Público
Público

Partido Comunista La Fiestas del PCE, más de 40 años haciendo historia

Este año el Partido Comunista de España ha extremado precauciones para no encontrarse con el veto de la derecha y ha decidido trasladar el evento a Rivas Vaciamadrid, municipio referente de la izquierda durante décadas.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 12

Imagen durante el mitín de las fiestas del PCE 2019. Twitter.

9 de abril de 1977. Las caravanas de banderas rojas y puños alzados en señal de apoyo a un Partido Comunista de España recién legalizado inundaron las principales arterias de la capital. Madrid amanecía tras la resaca de una multitudinaria fiesta que marcó un momento histórico para la democracia española y que supuso el fin de la clandestinidad en la que vivió el partido durante la dictadura franquista.

Un hito que sigue muy presente en la memoria colectiva y que 42 años más tarde ha situado el mes de septiembre como principal escenario de un jolgorio convertido en tradición para una clase obrera dispuesta a luchar por sus derechos en tiempos de incertidumbre.

Un contexto convulso que azota con fuerza a la Comunidad de Madrid, donde las políticas de censura del Gobierno, liderado por el popular José Luis Martínez-Almeida, bloquean los espacios de libertad, y han obligado al PCE a desplazar sus particulares fiestas al municipio de Rivas Vaciamadrid para evitar una “posible cancelación”. Un lugar emblemático y bastión de la izquierda durante prácticamente toda la democracia.

"Rivas fue uno de los frentes donde, por primera vez entraron en combate las brigadas internacionales"

"Es un espacio ideal para la celebración, con una importante carga de reivindicación de la memoria histórica. Durante los tres años que duró la Guerra Civil, Rivas fue uno de los frentes de la contienda y fue el escenario donde, por primera vez, entraron en combate las brigadas internacionales. Nuestra idea, en la medida de lo posible, es mantener la fiesta aquí los próximos años”, asegura a Público el Secretario General del partido, Enrique Santiago.

“Este año hemos querido que la fiesta sea, como siempre ha sido, un espacio de libertad. Hemos tratado de paliar esas actuaciones de recorte de libertades, especialmente de expresión, que el Partido Popular está llevando a cabo”, asegura. Unos recortes que también achaca a los socialistas, a quienes reprocha cierta permisividad: “En el acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado acordamos con el PSOE retrotraer las reformas más negativas de la Ley Mordaza o del Código Penal, ese código penal que hoy permite que en España haya tuiteros, cantantes o artistas encarcelados”, denuncia.

El partido liderado por Pedro Sánchez –explica Santiago– ha ignorado esos acuerdos y ha permitido una ofensiva para las libertades, pero “nosotros nos hemos esforzado por traer a nuestra fiesta a los artistas que el PP ha intentado silenciar –recientemente Def con Dos, Luis Pastor o Pedro Pastor– y que compartirán escenario con otros cantautores y productores que reivindican una cultura popular al servicio de las mayorías”.

El sábado, plato fuerte de la Fiesta

Organizadas este fin de semana bajo el lema ‘La vida son dos días; la Fiesta del PCE, tres’, los actos centrales tuvieron lugar durante la tarde del sábado con la participación de Dilma Rouseff, expresidenta de Brasil, en el debate ‘Por la libertad de Lula’, en el que exigió la absolución de su compañero y también expresidente brasileño Lila Da Silva.

Un emotivo encuentro que se cerró con el mitin central del acto, presidido por Enrique Santiago junto a Guillermo Úcar, secretario general de la UJCE; Alma Martínez, directora de la Fiesta; Álvaro Aguilera, secretario general del PCM y Cristina Simó, secretaria del Área de Feminismo del PCE.

Sobre el escenario, y ante la atenta mirada de los militantes y simpatizantes que se acercaron al espacio, Santiago aprovechó para dejar clara su apuesta por la unidad de la izquierda y su apoyo a Unidas Podemos, a quienes definió como “la herramienta más eficaz” para “evitar un cerrojazo neoliberal” a la crisis del sistema que se desató en 2008. Aprovechó la ocasión también para estresar su desconfianza a un PSOE que “nunca ha tenido voluntad de alcanzar un acuerdo con UP” y que prefiere “mirar a su derecha” para lograr acuerdos.

Pablo Iglesias, encargado de poner el broche de oro

El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha sido el encargado de poner el broche de oro al evento. Iglesias participó este domingo en el acto de presentación del último número de la revista Nuestra Historia, en homenaje al historiador y profesor emérito de la Universidad Pompeu Fabra, Josep Fontana.

Una intervención que pone punto y final a una histórica fiesta por la que han pasado más de 30 artistas, decenas de presentaciones literarias, actos, debates, tertulias y exposiciones, y que un año más se ha consolidado como el principal acto político y cultural de Madrid. Un espacio de libertad, de pensamiento crítico, de lucha internacional, de contracultura y, también, de mucha diversión.

Más noticias en Política y Sociedad