Público
Público

Moción contra Torra Cs convierte la moción de censura contra Torra en un acto de precampaña para criminalizar al independentismo

“Es un imperativo apartar a un gobierno que anima a los radicales, que aplaude a gente que está investigada por terrorismo”, proclama Lorena Roldán, en referencia a los CDR encarcelados. El partido naranja intenta alimentar un relato de tensión que lo ayude a mejorar sus malas expectativas electorales, con unas encuestas que pronostican una fuerte caída el próximo 10 de noviembre.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La líder y portavoz grupo parlamentario de Ciudadanos, Lorena Roldán, durante su intervención en el debate de la moción de censura contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra. EFE/Toni Albir

Ciudadanos ha convertido el debate de la moción de censura contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en un acto de precampaña para las elecciones generales del 10 de noviembre. Con el Parlament como escenario, y consciente de que la iniciativa no recibiría apoyo suficiente para salir adelante, el partido naranja se ha dedicado a alimentar su particular relato sobre la situación en Catalunya, con la pretensión de criminalizar el independentismo y vincularlo a la violencia, en un claro intento de evitar un previsible trasvase de votantes al Partido Socialista.

Tanto Carlos Carrizoza como Lorena Roldán, los encargados de defender la moción de censura y presentar el programa de gobierno de Cs en el supuesto de que prosperara, han repetido los tópicos habituales de su partido, presentándose como “demócratas” en contraposición a los “independentistas”. En su réplica inicial, el Gobierno ha optado por un perfil bajo para sacar tajada a la iniciativa, con una respuesta a cargo de la consellera de la Presidència y portavoz, Meritxell Budó.

“Apoyar la moción es una obligación moral para cualquier demócrata y constitucionalista”, ha proclamado Lorena Roldán, la candidata de Cs a presidir la Generalitat, para añadir que “es un imperativo apartar a un gobierno que anima a los radicales, que aplaude a gente que está investigada por terrorismo”. Esta ha sido la idea principal alrededor de la cual ha girado el argumentario desarrollado por Cs. La formación ha aprovechado la detención –y posterior encarcelamiento– de siete personas vinculadas a los CDR –a las que la Audiencia Nacional investiga por terrorismo– para sacar el polvo a su relato sobre la violencia del independentismo, a pesar de que esta no haya existido, y alimentar una tensión que lo ayude a movilizar sus votantes potenciales.

La líder y portavoz grupo parlamentario de Ciudadanos, Lorena Roldán. EFE/ Quique Garcia

En la presentación de la moción, el presidente del grupo parlamentario de Cs, Carlos Carrizosa, ha intentado vincular Torra a la violencia, recuperando la expresión “apreteu”, que el presidente utilizó para referirse a los CDR y a la “vía eslovena”. “Torra lleva casi un año de vulneración de los derechos de los catalanes, de deterioro de la convivencia”, ha asegurado el dirigente del partido naranja, que en la primera alusión al PSC ha comentado también que “Torra acudió a la vía eslovena, la vía de los muertos, por la secesión. Esto merece una reflexión por parte del Partido Socialista”.

"Diputados, hay millones de catalanes que están esperando que hagamos algo"

Los discursos de los dos dirigentes de Cs han dado una credibilidad absoluta a las filtraciones publicadas por determinados medios sobre el caso de los CDR encarcelados. “De verdad, señor Torra, ¿puede mirar a los ojos de los catalanes cuando usted está dando un apoyo explícito a las personas que buscan, presuntamente, atentar en Catalunya? Y, usted, señor Iceta, no ve lo que están haciendo?”, ha espetado Carrizosa. “¿Conoce a las personas que están detenidas? Porque si las conoce nos tendrá que explicar porqué, pero si no las conoce, ¿que hace usted aplaudiéndolas y reclamando su libertad? ¿Porque son independentistas?”, ha añadido.

En un relato casi calcado por instantes al que, durante años y en un contexto absolutamente diferente, hacía el PP en el País Vasco, el presidente del grupo de Cs ha asegurado que “entre la democracia y la violencia, todo el mundo escogería la democracia. ¿Por qué el PSC posa junto a los que apoyan a la violencia? Esta moción trata de que los demócratas digamos convivencia sí, violencia no”. Carrizosa también ha considerado que el independentismo ni es un movimiento cívico, “porque no nace de la ciudadanía, nace de las élites”, ni es pacífico ni tampoco democrático, puesto que, según él, los que se oponen “sufrimos violencia de diferentes intensidades”. Hemos llegado al útimo peldaño porque ningún gobierno del País Vasco aplaudió nunca a alguien acusado de terrorismo", ha espetado el dirigente de la formación naranja.

Finalmente, ha defendido la moción de censura para "dar la dimensión que tiene el problema" de "justificar el terrorismo" por parte del Gobierno y ha afirmado que su formación defiende la "democracia, la libertad y la convivencia", por lo cual ha pedido el voto de todas las formaciones políticas.

“Quieren obtener unas horas de atril para decir insultos, amenazas y calumnias”

A su vez, Lorena Roldán, portavoz estatal de Cs y candidata a la presidencia del partido, ha empleado algunos de los hits habituales del partido, como por ejemplo que hoy se hablaría de los “problemas reales” de los catalanes. Para ella, se trata de “recuperar la cordura y la convivencia”, ante una mayoría independentista que “expulsa los demócratas del Parlament para aplaudir A presuntos terroristas”. "Hoy estamos aquí firmes en la defensa de la democracia y la libertad, cosa que está por encima de las siglas, porque siguen (al Gobierno) junto a los quién preparan explosivos o quieren asaltar el Parlament", ha comentado. Para ella, "esta moción puede ser un primer paso para recuperar la convivencia y acabar con la intolerancia" y ha dejado claro que "hay que apartar el señor Torra para trabajar para todos los catalanes".

Roldán también ha desgranado en diez puntos el programa de Cs en el supuesto de que llegara al Gobierno, con muchas promesas grandilocuentes pero sin desgranar al por menor de donde saldrían los recursos para llevar a cabo las promesas políticas. También en este ámbito, el discurso ha estado repetitivo, con críticas al modelo de inmersión lingüística o la promesa de parar el procés y cerrar los “chiringuitos”, como el Diplocat, para que “ni un euro de los catalanes sirva para manchar la imagen de España”.

En un llamamiento sin ninguna opción de funcionar, ha afirmado que "hoy nos toca remar juntos", en alusión a PSC, PP y los comunes, para "derrotar el miedo". "Diputados, hay millones de catalanes que están esperando que hagamos algo. (...) Hoy, con nuestros votos, podemos devolver a los catalanes la libertad de sentirse como quieran, de hablar con la lengua que quieran y de no enfrentarse por una bandera”.

"Debate electoralista"

En una breve intervención entre los discursos de Carrizosa y Roldán, Meritxell Budó ha criticado que “lo que quieren algunos es que asistamos a un debate electoralista", ha remarcado antes de añadir que "esto no es un bar ni un plató de televisión, esto es el Parlament de Catalunya". Para la portavoz del Gobierno, la moción “solo busca obtener réditos electorales” en un partido para el que las encuestan pronostican una caída libre: “Quieren obtener unas horas de atril para decir insultos, amenazas y calumnias”. Budó también ha recordado que hace menos de dos semanas, en el debate de política general en el Parlament, se reprobó a Roldán por sus intentos de vincular a Torra con la violencia. “Su objetivo no es resolver los problemas reales de los ciudadanos. Lo que realmente quieren es tapar y esconder el conflicto real que hay sobre la mesa, que es la relación entre Catalunya y España”, ha concluido Budó.

Más noticias en Política y Sociedad