Público
Público

Republicanos madrileños muestran su rechazo al retorno de Juan Carlos I a España

Decenas de colectivos, partidos políticos y agrupaciones republicanas convocaron la concentración. Han denunciado la impunidad que ha facilitado el archivo de las causas judiciales que pesaban sobre el Emérito, y han reivindicado que la figura del jefe del Estado sea elegida democráticamente.

Cartel que dice 'El Borbón, a prisión' en la manifestación republicana en Madrid a 22 de mayo de 2022
Cartel que dice "El Borbón, a prisión" en la manifestación republicana en Madrid a 22 de mayo de 2022. Guillermo Martínez

En torno a un millar de personas han mostrado su rechazo a la vuelta del rey Juan Carlos I en una concentración que ha tenido lugar este domingo 22 de mayo, un día antes del encuentro entre el Emérito y Felipe VI, en la Plaza de Isabel II. Este enclave madrileño ha sido testigo de diferentes proclamas a favor de la república, así como del descontento que centenares de manifestantes han hecho patente a lo largo de la convocatoria. La cita, convocada por diversos partidos políticos, agrupaciones republicanas y movimientos sociales, ha durado en torno a una hora, justo cuando el bochorno empezaba a palparse en el ambiente.

Unos quince minutos antes de la hora prevista, diferentes banderas tricolor asomaban en la plaza en la que se encuentra el Teatro Real. En las inmediaciones, seis furgones de Policía Nacional controlaban el tránsito de turistas y ciudadanía en general, todos potenciales manifestantes. "España, mañana, será republicana" ha sido una de las primeras consignas en escucharse en la plaza. "Yo quiero una pensión como la del Borbón" ha sido otra, igual que "hemos venido, no nos han traído", en referencia a la forma en que Juan Carlos I arribó en Sanxenxo el pasado viernes.

"España, mañana, será republicana" ha sido una de las primeras consignas en escucharse

La terraza de la Taberna Real, establecimiento en la esquina entre la calle Arenal y la ya mencionada plaza, acogía los desayunos más tardíos cuando llegaban las 12 horas, inicio de la concentración. René Otaduy, portavoz de la Coordinadora 25-S, una de las organizaciones convocantes, ha contextualizado el por qué de esta movilización: "El Emérito viene en un momento en el que la situación cada vez es más dramática para las mayorías sociales. Una crisis económica que no se ha terminado de superar, los estragos de la pandemia, inestabilidad geopolítica, la inflación, el aumento de la carestía de la vida, la precarización laboral, los ataques a los servicios públicos y al sistema de pensiones. Todo eso nos hace rechazar esta visita que nos costará el dinero a toda la ciudadanía".

Dinero para el rey, no para sanidad

Otaduy refiere al coste que los traslados del monarca y su seguridad tendrá para las arcas públicas: "Es un dinero que no existe para garantizar una sanidad digna y en condiciones, pero sí para financiar un viaje así", en palabras del propio René. Pasados unos minutos del medio día, la plaza se empezaba a llenar de los típicos carteles con mensajes impresos en papel y sujetos con un palito, esta vez en contra de la Monarquía y a favor de la república.

"Sus casos de corrupción han sido múltiples y conocidos, pero estas prácticas antidemocráticas son consustanciales a la Monarquía española", asegurra el portavoz de la Coordinadora 25-S

"Existe una amplísima conciencia democrática que rechaza esta institución, no solo la figura de Juan Carlos, porque entendemos que esto solo es la punta del iceberg. Sus casos de corrupción han sido múltiples y conocidos, pero estas prácticas antidemocráticas son consustanciales a la Monarquía española", continúa el portavoz de la Coordinadora 25-S. Ese era el sentir general de los allí congregados, que no se han cansado de gritar "los borbones a los tiburones".

