Público
Público

El pacto del Gobierno con Cs rompe la negociación con ERC: "Han elegido socio" 

Durante todo el día se mantuvo el diálogo, a pesar de que el partido de Inés Arrimadas aseguró que el pacto con el Ejecutivo sobre la prórroga del estado de alarma suponía además la renuncia a la mesa de diálogo sobre Catalunya. A última hora de la noche del martes los republicanos seguían exigiendo poner una fecha a esta mesa y acabar con el mando único.

El diputado de ERC, Gabriel Rufian, pasa junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. E.P./Eduardo Parra
El diputado de ERC, Gabriel Rufian, pasa junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. E.P./Eduardo Parra

Alejandro lópez de miguel / manuel sánchez

El Grupo Socialista estuvo todo el martes negociando con ERC para evitar al menos el voto en contra de los republicanos a la prórroga del estado de alarma en el Congreso, incluso tras el anuncio, por parte de Ciudadanos, de que habían logrado arrancar al Ejecutivo el compromiso de que no iba a haber ninguna mesa de negociación con ERC ni se iba a reabrir la mesa de diálogo sobre Catalunya.

Sin embargo, a última hora de la noche los independentistas catalanes enviaron un comunicado en el que certificaban esta ruptura: "El Gobierno del PSOE y Unidas Podemos ha elegido socio, ha decidido apostar de nuevo por Ciudadanos".

En la nota, ERC asegura que ha hecho llegar al Ejecutivo unas condiciones claras y públicas desde el primer momento, que estas eran unas condiciones mínimas, "pero el Gobierno ha mostrado cuáles son sus preferencias y cuál es su modelo". "Prácticamente no ha habido ningún gesto para intentar llegar a un acuerdo, porque parece que ya habían elegido desde el inicio".

ERC: "Prácticamente no ha habido ningún gesto para intentar llegar a un acuerdo, porque parece que ya habían elegido desde el inicio"

En la misma línea, Esquerra afirma que no quiere entrar en ningún "mercadeo" y que "ya se ha perdido bastante tiempo", por lo que ha decidido presentar sus enmiendas en las que recogen, entre otras cosas, acabar con el mando único  y, además, mantienen su exigencia de poner una fecha de negociación a la mesa de diálogo, los dos puntos de mayor fricción en la negociación con el Gobierno. Aún así, añaden que no cierran todas las puertas: "Nos mantenemos a la espera. Ellos son quienes deben elegir, Esquerra o la derecha", concluyen.

El Gobierno, pese a que el acuerdo con Ciudadanos prácticamente le garantiza que salga adelante la prórroga del estado de alarma, quiso seguir manteniendo el diálogo con ERC y contar con los independentistas catalanes, a los que siguen considerando como una pieza fundamental para la estabilidad del Ejecutivo y la duración de la legislatura.

La negociación se mantuvo todo el día y, de hecho, fuentes de ERC reconocieron a media tarde del martes que las conversaciones se seguían manteniendo, y su portavoz en la Cámara Baja, Gabriel Rufián, no salió ni a comentar el anuncio de Ciudadanos, que la formación naranja enmarcó en el acuerdo con el Ejecutivo para prorrogar durante dos semanas el estado de alarma, hasta el 7 de junio.

Lo cierto es que la propuesta del partido de Rufián al Ejecutivo únicamente se refería a la mesa de diálogo para reclamar que se adoptaran plazos para su próxima reunión, si bien no exigió el cumplimiento de un plazo concreto, y siempre se refirió a que este encuentro tendría lugar una vez decayera el estado de alarma, según esta formación. En ningún caso tuvieron conocimiento de que el Gobierno renunciase a esta mesa.

Sin ir más lejos, cuando el Ejecutivo anunció en enero que esperaría a las elecciones catalanas -que ni siquiera están convocadas- antes de constituir esta mesa, ERC habló de un "incumplimiento flagrante" del acuerdo, de la "irresponsabilidad absoluta"  del Gobierno, y forzó su rectificación. En esta ocasión, Esquerra se mostró comedida en un principio, lejos de la dureza empleada en otras ocasiones, a pesar del impacto del anuncio de Cs.

El Gobierno no admite ese pacto con Ciudadanos

El Gobierno, ademas, se sirvió de la rueda de prensa del Consejo de Ministros para desmentir, con mayor o menor rotundidad, las palabras de Cs e intentar tranquilizar a ERC. De hecho, fuentes del Ejecutivo consultadas por Público afirmaron directamente que el anuncio del partido de Arrimadas no era cierto.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, negó la mayor, afirmando que las materias debatidas abarcaban el estado de alarma, los ERTE o la habilitación del mes de julio para trabajar en el Congreso, mientras que el titular de Sanidad, Salvador Illa, fiel a su estilo, se remitió a las declaraciones del presidente, Pedro Sánchez, que tampoco contemplaba la vinculación de estos escenarios.  

Sánchez ya ha dicho que seguirá afrontando la situación de Catalunya, si bien indicó que no se podía vincular la prórroga del estado de alarma a la mesa de negociación.

ERC mantiene sus peticiones

A última hora de este martes, ERC optó por no relajar ni un ápice sus peticiones de modificación de la prórroga del estado de alarma, al menos por la vía formal, según informa Alexis Romero. Las propuestas de resolución (enmiendas) registradas por el Grupo Republicano en el Congreso seguían poniendo sobre la mesa la devolución de las competencias a las comunidades autónomas y exigiendo que los territorios participasen de forma activa en la progresión de las fases de desescalada.

El grupo de Rufián propone, concretamente, que el ministro de Sanidad, como autoridad competente delegada, "conjuntamente y de común
acuerdo con el presidente de cada comunidad autónoma", podrán acordar la
progresión de las fases y medidas aplicables en un determinado ámbito
territorial.

También pide que durante la duración del estado de alarma las comunidades autónomas conserven sus competencias en materia de Justicia. "El presente estado de alarma no facultará ni será utilizado bajo ningún supuesto
por la autoridad competente para arrogarse y/o ejercer competencias en materia de administración de justicia que estuvieran transferidas a las comunidades autónomas".

En especial, los catalanes se refieren a las competencias en relación con oposiciones y concursos, personal al servicio de la administración de justicia, oficina judicial, justicia gratuita y justicia de paz. 

Más noticias de Política y Sociedad