Público
Público

El pequeño Nicolás presumía de negociar sobre Eurovegas en una finca de Aguirre

El móvil de la presidenta del PP de Madrid está en las agendas del presunto estafador, que organizó una fiesta para Ignacio González como regalo de empresarios, algunos del 'tamayazo'.

Publicidad
Media: 5
Votos: 8

El pequeño Nicolás, con el emisario de Sheldon Adelson, el promotor de Eurovegas.

MADRID.- La primera vez que Francisco Nicolás Gómez Iglesias acudió a la finca de Esperanza Aguirre fue con 16 años. Acabaron bañándose en la piscina él y un grupo de jóvenes a los que había invitado la presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía. Pero no fue la única ocasión.

Nicolás estuvo también con Esperanza Aguirre y otros dirigentes del PP, como Francisco Granados o Alberto Ruiz Gallardón, sujetándoles el paraguas en manifestaciones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). Aunque con Eurovegas llegó la época dorada del presunto estafador. Presenció, según él mismo ha dicho, diferentes reuniones con representantes de Las Vegas Sands y con el propio Adelson tanto en la finca de Esperanza Aguirre como en el despacho del secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz.

En su agenda está el móvil personal de Esperanza Aguirre, así como el de media docena de políticos y empresarios relacionados con el tamayazo. Algunos de ellos son pequeños propietarios de la finca que debía recalificarse para instalar el complejo de casinos y hoteles, La Venta de la Rubia. Por ejemplo destacan José Luis Balbas, cuya relación ya está acreditada en el sumario de la Operación Nicolay; Dionisio Ramos, prócer de Cristina Cifuentes y que compartió consejo de administración con la mujer de Balbas; Paloma García Romero, miembro del PP en el Ayuntamiento con Gallardón que participó en el recuento de la noche electoral del tamayazo y mujer de Esteban Verdes, abogado y amigo de Tamayo con quien cruzó varias llamadas los días previos a su deserción.

Por ejemplo, en el documento en el que Nicolás escribe el nombre de Dionisio Ramos también escribe el de José Luis Balbas, quien le facilitó el contacto de Albert Rivera, ya que ambos compartían plató en Intereconomía de Julio Ariza. El empresario y exdiputado del PP catalán también fue una de las personas que intermedió con Javier de la Rosa para que Francisco Nicolás se entrevistara con él y le hablara sobre los Pujol.

Entre los pequeños empresarios relacionados con la finca de Eurovegas y el tamayazo, aunque estos no aparecen en la agenda de Nicolás, están Francisco Vázquez y Francisco Bravo Vázquez, los empresarios que supuestamente pagaron a Tamayo y a Saez; el arquitecto Leopoldo Arnáiz, que aparece también en la trama Gürtel; el abogado Francisco Diaz Moñux, condenado por narcotráfico y que compró en nombre del alcalde de Alcorcón Pablo Zúñiga algunos de los terrenos... Y así hasta 200 empresarios, la mayoría con buenas relaciones políticas.

Botín, Marc Rich y Defensa

Incluso las anotaciones de importantes financieros que hay en los documentos de Nicolás y que constan en el sumario que instruye el juez Arturo Zamarriego cobran sentido en la investigación al seguir la pista de Eurovegas. Marc Rich, Emilio Botín, el Ministerio de Defensa o Metrovacesa –de la que fue consejero Ignacio López del Hierro, marido de la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, candidata a la presidencia de Castilla La Mancha, comunidad sobre la que también planea un posible tamayazo- son los propietarios de la mayoría de los 13 millones de metros cuadrados que tiene La Venta de la Rubia.

Los empresarios hicieron hace ya 20 años grandes inversiones para comprar estos terrenos que el Duque del Infantado le regaló al Ministerio de Defensa. En el centro de La Venta de la Rubia se sitúan unas instalaciones de uso recreativo para los militares y el terreno es considerado rústico. Pero las cosas debían de cambiar o eso pensó, por ejemplo, el Banco Santander, que compró a Defensa por 40 millones de euros una parte de la finca; en concreto, los terrenos lindantes a donde se situaría Eurovegas. Sin embargo, la recalificación no ha llegado debido a diferentes sentencias judiciales. Entre los amigos y contactos de Nicolás está también Javier Martínez de la Hidalga, ex director de Operaciones Inmobiliarias del Banco Santander, con quien el presunto estafador planeaba la venta de una finca en Toledo y un crédito con el Banco Nacional de Guinea.

