Público
Público

Pablo Casado derecha Casado presume de liderar un PP "centrado" pero no se descuelga de la extrema derecha

En clave nacional el PP no ha cambiado de alianzas en ninguno de los gobiernos autonómicos en los que necesita a Vox, y en Europa se ha alejado del criterio del Partido Popular Europeo para abrazar postulados más ultras.

El líder del PP, Pablo Casado, interviene en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, en Madrid, (España), a 28 de octubre de 2020. El Gobierno responderá, entre otras cuestiones, a lo relativo al estado de alarma declarado por l
El líder del PP, Pablo Casado, interviene en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, en Madrid. Europa Press.

marta monforte

Pablo Casado ha convertido la palabra "centralidad" el eje de su discurso en este último mes, después de su 'no' a la moción de censura impulsada por Vox en el Congreso. El pasado sábado, durante una visita a València, el presidente del PP volvió a defender la "moderación" como seña propia e hizo un llamamiento "al socialismo moderado" y "a la izquierda patriótica", para unirse a su formación y lograr así la derrota del "Partido Sanchista". Dijo que el PP era ahora el refugio de aquellos que habían votado "azul o rojo" en el pasado, un discurso prácticamente calcado al del expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

Sin embargo, ni el contundente discurso del líder del Partido Popular contra los ultraderechistas, ni sus asiduas referencias al "centro", han tenido efectos en la práctica: en clave nacional los populares no han cambiado de alianzas en ninguno de los gobiernos autonómicos en los que necesitan a Vox para legislar y aprobar los presupuestos autonómicos. Y en Europa se han alejado del criterio de su familia política, el Partido Popular Europeo (PPE).

Sucedió con una resolución aprobada por el Parlamento Europeo (PE) el pasado jueves. Con 455 votos a favor, 145 en contra y 71 abstenciones, la mayoría de la Eurocámara consideró que la sentencia del 22 de octubre del Tribunal Constitucional polaco, que declaró inconstitucional el aborto en caso de defecto grave e irreversible, "pone en peligro la salud y la vida de las mujeres". Mientras que la gran mayoría del PPE votó favorablemente, los diputados del PP español se dividieron entre el voto en contra y la abstención.

De los 12 europarlamentarios que actualmente tiene el PP en Bruselas, cinco de ellos optaron por la abstención (Esteban González Pons, Dolors Monserrat, Antonio López Isturiz, Pilar del Castillo Vera y Javier Zarzalejos), seis por el 'no' (Juan Ignacio Zoido, José Manuel García-Margallo, Francisco José Ricardo Millán Mon, Isabel Benjumea, Pablo Arias Echeverría y Leopoldo López), mientras que la eurodiputada Rosa Estarás se ausentó de la votación.

La decisión de no apoyar la resolución sobre el aborto en Polonia vino directamente desde Madrid

Estarás, que votó a favor de las propuestas individuales, evitó así entrar en conflicto con la delegación a la que pertenece, que había impuesto la abstención. Según las fuentes consultadas por Público.es la decisión de no apoyar dicha resolución, que, según el texto, aboca a las mujeres polacas a "abortos ilegales, clandestinos, inseguros y potencialmente mortales", se toma desde Madrid. Es decir, desde la sede Génova, bajo los manos de Pablo Casado, y con Dolors Montserrat como su representante en Bruselas.

Al igual que parte de la delegación del PP español, los eurodiputados de Vox votaron en contra de la moción. La ultraderechista Margarita de la Pisa Carrión, celebró la decisión del tribunal polaco. "La pérdida de valores y la apuesta por la cultura de la muerte amenazan gravemente a Europa", señaló.

El silencio del PP español con el bloqueo de Orbán

También en clave europea, el PP trata de evitar la crítica al gobierno liderado por el húngaro Viktor Orbán que, junto a Polonia, está vetando el histórico acuerdo del fondo anticrisis de la Unión Europea, un instrumento creado para sacar del barro a países como España e Italia, fuertemente tocados por la pandemia. Tanto Orbán como el polaco Mateusz Morawiecki lo bloquean porque se oponen a una de las cláusulas incluidas en el acuerdo, que señala que se pueden denegar dichas ayudas a Estados que violan los principios del Estado de derecho consagrados en el artículo 2 del Tratado de la UE.

