Público
Público

Moción contra Torra El Parlament rechaza la moción de censura de Cs a Torra, convertida en un acto de precampaña

Solo el PP apoya la iniciativa defendida por Lorena Roldán, que se ha dedicado a alimentar el relato de su partido que pretende vincular el independentismo a la violencia. También al PSC de connivencia con el soberanismo, además de situarlo fuera del "constitucionalismo". El grueso de la cámara critica una moción que ya se sabía que no se aprobaría.

La líder y portavoz grupo parlamentario de Ciudadanos, Lorena Roldán, durante su intervención hoy en el debate de la moción de censura impulsada por Ciudadanos contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra. EFE/ Toni Albir

No ha habido sorpresa y el Parlament ha rechazado la moción de censura que Ciudadanos ha presentado contra el president de la Generalitat, Quim Torra. Solo el PP ha votado a favor de la iniciativa, mientras que el PSC se ha abstenido y el resto de la cámara se ha opuesto. El debate, que se ha alargado desde las 10h hasta las 19.30h, tampoco ha ofrecido un contenido que se saliera de un guión más que previsible. Con unas encuestas que le pronostican un muy mal resultado en las elecciones españolas del próximo 10 de noviembre, el partido de Albert Rivera e Inés Arrimadas ha repetido hasta la saciedad su particular argumentario para vincular al independentismo a la violencia y para excluir del "constitucionalismo" a todos los grupos que no compartan sus tesis.

La segunda cuestión se explica fundamentalmente por la estrategia del partido de intentar taponar las posibles pérdidas de voto hacia el Partido Socialista, presentándose como la formación con un discurso más duro sobre Catalunya y acusando a los de Miquel Iceta de connivencia con el independentismo. Teniendo en cuenta esto, no sorprende que Lorena Roldán (Cs) y Iceta hayan protagonizado el que ha sido, seguramente, el debate parlamentario más intenso de la jornada, en el que el veterano dirigente del PSC no ha tenido demasiados problemas para superar el argumentario, bastante plano y basado en la repetición constante de consignas, de Roldán. En cuanto al resto, y con la única excepción del líder del PP Alejandro Fernández, han coincidido en tildar de "electoralista" la moción, presentada a 40 días de las elecciones españolas y con el encarcelamiento de siete miembros de los CDR como excusa.

El presidente del grupo parlamentario de Cs, Carlos Carrizosa, ha sido el primero en intervenir para defender la moción para ceder posteriormente todo el protagonismo a la diputada Lorena Roldán, la candidata del partido a la presidencia de la Generalitat. Conscientes de que no tienen ninguna opción de captar votantes entre la población soberanista, y con la mirada claramente puesta en el electorado estatal -Albert Rivera e Inés Arrimadas han asistido a la sesión, como la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo-, ambos han intentado vincular al PSC al independentismo, con la esperanza de captar votantes el 10-N. Con un tono y un relato muy similar al que, durante años, mantuvo el PP en el País Vasco -en un contexto, evidentemente, muy diferente del que hay en Catalunya- los dos dirigentes de Cs se han presentado como "demócratas ", en contraposición a los independentistas.

"Apoyar la moción es una obligación moral para cualquier demócrata y constitucionalista", ha proclamado Roldán, en su primera intervención, para añadir que "es un imperativo apartar a un gobierno que anima a los radicales, que aplaude a gente que está investigada de terrorismo". Esta ha sido la idea base alrededor de la cual ha girado el argumentario desarrollado por Cs. La formación ha aprovechado la detención -y posterior encarcelamiento- de siete personas vinculadas a los CDR -a las que la Audiencia Nacional investiga por terrorismo- para quitar el polvo a su relato sobre la violencia del independentismo, aunque ésta no haya existido, y alimentar una tensión que le ayude a movilizar a sus votantes potenciales.

Los discursos de los dos dirigentes de Cs han dado una credibilidad absoluta a las filtraciones publicadas por determinados medios sobre el caso de los CDR encarcelados. "¿De verdad, señor Torra, puede mirar a los ojos de los catalanes cuando usted está dando un apoyo explícito a las personas que buscan, presuntamente, atentar en Catalunya? Y, usted, señor Iceta, ¿no ve lo que se está haciendo?", ha soltado Carrizosa. "Señor Torra, ¡conoce a las personas que están detenidas? Porque si las conoce nos tendrá que explicar porque, pero si no las conoce, ¿qué hace usted aplaudiendo-las y reclamando su libertad? ¿Porque son independentistas? ", ha añadido.

Cs ha dado una credibilidad absoluta a las filtraciones publicadas sobre el caso de los CDR

"Entre la democracia y la violencia, todo el mundo que nos mira escogería democracia. ¿Por qué el PSC se pone al lado de los que apoyan la violencia? Con esta moción se trata qué los demócratas digamos convivencia sí, violencia no". Carrizosa también ha considerado que el independentismo ni es un movimiento cívico, "porque no nace de la ciudadanía, nace de las élites", ni es pacífico ni tampoco democrático, ya que según él los que se oponen "sufrimos violencia de diferentes intensidades ".

Roldán, a su vez, ha empleado algunos de los hits habituales del partido, como que hoy se hablaría de los "problemas reales" de los catalanes. "Hoy estamos aquí firmes en defensa de la democracia y la libertad, lo que está por encima de las siglas, porque siguen (en el Govern) junto a quienes preparan explosivos o quieren asaltar el Parlament", ha comentado. Para ella, "esta moción puede ser un primer paso para recuperar la convivencia y acabar con la intolerancia" y ha dejado claro que "hay que apartar al señor Torra para trabajar para todos los catalanes".

