Público
Público

Mamparas y mascarillas en el inicio de una legislatura vasca cargada de incertidumbre

Bakartxo Tejeria (PNV) ha sido reelegida como presidenta del Parlamento autonómico en una sesión marcada por el desembarco de Vox, cuya única representante se postuló simbólicamente para todos los cargos que debían elegirse. Solamente obtuvo un voto: el suyo propio. 

Sesión Parlamento Vasco
Primera sesión del Parlamento Vasco celebrada este lunes en Vitoria. EUSKO LEGEBILTZARRA - PARLAMENTO VASCO

La Cámara vasca ha visto de todo, pero nada como lo registrado este primer lunes de agosto. Nunca, jamás, ninguna de sus señorías habría imaginado una sesión parlamentaria en la que, para mirar a la compañera o compañero de bancada, habría que hacerlo a través de una mampara. Así ha comenzado a andar la XII legislatura en Euskadi, con un Parlamento inusual para una época inusual: será el tiempo de las consecuencias del coronavirus y, por primera vez, en la historia, con una representante de la ultraderecha sentada en un escaño. 

"Mascarilla, distancia, higiene y sentido común". La petición a la sociedad vasca por parte de José Antonio Suso, veterano dirigente del PNV y presidente de la mesa de edad que se ha conformado al inicio del pleno, llegaron poco antes del minuto de silencio en recuerdo a las víctimas de la pandemia. Fue precisamente Suso quien también advirtió sobre las dificultades que vendrán durante esta nueva legislatura, por lo que rogó a los partidos presentes a ser "capaces de llegar a un mínimo común denominador para hacer frente a la crisis" derivada del coronavirus.

"Nuestro parlamento está consolidado, es la expresión de la democracia y de la diversidad política, reflejo de la voluntad de la ciudadanía", dijo Suso en su breve intervención, formulada en su calidad de parlamentario más veterano de la Cámara. En ese parlamento estará, por primera vez en la historia de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV), una dirigente ultraderechista: Amaia Martínez, propietaria de una armería y recién elegida parlamentaria de Vox por Araba, acaba de estrenar su escaño.

En las últimas semanas ha habido declaraciones de representantes de PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos en torno a la necesidad de establecer un cordón sanitario a la extrema derecha, que consiguió llegar a la Cámara Vasca con apenas el 1,9% de los votos registrados en la CAV. En Araba, territorio por el que Martínez fue elegida, el partido ultraderechista recibió 4.734 votos (3,8%), suficientes para obtener ese escaño.

La parlamentaria de Vox presentó su postulación para todos los cargos de la mesa del Parlamento, presidencia incluida. Solo obtuvo un voto: el suyo. Quien sí recibió apoyos propios y ajenos ha sido Bakartxo Tejeria, la parlamentaria del PNV que ya presidió el Parlamento durante las dos últimas legislaturas y volverá a hacerlo en la nueva. Su candidatura recibió 41 votos a favor –los mismos que suman PNV (31) y PSE (10)– y 33 en blanco.

La composición de la mesa ha surgido de un acuerdo entre PNV, PSE y Elkarrekin Podemos, de forma que los nacionalistas ocuparán la presidencia y la secretaría primera, la formación socialista ostentará la vicepresidencia primera y la coalición morada tendrá la secretaría segunda. EH Bildu, que no fue incluido en este pacto, ocupará la vicepresidencia segunda. La coalición PP-Ciudadanos, que solo se votó a sí misma, no estará en este órgano. 

Será esa mesa la encargada de conducir el Parlamento durante esta nueva legislatura, en la que Euskadi afrontará un periodo de incertidumbre derivado de la crisis del coronavirus. Lo hará, nuevamente, con Iñigo Urkullu como lehendakari: el actual mandatario vasco será reelegido en un pleno que previsiblemente se celebrará durante la primera semana de septiembre y en el que, salvo sorpresa que nadie espera, volverá a recibir el apoyo del PSE.

En su discurso, Tejeria habló precisamente de los retos que afrontará Euskadi durante los próximos cuatro años. Además de referirse a la situación producida por la pandemia, la reelegida presidenta de la Cámara vasca defendió la necesidad de actualizar el estatuto "para garantizar los derechos políticos, económicos, sociales, lingüísticos y culturales de la ciudadanía vasca".

En tal sentido, la parlamentaria del PNV subrayó que "para que todos esos derechos estén garantizados, resulta imprescindible un nuevo modelo de relación con el Estado, basado en la igualdad, la bilateralidad y el pacto. Necesitamos que se respete lo que las vascas y los vascos decidamos". "Durante las dos últimas legislaturas, el Parlamento Vasco ha estado trabajando en esa actualización. Ahora, ha llegado el momento de culminarla", remarcó.

Antes de que comenzara la sesión, la coalición PP-Ciudadanos buscó sin éxito que los parlamentarios realizaran un "acatamiento" de la Constitución española, algo que no encuentra encaje en el reglamento de la Cámara y que, por tanto, no ha sido aceptado.

Restricciones sanitarias

Más allá de esa petición de los conservadores, el pleno de este lunes ha estado marcada por las medidas de seguridad en materia sanitaria. Además de llevar mascarillas, las 75 parlamentarias y parlamentarios que componen la Cámara –en esta ocasión hay un 50,7% de mujeres y 49,3% de hombres– se han sentado en unos escaños separados por mamparas. También ha habido restricciones para los medios de prensa e invitados a esta atípica sesión de un atípico comienzo de legislatura.

Más noticias