas a la renovación de la flota de vehículos privados. Desde 2021 los coches sin etiqueta ambiental no podrán circular en la zona de bajas emisiones del centro de la capital. Una año después, en 2022, la prohibición se ampliará hasta el perímetro de la M-33.

Además, el nuevo alcalde ha anunciado que se procederá a soterrar la A-5 y se intentará construir carriles VAO en los accesos a la ciudad por la carretera de Extremadura y Plaza Elíptica, dos zonas que de manera histórica han estado marcadas por grandes atascos. Además, el plan contempla la creación de dos "líneas cero" de autobuses que será gratuitas. La primera conectará el distrito centro, desde Puerta de Toledo hasta San Bernardo y la segunda conectará el distrito Moncloa-Aravaca con la Plaza de Felipe II.

No obstante, la movilidad limpia, parece verse dañada, ya que el Ayuntamiento tiene la intención de suprimir determinados carriles bici que interfieren con el tráfico como los que se sitúan en la calle Toledo. En cualquier caso, la red de bicicletas públicas (biciMad) seguirá funcionando y no se echará por tierra la ampliación de la red iniciada por el Consistorio de Manuela Carmena.

Según informa El País, el Gobierno municipal encargó una auditoría exprés a Deloitte para el desarrollo de las medidas que contiene Madrid 360. El contrato se licitó por una cantidad de 17.908 euros y daba dos meses para elaborar una estrategia antiemisiones que pudiera reemplazar a Madrid Central.

Desde la Plataforma en Defensa de Madrid Central consideran que el nuevo programa anticontaminación del Grupo Popular supone una "invitación clara" a entrar en coche y moto al centro de la ciudad. "Esto pone en riesgo la salud pública y nos aleja de las ciudades europeas y del movimiento social que pide acciones urgentes contra el cambio climático", explican desde la organización.

Más noticias en Política y Sociedad