También ha desgranado en diez puntos el programa de Cs en caso de que llegara al Govern, con muchas promesas grandilocuentes pero sin explicar de dónde saldrían los recursos para llevar a cabo las promesas políticas. También en este ámbito, el discurso ha sido la repetición de las consignas habituales del partido, con críticas al modelo de inmersión lingüística y a TV3 o la promesa de detener el proceso y cerrar los "chiringuitos", como el "Diplocat", para que "ni un euro de los catalanes sirva para manchar la imagen de España".

Lorena Roldán (Cs), durante su intervención del debate de la moción de censura contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra. EFE/ Quique Garcia

Iceta: “Ha parecido que la moción era contra mí”

El Govern no ha querido dar demasiada importancia a una moción destinada al fracaso parlamentario y ha dejado la réplica en manos de la portavoz y consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, que ha criticado que "algunos lo que quieren hoy es que asistamos a un debate electoralista", para añadir que "esto no es un bar ni un plató de televisión, esto es el Parlament de Catalunya". "Su objetivo no es resolver los problemas reales de los ciudadanos, lo que realmente quieren es tapar y esconder el conflicto real que hay sobre la mesa, que es la relación entre Catalunya y España", ha concluido Budó.

Iceta ha criticado la presentación de la iniciativa "porque los números no salen"

El debate más intenso, sin embargo, lo han protagonizado Iceta y Roldán, conscientes de la frontera electoral que aún existe entre el PSC y Cs. "En algunos momentos me ha parecido que la moción era contra mí, más que contra Torra", ha soltado de entrada Iceta, que ha criticado la presentación de la iniciativa "porque los números no salen" y la ha calificado como "la moción de la fracasada Lorena Roldán". "Ustedes han tenido muchos minutos de pantalla, pero Torra obtendrá una victoria parlamentaria", ha sentenciado.

"No votamos en contra, porque hay motivos para censurar el presidente Torra; su continuidad al frente del gobierno es un problema grave, pero no se le puede sustituir a través de una moción de censura en la que los números no dan y ustedes no son alternativa", ha comentado al explicar el sentido del voto de su partido. En cambio, ha apostado por la convocatoria de unas nuevas elecciones catalanas para "pasar página" al actual gobierno catalán y no ha descartado una futura aplicación del artículo 155, aunque matizando que su aplicación permanente, como reclama Cs, "es inconstitucional, está pensado para una situación excepcional".

En su réplica, Roldán ha seguido con su discurso inicial de criminalización del independentismo para comentar que "hemos visto que se habla de explosivos en Catalunya, hemos visto que se volvían a votar resoluciones ilegales en este Parlamento". También ha añadido que "los ciudadanos de Catalunya tienen miedo. Y más porque ven como el Partido Socialista no sólo mira hacia otro lado, sino que se niega a sentarse a hablar con Cs". Autoerigida en representante, casi única, del "constitucionalismo", ha añadido que el PSC le "da la espalda", para insistirle a Iceta que "no le pido que vuelva al constitucionalismo, sino que vuelva al sentido común". Para ella, los socialistas "cuando tienen la oportunidad, siempre escogen los independentistas, no los constitucionalistas", como en la "Diputación de Barcelona", donde el PSC gobierna con JxCat.

Albiach: "El único proyecto de Cs es la crispación"

La presidenta del grupo parlamentario de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach, se ha mostrado muy crítica con la moción. Pese a mostrarse muy alejada del gobierno encabezado por Quim Torra, que considera que se "merece una moción de censura y una oposición firme", ha sido especialmente dura con Cs, un partido que considera un "peligro público" cuando gobierna, como ha demostrado el "trifachito" andaluz con PP y Vox, del que ha citado varias medidas. También ha añadido que Cs "banaliza el terrorismo de ETA" y qué en vez de políticos, "parecen jueces o fiscales", porque "condenan sin juicio" a los detenidos de los CDR. "El único proyecto político de Cs es la crispación", ha remachado. Roldán le replicó calificando a los comuns de "comparsas" del independentismo.

La CUP, por su parte, ha anunciado el no a la moción, pero ha querido resaltar que esto no significa que esté "de acuerdo" con la actuación del Govern, porque las "instituciones catalanas no son un muro entre la represión y la ciudadanía ". El diputado Vidal Aragonés ha señalado que la moción es "una farsa" y ha añadido que Cs pretende "criminalizar" al pueblo de Catalunya con la difusión del "relato" sobre el independentismo de "el aparato del Estado". La réplica de Roldán ha sido decir que la CUP "está al lado del mal", porque apoya las acciones de Arran, ya sea en sedes de Cs o en el domicilio del juez Pablo Llarena: "Sería extraño que ustedes estuvieran a favor de la democracia, la convivencia y la libertad. Por dónde está la CUP se sabe dónde está lo malo para España y para la igualdad".

Finalmente, los dos grupos del Govern, ERC y JxCat, han subrayado el carácter "pacífico" del independentismo y la voluntad de "crispación" de Cs. El presidente del grupo parlamentario de Esquerra, Sergi Sabrià, ha cargado también contra el PSC porque ha pasado de "defender el referéndum en 2012 a defender la aplicación del 155 o la ley de seguridad nacional", además de pedirle a Iceta que no se apunte “a la idea de la confusión de terrorismo y independentismo". También ha insistido en que la solución al conflicto" siempre será votar". Albert Batet, presidente del grupo de JxCat, ha pedido a Roldán que condenara la violencia policial del 1-O, lo que no ha conseguido.

Más noticias de Política y Sociedad