Público
Público

Operación Kitchen Un informe de Asuntos Internos vincula a Rajoy con el espionaje a Bárcenas

Al expresidente se le cita con el mote de 'Asturiano', que es el que utilizaban los policías supuestamente concertados con el comisario jubilado José Manuel Villarejo

El expresidente del gobierno Mariano Rajoy, durante la presentación del libro 'Una España mejor', de Mariano Rajoy en la Fundación Rafael del Pino (Madrid). EFE/JuanJo Martín
El expresidente del gobierno Mariano Rajoy, durante la presentación del libro 'Una España mejor', de Mariano Rajoy en la Fundación Rafael del Pino (Madrid). EFE/JuanJo Martín

europa press

Un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional remitido a la Audiencia Nacional vincula con el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas dentro de la Operación Kitchen al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, al que se cita con el mote de Asturiano, que es el que utilizaban los policías supuestamente concertados con el comisario jubilado José Manuel Villarejo, según ha acreditado la investigación judicial.

El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, está fechado el 29 de octubre de 2018 y se remitió al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6. En el mismo se analizan los "proyectos" de Villarejo, el policía encarcelado desde su detención en noviembre de 2017, en especial por ser la persona que se encargó "del manejo como informador" de Sergio Ríos Esgueva, el chófer de la familia de Bárcenas.

"Pese a que la finalidad de la operación denominada Kitchen o Cocina se define en la nota intervenida en la carpeta Kit como la "localización de documentos del objetivo", dicen los policías en referencia a Bárcenas, "se colige que, en realidad, se trataría de una operación encaminada a la localización de esos documentos y archivos de audios comprometedores".

Asuntos Internos sostiene que la operación tuvo un "resultado positivo y estaría coordinada por el entonces secretario de Estado de Seguridad"

Asuntos Internos sostiene que la operación tuvo un "resultado positivo y estaría coordinada por el entonces secretario de Estado de Seguridad", en referencia a Francisco Martínez, y añade entre paréntesis: "Con conocimiento del Asturiano y del Largo". La investigación ha determinado que los policías que operaban junto a Villarejo llamaban Asturiano a Mariano Rajoy (el otro sobrenombre era Barbas). Por su parte, El Largo es el mote del abogado Javier Iglesias Redondo.

La Fiscalía Anticorrupción cuenta, además, con mensajes de Francisco Martínez, exnúmero dos del Ministerio del Interior -e investigado en el caso Villarejo-, en el que reconoce que si él termina declarando también lo hará Mariano Rajoy.

Los agentes añaden en su informe que, en un principio, la Operación Kitchen se justificó como el intento de averiguar "la posible ubicación" de documentación que Luis Bárcenas tendría oculta en un "escondite solo conocido por él para informar inmediatamente de ello a la Autoridad Judicial". Los investigadores apuntan que "hasta el momento" no existe constancia de ello.

Implicación de "órganos superiores"

Los policías de Asuntos Internos señalan que Villarejo llevó a cabo unas prácticas como policía que "colisionan con las obligaciones normativamente exigidas a los funcionarios policiales". Añaden que con la cobertura de desarrollar una actividad empresarial, en realidad "asume la práctica de diligencias restrictivas de derechos fundamentales sin cobertura legal ni judicial alguna", percibiendo "sumas millonarias".

En este contexto, explican que se ha "localizado información y documentación que relaciona al principal investigado con otra operación o proyecto (denominada Kitchen o Cocina), esta vez encargada desde órganos superiores y/o directivos de la administración general del Estado y sin que exista una retribución específica o conocida".

Esta misma afirmación fue utilizada por el juez Manuel García-Castellón para acordar el pasado lunes el levantamiento del secreto de la pieza 7 de la macrocausa Tándem la conocida como Operación Kitchen. El viernes pasado la Fiscalía pidió que se imputara al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y también a la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro.

Los policías de Asuntos Internos acreditan que "al menos en los años 2013 a 2015" José Manuel Villarejo se encargó como comisario adscrito a la Dirección Adjunta Operativa de la Policía al "manejo" como confidente del chófer de los Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva. El informe recoge conversaciones y pagos a cargo de fondos reservados hallados en la vivienda habitual del excomisario jubilado y en prisión, así como en la de su socio Rafael Redondo.

71 agentes para realizar seguimientos a la mujer de Bárcenas

El Cuerpo Nacional de Policía, dependiente del Ministerio del Interior, destinó un total de 71 funcionarios entre agentes y oficiales, para realizar seguimientos entre julio de 2013 y febrero de 2014 a la mujer de Luis Bárcenas -extesorero del PP-, Rosalía Iglesias, y a su entorno personal, según la documentación desclasificada por Interior a petición del juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata.

