Público
Público

MONARQUÍA El rey evitó dar al régimen saudí los consejos de “democracia” formulados en Cuba

En sus discursos oficiales ante autoridades saudíes, Felipe VI omitió por completo cualquier alusión a libertades o derechos humanos, tal como sí ha hecho esta semana en La Habana.

Imagen de archivo de la visita del rey Felipe VI a Arabia Saudí en enero de 2017. CASA REAL

Cuello inclinado y sonrisa en el rostro. A principios de 2017, mientras los aviones saudíes bombardeaban a la población civil en Yemen, el Rey Felipe VI se inclinaba en Riad ante el monarca Salman bin Abdulaziz Al Saud para recibir el gran collar, la máxima distinción del régimen. La foto resumía una larga relación de amistad y negocios que nació en el reinado de Juan Carlos de Borbón y se mantiene con su hijo al frente de La Zarzuela.

A día de hoy resulta relativamente sencillo encontrar fotos del rey Felipe con los jefes de la dictadura saudí. Sin embargo, es tarea imposible localizar algún discurso en el que el monarca pidiera democracia para los 32 millones de ciudadanas y ciudadanos que viven bajo el férreo sistema saudí, regido bajo los principios más extremistas de la sharia islámica.

Lo que Felipe ha hecho esta semana en Cuba, donde aseguró que “es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas, y los intereses de nuestros ciudadanos” no guarda reflejo con la actitud mantenida hasta ahora con la dictadura saudí, un régimen amigo de la monarquía española.

Ha habido más de una ocasión. La primera tuvo lugar en enero de 2015, cuando el rey visitó Arabia Saudí para mostrar sus condolencias por la muerte del rey Abdalá. Acompañado por el entonces ministro de Defensa del Gobierno de Rajoy, Pedro Morenés, el monarca mantuvo un breve encuentro con el nuevo rey saudí, Salmán Bin Abdulaziz. En el apartado de “discursos” de la Casa Real no se recoge ninguna intervención de Felipe VI en ese viaje.

En enero de 2017, el rey volvió a volar a Riad. De aquella visita están archivados en la web de Zarzuela dos discursos oficiales: las “palabras de Su Majestad el Rey en el Encuentro Empresarial España-Arabia Saudí” y las “palabras de Su Majestad el Rey a la colectividad española en Arabia Saudí”.

En ambas intervenciones abundaron los elogios y los llamamientos a hacer negocios, pero ni una palabra sobre democracia o derechos humanos, términos que sí han aparecido en la visita a Cuba de esta semana. “Arabia Saudí constituye un país clave de Oriente Medio y del mundo árabe”, dijo el 15 de enero de 2017 en la embajada española en Riad ante la colonia española –formada principalmente por empresarios y profesionales– afincada en ese país.

Un día más tarde, en el discurso pronunciado durante el encuentro empresarial, Felipe VI mostró su “convicción” y “deseo” de que la “cooperación económica y comercial entre Arabia Saudí y España siga reforzándose en el futuro”. De hecho, su intervención estuvo centrada pura y exclusivamente en las grandes oportunidades de negocios entre ambos países.

“Podemos afirmar claramente que las relaciones económicas y comerciales entre nuestros dos países se caracterizan por una intensidad que es creciente y fructífera. España es ya el tercer importador de productos saudíes de la UE, por delante de otras economías mayores que la española”, dijo en su discurso.

Antes de marcharse, el rey español tuvo palabras elogiosas hacia el jefe de la dictadura saudí. “Y ahora, al acabar esta visita al Reino de Arabia Saudí, quiero expresar mi sincero agradecimiento al Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas y Rey de Arabia Saudí, Su Majestad Salman Bin Abdulazid Al-Saud, por su fraternal hospitalidad que siempre guardaré en mi memoria”, añadió.

Negocios militares

 Los negocios y halagos continuaron en abril de 2018, esta vez en Madrid. El día 12 de ese mes, Felipe abrió las puertas de La Zarzuela al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, quien visitaba por primera vez España. Hubo foto oficial, almuerzo de honor… y la firma de un acuerdo bilateral en materia de Defensa.

Durante esa visita, el Gobierno de Rajoy accedió a hacer nuevos negocios militares con el régimen saudí pese a las graves violaciones a los derechos humanos que se registran tanto dentro de Arabia Saudí como en Yemen, el país arrasado por las bombas de ese régimen. Nada de eso ha aparecido en los discursos de Felipe VI.