Público
Público

Pablo Casado PP  El acuerdo europeo acaba desgastando a Casado por su ofensiva contra Sánchez

Los planes no le han salido bien al PP esta semana. Pablo Casado comenzó el lunes acusando al presidente del Gobierno de llegar a Bruselas "sin los deberes hechos". Horas más tarde, firmaba un acuerdo ventajoso para España.

Un cuento para Pablo Casado
El líder del PP, Pablo Casado, en la tribuna del Congreso

marta monforte

Los planes no le han salido bien al PP esta semana. Pablo Casado comenzó el lunes acusando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de llegar a Bruselas "sin los deberes hechos". El conservador lleva meses tratando de minar la imagen del Gobierno en Europa y no dudó en aliarse con los países obstruccionistas (Holanda, Austria, Suecia, Dinamarca y Finlandia) que pedían duras condicionalidades a los países del sur para acceder al fondo europeo.

Sin embargo, tras 96 horas de negociación, los líderes europeos alcanzaron un acuerdo el martes de madrugada para vestir el fondo de recuperación en condiciones muy ventajosas para nuestro país, que obtendrá 140.000 millones de euros, el equivalente al 11% del PIB en 2019, una cantidad muy similar a la que España tenía asignada al inicio de las negociaciones. De este total, 72.700 millones de euros correspondería a transferencias y el resto a préstamos. Sánchez aseguró, ufano, que se trababa de un "acuerdo histórico".

Unas horas más tarde, Casado "celebró" el acuerdo pero atribuyó el mérito del mismo a su familia política europea, el PPE. "El Partido Popular ha hecho más por España incluso que los socios del PSOE, se ha visto en estas cuatro jornadas maratonianas de negociaciones", dijo. Y añadió: "Este acuerdo es una enmienda a la política del Gobierno de España". Para el conservador, las recetas que debe seguir a partir de ahora el Ejecutivo de coalición para contentar a Bruselas son las que ha aplicado el PP en "las últimas recesiones" (realizar una reforma fiscal, mantener la reforma laboral y abaratar la contratación).

Pese a que Casado desearía que fuera de otro modo, la condicionalidad propuesta por la Unión Europea no repite las mismas fórmulas que tras la crisis del año 2008 con las grandes partidas de recortes, sino que ahora se ha apostado por el endeudamiento común para ayudar a los países más afectados por la covid-19. No se exige que España deba mantener la reforma laboral ni recortar pensiones, como sí llegó a pedir el primer ministro holandés Mark Rutte, que se erigió como portavoz de los citados países obstruccionistas.

Lejos de rectificar, Casado insistió el miércoles, tanto en la sesión de control al Ejecutivo celebrada en el Congreso, como en el acto posterior junto al presidente de la CEOE, que las ayudas de la UE son "un rescate en toda regla a la economía nacional por mucho que se intente vender lo contrario", lo que es  falso, como explica este diario. También lo negó el comisario de Asuntos Económicos de la UE, Paolo Gentiloni. "No es un instrumento de rescate". Ya conocemos la experiencia del pasado y no vamos a cometer los mismos errores".

Voces en el PP critican la estrategia de Casado

Diversas fuentes del PP consultadas por Público han admitido que Sánchez ha "logrado un buen acuerdo" para España y que la hipótesis del adelanto electoral para 2021 que manejaba Casado hace dos meses se ha difuminado por completo. "Tendremos a Sánchez e Iglesias para rato", señala un alto cargo popular. "Si Pablo [Casado] confiaba en que el Gobierno quebrara después del acuerdo por las duras exigencias, evidentemente se equivocaba", continúa. Otro diputado popular destaca que fue demasiado "temerario" decir que Sánchez iba "sin los deberes hechos" horas antes de que se firmase un acuerdo favorable a España.

Lo cierto es que la dura estrategia de Casado está cada día más cuestionada en el PP, especialmente tras la contundente victoria de Alberto Núñez Feijóo en Galicia, enmarcado en el "sector moderado" de la formación. "A nosotros nadie nos tiene que llevar a la moderación, porque siempre hemos estado en ella", fueron las palabras pronunciadas por Casado durante el último Comité Ejecutivo del PP, que reunió a dirigentes territoriales y altos cargos para analizar lo sucedido en las elecciones vascas y gallegas del 12-J. Apenas una hora antes Feijóo señalaba ante la prensa la necesidad de un PP "centrado" y "templado".

No ayuda que Cayetana Álvarez de Toledo sea la actual portavoz del PP en la Cámara Baja. Su nombramiento, a finales de julio de 2019, no generó, precisamente, aquiescencia en el Partido Popular por su estilo bronco y sus habituales salidas de tono. "Cayetana va por libre", es el comentario más repetido entre las filas de su propio partido. Para Casado supone, sin embargo, una fiel representante de la "derecha sin complejos". Tampoco convence el actual equipo directivo, más pendiente de su cuota televisiva, según fuentes del partido, que de "reconducir" el rumbo de la formación.

Sánchez, a Casado: "No ha hecho nada para ayudar a los intereses de España"

El presidente del Gobierno acudirá a la Cámara Baja el próximo miércoles para explicar el acuerdo firmado en Bruselas. Aunque tanto Sánchez como Casado ya protagonizaron su primer debate en la pasada sesión de control a propósito del reparto de fondos, y no precisamente en buenos términos.

"A nivel europeo hemos logrado un gran acuerdo. He escuchado sus interpelaciones en estos días; nada para arrimar el hombro ni para ayudar a los intereses de España en Bruselas. Las negociaciones han sido extenuantes, el resultado, extraordinario y su aportación, inexistente", le dijo Pedro Sánchez al líder del PP. "Hay cuatro millones de parados y un centenar de focos del virus. Afortunadamente, Europa ha venido en nuestra ayuda, a pesar de que usted ha sido un convidado de piedra en las negociaciones", le respondió Casado.

"Adenauer, Monet, Schuman y, desde ayer, Pablo Casado como padres de la Unión Europea", fue la contra-respuesta de Sánchez, en tono irónico. "No sé por qué les cuesta tanto reconocer un éxito del Gobierno para este país", prosiguió El socialista volvió a acusar al conservador de "mimetizarse con la ultraderecha" lo que, a su juicio, "hace prácticamente imposible" un acuerdo entre ambas formaciones.

Más noticias de Política y Sociedad