Con el lema de la movilización, "quien acoge a un corrupto es cómplice de la corrupción", las organizaciones convocantes han intentado hacer un llamado para terminar con la impunidad de estos delitos cometidos por personas de la Casa Real. Según Otaduy, "la impunidad se construye normalizando situaciones que son totalmente rechazables, y tenemos que reflexionar colectivamente sobre ello".

No somos iguales ante la ley

Carlos Sánchez-Mato ha sido una de las figuras con cierta relevancia pública que han decidido concentrarse este domingo en Madrid. Según ha declarado a Público, "la Monarquía es corrupta en sí misma, y las mismas actividades por las que se debería juzgar a Juan Carlos, podrían estar ocurriendo ahora mismo, de nuevo, porque no hay ningún mecanismo que las evite y persiga". Además, este miembro de la Comitiva Ejecutiva de Izquierda Unida a nivel confederal ha afirmado que "en pleno siglo XXI no podemos tener un jefe del Estado que llegue a ser de manera hereditaria".

El Partido Comunista de Madrid ha sido otro de los partidos políticos que ha decidido salir a la calle esta calurosa mañana de domingo. Uno de sus integrantes, Jorge Castaño, ha sido el designado como portavoz en esta ocasión: "Todo lo que conocemos de Juan Carlos son escándalos palmarios y claros en los que cualquier ciudadano normal, sin aforamiento, estaría inmerso en múltiples procesos judiciales que en este caso vulnera un principio democrático tan básico como la igualdad ante la ley".

"Estamos hablando de que es imposible llevar ante un juez a esta persona", ha recalcado Castaño

Desde su punto de vista, no todos somos iguales ante la ley. Así lo ha explicado: "Vivimos en un país en donde el dinero tiene una influencia y un poder increíble, así que la justicia no es igual para todos. Aun así, por muy rico que seas, te pueden demandar, investigar e ir a juicio, pero es que esto con el Emérito ni siquiera se puede hacer. Estamos hablando de que es imposible llevar ante un juez a esta persona". En ese momento, algunos de los allí presentes han repudiado la presencia de una persona que ondeaba la bandera rojigualda y que, finalmente, se ha alejado del lugar escoltado por varios policías nacionales.

La táctica de la Familia Real

Plaza en la que se encuentra el Teatro Real de Madrid, durante la manifestación en repulsa de la monarquía el 22 de mayo de 2022
Plaza en la que se encuentra el Teatro Real de Madrid, durante la manifestación en repulsa de la monarquía el 22 de mayo de 2022. Guillermo Martínez

Mientras tanto, el himno de Riego se convertía en la improvisada banda sonora de la concentración. Algunos levantaban el puño, otros se bajaban la mascarilla para que su voz llegara más lejos: todos ellos sentían la letra como propia. Castaño, por su parte, describe así la forma de actuar por parte de la Casa Real: "Cuando ven un aumento del rechazo popular, para que no vaya a más, dejan caer algunas piezas para salvaguardar la institución. Así ocurrió con la abdicación, precedida también de varios escándalos, su marcha fuera de España, pero lo mismo con Urdangarín".

De esta forma, la familia Real ha tenido que sacrificar algunas piezas para intentar que no haya una sensación de que toda ella es corrupta, a tenor de lo expresado por el militante comunista. Un poder judicial inhabilitado para perseguir las acciones de Juan Carlos I durante su reinado cierra las investigaciones "en falso", tal y como apuntilla Castaño. "El rey podría cometer cualquier tipo de delito delante de toda España con miles de testigos y daría exactamente lo mismo porque es inviolable", recuerda este portavoz.

En torno a las 13 horas, los convocantes daban por finalizada la movilización, no sin antes cerrar con unas palabras: "En una situación actual, con una subida de precios constante, mucha gente pasando serias dificultades para llegar a fin de mes, mientras las noticias dicen que la situación puede ir a peor, con los servicios públicos deteriorados como hemos podido ver con los problemas en sanidad y los centros de salud, y un largo etcétera, creemos que es injustificable la visita a nuestro país de un presunto corrupto que es intocable", han concluido.

Más noticias