Pese a la gravedad del asunto, el PP español ha evitado criticar públicamente al presidente de Hungría, que lidera el partido Fidesz, integrado en la familia del Partido Popular Europeo. "Me parece mal lo de Sánchez y lo de Polonia", dijo recientemente Casado, metiendo al presidente del Gobierno español en la ecuación y obviando a Orbán. "¿Por qué tenemos que estar viendo lo que hace Polonia, que es un Gobierno extremista de derechas como el de Sánchez es extremista de izquierdas?", planteó, ignorando de nuevo al gobierno húngaro.

La delegación delegación encabezada por Dolors Montserrat también guarda estricto silencio, tanto en comparecencias públicas como en redes sociales, pese a que el presidente del Partido Popular Europeo, Donald Tusk, pidió al resto de partidos que se posicionaran. "Quien esté en contra del principio del Estado de Derecho, está en contra de Europa. Espero una posición clara al respecto de todos los partidos del PPE. Los oponentes de nuestros valores fundamentales ya no deberían ser protegidos por nadie", señaló.

Las polémicas declaraciones de Álvarez de Toledo y Ayuso

La diputada del PP y exportavoz popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, reprochó a Casado sus declaraciones por el día internacional de la violencia contra la mujer. Álvarez de Toledo aseguró que "no existe la violencia contra la mujer por el hecho de ser mujer", tal y como había expresado el líder del PP, y lamentó que éste se dejara llevar "por la voluntad de distanciarse como sea" de Vox. 

"No existe ninguna prueba empírica, científica o fáctica de la existencia de una violencia contra la mujer por el hecho de ser mujer", reclamó la diputada en un vídeo publicado en Youtube, en el que puntualizó que los "asesinos son gente sin principios, cobardes y animales" pero "excepciones dentro de la excepción", dijo. Un planteamiento que la conservadora ha defendido en diversas ocasiones,  también cuando fue la voz de los populares en la Cámara Baja. Unas palabras que recuerdan a otras polémicas declaraciones en materia de género, como cuando cuestionó el "solo sí es sí" tras la sentencia del caso de 'La Manada'. "¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí hasta el final?", dijo en un debate.

El líder del PP, Pablo Casado, junto a la exportavoz popular Cayetana Álvarez de Toledo, en una imagen de archivo. AFP.

Lejos de apartarla tras estas declaraciones, el PP catalán quiere contar con Álvarez de Toledo en campaña para frenar el auge de Vox. En este mismo contexto la dirección del partido quiere promocionar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que también acudió a Barcelona como parte de la precampaña.

La presidenta madrileña, que se ha convertido en la 'cara visible' del PP contra Sánchez, y cuyos planteamientos se mimetizan con los de Vox, acusó recientemente a las dirigentes de Unidas Podemos de pertenecer a un partido en el que para ascender las mujeres necesitan a "sus machos". Un comentario que más tarde le afearon los grupos de la oposición, a excepción de los ultraderechistas.

La presidenta de la Comunidad de Madrid participó en un homenaje el pasado 25-N e hizo un discurso desde la Real Casa de Correos en el que presentó a los hombres como víctimas. "Ellos muchas veces son víctimas y sufren porque sus hijas, hermanas o amigas están sufriendo por una persona que un día dejó de ser hombre para pasar a ser un elemento que destruye la vida de todos los que le rodean", dijo. En estas mismas fechas, hace un año, Ayuso aseguró que no se podía "victimizar a la mujer y culpar sólo al hombre".

El PP concede un millón de euros a asociaciones antiabortistas

Una de las partidas incluidas en el acuerdo del gobierno andaluz, conformado por PP y Cs, para que los ultraderechistas dieran su apoyo, como finalmente así ha sucedido, ha sido conceder más de un millón de euros (1,5 millones) a "entidades sin fines de lucro y entidades públicas que presenten proyectos" para "asesorar" a las mujeres embarazadas que lo necesiten y promover medidas que potencien la "cultura de la familia". La creación de esta línea de ayudas se produce en un contexto de ataques prácticamente diarios de Vox a los colectivos feministas y de memoria histórica.

"Se considera imprescindible la puesta en marcha de un programa de asistencia a la mujer embarazada en dificultades, con el objetivo de proceder a la atención de dichas mujeres". "Las mujeres embarazadas, sobre todo en situación de mayor vulnerabilidad, dispondrán por tanto de una asesoría en el embarazo y posparto que les preste apoyo durante el proceso, en su entorno cercano". "La Consejería de Salud y Familia impulsará una campaña a través de la RTVA en la que se fomentarán los valores de la maternidad".

Más noticias de Política y Sociedad