Si bien el documento entregado a la autoridad judicial resalta que "no existe constancia documental de ninguna operación denominada Kitchen", sí que apunta que en relación a Luis Bárcenas y a su pareja Rosalía Iglesias Villar, "existe constancia de la ejecución de diferentes vigilancias sobre personas o lugares del entorno de aquella última".

Las vigilancias fueron efectuadas por el Área Especial de Seguimientos

Y añaden que las vigilancias fueron efectuadas por el Área Especial de Seguimientos, servicio adscrito a la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) y que fueron realizadas por "orden y comunicación" del jefe de la UCAO, el comisario Enrique García Castaño, investigado en la causa.

Este documento forma parte del sumario relacionado con la operación 'Kitchen' que instruye el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata y sobre el que se ha levantado este miércoles el secreto. Se trataba de un operativo parapolicial que se habría sufragado con fondos reservados y con el que se pretendía sustraer información sensible del PP al que fue su tesorero, Luis Bárcenas, para ocultárselo a la justicia.

"La rubia sale de casa"

En los informes de esos seguimientos que realizan los agentes sobre el terreno, anotan todos los movimientos de Rosalía Iglesias, a la que denominan la rubia, cuando abandona su domicilio en una calle céntrica del barrio de Salamanca en Madrid. "La rubia sale de casa y se monta en el vehículo ranchera color negro conducido por el moro", dice textualmente una de esas anotaciones haciendo alusión también al chófer de Iglesias, Sergio Ríos, quien colaboraba además para el comisario José Manuel Villarejo en Kitchen.

De las notas de los agentes llama la atención además la precisión en la descripción por ejemplo de la ropa que viste la mujer de Bárcenas -"viste camisa blanca con flores rojas en la parte delantera, pantalones rojos"- e incluso el tipo de bolso que lleva cada día.

En esos seguimientos, los agentes siguen a Iglesias a sus diferentes destinos, como a un gimnasio en el ABC Serrano, a un centro de estética y belleza, al despacho de su abogado Javier Gómez de Liaño, o a su estudio de restauración de arte situado en la calle General Díaz Porlier. Incluso se les llega a seguir a ella y su hijo, Guillermo Bárcenas, hasta la prisión de Soto del Real, donde ya en julio de 2013 permanecía el que fuera tesorero del PP.

Además, destaca que a la hora de referirse a los individuos sobre los que se realiza el seguimiento, en ningún momento se citan sus nombres reales, y se opta por motes: La rubia, el moro, el gitano o el machaca, son algunas de las personas sobre las que el operativo puso el foco.

Más sobre 'Kitchen'

En Público llevamos informado sobre la operación Kitchen desde el año 2015. De hecho, fuimos los primeros en hablar sobre el exchófer de Bárcenas, Sergio Ríos, que logró entrar en la Policía Nacional y que actuó como confidente para sustraer papeles al extesorero popular a cambio de unos 2.000 euros al mes que saldrían de los fondos reservados del Ministerio del Interior, según las pesquisas. Otro de los personajes de los que también hemos informado es Andrés Gómez Gordo, el policía de cabecera de Cospedal, que trabajó diez años para gobiernos autonómicos del PP y fue condecorado irregularmente por el exministro Zoido tras hacer de enlace entre la DAO, dirigida por el comisario Pino, y la UDEF.
Clave en la investigación son las relaciones que ya mantenía el PP con Villarejo desde que se espió a los denunciantes de Gürtel en el año 2005, como ha demostrado un documento. Además, el abogado que Cospedal puso al frente de la causa de los Papeles de Bárcenas, también tenía estrechas relaciones con Villarejo y otros de sus clientes como los banqueros y dueños de la Banca Privada de Andorra, Ramón e Higini Cierco. Javier Iglesias El Largo también tiene un papel en la estructura descrita por el juez García Castellón.

Entre los interrogantes que siempre han quedado sin resolver en los papeles de Bárcenas están las cuestiones como a quién hacen referencia las abreviaturas M. Rajoy o I. López del Hierro, aunque ya se han demostrado los vínculos entre el constructor y marido de Cospedal con el comisario jubilado a través del banco que asesoraba, Societe Générale.
Tras la etapa de Fernández Díaz en Interior, Villarejo pretendía seguir controlando la cúpula del Ministerio gracias a Cospedal, con la que mantuvo reuniones en varias ocasiones, según pudo saber Público.

Más noticias de Política y Sociedad