A pesar de las trabas judiciales, Esperanza Aguirre les aseguró que conseguiría la recalificación de los terrenos 


A pesar de las trabas judiciales, Esperanza Aguirre les aseguró que conseguiría la recalificación de los terrenos que involucran a cuatro ayuntamientos: Villaviciosa de Odón, Alcorcón, Boadilla del Monte y Madrid. Las buenas relaciones de Nicolás con los alcaldes de al menos tres de estos municipios son evidentes: con Gallardón inició sus andanzas en el Ayuntamiento de Madrid; con la saliente alcaldesa, Ana Botella, y su marido, José María Aznar, a quien le organizaba las presentaciones de libros; con el discípulo de Esperanza Aguirre y alcalde de Alcorcón, David Pérez, que fue uno de los primeros seguidores del pequeño Nicolás en Twitter;  y con el de Boadilla del Monte, Arturo González Terol, de quien no sólo tiene su teléfono, sino que juntos defendieron la candidatura del concejal y diputado popular Álvaro Ballarín, imputado en la lista de Cristina Cifuentes.

En sus esquemas, Nicolás adjudica un 20% de Eurovegas a Ignacio González

La excusa de sus buenas relaciones políticas y el respaldo de empresarios propietarios de parte de los terrenos donde se iba a construir el complejo fueron los ingredientes claves para que Francisco Nicolás captara para su beneficio a empresas que no pasaban por su mejor momento económico como ACO, que alquiló el chalé del Viso donde residía Nicolás.

Además, cuando Esperanza Aguirre dejó la presidencia de la Comunidad de Madrid a su pupilo Ignacio González, el plan de los empresarios no varió un ápice. Según Nicolás relató a esta periodista, se reunió con Ignacio González y con su emisario, el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, en una "veintena" de ocasiones. De hecho, en sus esquemas sobre el plan de Eurovegas a Ignacio González le adjudica un 20%.

Había que "agradecer" lo que le presidente de la CAM estaba haciendo, así que Francisco Nicolás junto a otros empresarios de Eurovegas realizaron una fiesta privada en casa de uno de ellos en honor de Ignacio González con motivo de su cumpleaños. Era 2013 y en poco tiempo Adelson iba a decir definitivamente que no al proyecto.

Fiesta privada de Ignacio González por su cumpleaños.

Pero los empresarios todavía confiaban: unos, en la recalificación del terreno apelando al bien social que suponían los casi 20.000 millones que el magnate iba a invertir; otros, más incautos, en que el proyecto Eurovegas finalmente saldría adelante a pesar de las condiciones leoninas que se exigían y que Mariano Rajoy no concedió. Por eso le regalaron a Ignacio González "una corbata de Hermes", según el propio Nicolás.

Francisco Nicolás sigue manteniendo reuniones con Balbás, Martínez, Tamayo y un antiguo socio de Inmofiban: planean negocios en Guinea Ecuatorial

Dos personas clave en la trama inmobiliaria en la que se desenvolvía Francisco Nicolás son José Luis Balbás y Sergio Martínez. El primero es el creador de Renovadores por la Base y cerebro ideológico del tamayazo. El segundo es de la inmobiliaria Inmofiban, empresa con la que Nicolás intentó extorsionar a Jaime García Legaz (como informó Público) y que estuvo relacionado con la mediación de un crédito de 50 millones de euros de Caja Castilla-la Mancha para una red de narcotráfico que quería comprar el aeropuerto de Ciudad Real.

Los intereses de Balbás son conocidos, pues sus empresas (a las que llegó a representar Tamayo) tenían terrenos en la zona de la finca que pertenece a Villaviciosa de Odón. Sergio Martínez, por su parte, llegó a escribir un artículo en Periodista Digital destacando la importancia de la inversión de Adelson en Madrid.

Balbas y Martínez son también quienes presentaron a Nicolás a diferentes empresarios  para ofertarles inversiones en Guinea Ecuatorial, donde llevan instalados más de una década el propio Balbás, Eduardo Tamayo y uno de los antiguos socios de Inmofiban: un piloto relacionado con asuntos de narcotráfico que creó la compañía Air Guinea junto a uno de los hijos de Teodoro Obiang. Así se lo confirmaron a Público varios de ellos, incluido el presidente del Grupo Cantoblanco, Arturo Fernández. Según diferentes fuentes, Francisco Nicolás sigue manteniendo reuniones con estos empresarios planeando, entre otros asuntos, negocios en Guinea Ecuatorial.

Más noticias en Política y Sociedad