Público
Público

Mañueco se somete a las exigencias de Vox en Castilla y León: pierden los derechos de la mujer, la memoria y la inmigración

El nuevo presidente de la Junta de Castilla y León ha hecho suya toda la ideología de Vox, con quien va a gobernar, sobre la nueva Ley de violencia intrafamiliar, la Ley de Concordia y la inmigración 'ordenada'.

El presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), saluda al que será su vicepresidente, Juan García-Gallardo de Vox (i) antes del debate de investidura este 11 de abril de 2022.
El presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), saluda al que será su vicepresidente, Juan García-Gallardo de Vox (i) antes del debate de investidura este 11 de abril de 2022. Nacho Gallego / EFE

Mañueco y García-Gallardo se abrazaban antes de comenzar el discurso de investidura del futuro presidente de la Junta de Castilla y León como rúbrica pública de su acuerdo. El PP ha abrazado a Vox, por tanto, abriéndole las puertas del Gobierno de una autonomía por primera vez en la historia democrática de España.

Las imposiciones del partido de Abascal han llevado a Mañueco a un terreno muy complicado

Y es que el salmantino ha ‘comprado’ el discurso de Vox en las que han sido sus primeras palabras en la investidura. Las imposiciones del partido de Abascal han llevado a Mañueco a un terreno muy complicado, haciéndole ‘tragar’ con todas sus propuestas a cambio del ‘sí’ en la investidura, lo que le enfrenta en muchas ocasiones hasta a su propio partido. Ésta es la razón por la que han aparecido las primeras discrepancias en la nueva coalición de Gobierno, antes incluso de gobernar: las futuras leyes sobre violencia de género o la Memoria Histórica han sido las 'culpables'.

Sobre la primera de las dos normas, la futura ley contra la violencia intrafamiliar, Mañueco ha asegurado en la primera parte de su discurso en las Cortes que mantendrá la ya existente -alabada por el mundo feminista-, aunque ha reconocido que elevará a rango de ley la lucha intrafamiliar, como había prometido a Vox, que no ha aplaudido esta idea desde sus asientos, ya que la cesión le ha debido saber a poco.

Según el político salmantino "son dos normas compatibles y complementarias", mientras desde el propio Foro Feminista de Castilla y León ya han mostrado su indignación asegurando que este hecho provocará que se "salte el convenio de Estambul". De hecho, aún no se había construido el nuevo Gobierno y el pacto PP-Vox ya ha recibido su primera manifestación en contra.

La intención de Vox trata de vincular el modelo de violencia a la situación que existía en el pasado

Lo cierto es que en Castilla y León existe una de las leyes más ampliamente mejoradas respecto a la ley estatal contra la Violencia de Género de 2004. Así lo reconoce el mundo feminista castellano y leonés, ya que recoge principios como la violencia hacia las mujeres en todos sus términos, no solo en las relaciones de pareja. La intención de Vox, en cambio, trata de vincular el modelo de violencia a la situación que existía en el pasado, la de la violencia denominada ‘doméstica’, que se produce en el ámbito de la familia. Se elimina así la categoría de análisis del género, es decir, la de la violencia que se produce por las circunstancias propias del patriarcado.

Viraje a la derecha de Mañueco

Pero es que el viraje a la derecha de Mañueco ha hecho que el propio Francisco Igea, socio de los populares en la anterior legislatura, lamentara ante los periodistas que esta nueva intención del político popular dejará de lado el anteproyecto de ley sobre violencia que estaba en marcha desde la consejería de Familia. El socialista Luis Tudanca no se ha quedado atrás en su discurso al apuntar que "nos queda tanto por hacer, que no podemos retroceder". "No mercadee con la igualdad", le ha pedido desde la tribuna y ha finalizado añadiendo: "Se lo ruego, tramite el anteproyecto de ley que estaba acordado con el apoyo del diálogo social".

La otra preocupación de Vox para entrar en el Gobierno de Castilla y León ha sido terminar con la ley de Memoria Histórica, defendiendo la nueva Ley de Concordia de los de Abascal. Mañueco ha asegurado, de acuerdo con la extrema derecha, que la Ley servirá para evitar "la utilización de la historia para dividir a los españoles".

Así, se ha dejado notar en el discurso de Mañueco la impronta de la extrema derecha cuando el salmantino ha instado a "reivindicar nuestra historia común y entenderla como elemento integrador para la reconciliación", imitando el discurso del representante de la extrema derecha, Juan García-Gallardo.

Inmigración ordenada

Mañueco también ha adquirido para sí la idea de Vox de la 'inmigración ordenada'

Mañueco también ha adquirido para sí la idea de Vox de la 'inmigración ordenada' al asegurar que Castilla y León incorporará "a personas extranjeras", pero siempre bajo unas condiciones, ya que se llevará a cabo "de una forma legal, ordenada, con clara vocación de incorporarse al mercado laboral y que busquen la plena integración a través del respeto a las leyes, valores y libertades europeos de la sociedad que las integra".

Teniendo en cuenta que la Junta no tiene competencias en políticas migratorias, Mañueco ha vuelto a hacer un brindis al sol para agradar a su nuevo socio de Gobierno que llevaba ese término de ‘inmigración ordenada’ en su programa y ha asegurado que las políticas de demografía irán por ese camino 'ordenado'.

Más noticias