Público
Público
Únete a nosotros

PISTOLAS ELÉCTRICAS Antidisturbios y agentes antiterroristas de la Guardia Civil aprenderán a usar armas táser

La Benemérita empezará a introducir las pistolas eléctricas en distintas secciones. Se suma así a la Policía Nacional, que adquirirá mil unidades. Mossos, Ertzaintza y cerca de 200 Policías de carácter municipal ya cuentan con ellas.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

Imagen de archivo de una pistola táser. EFE

Ya queda menos. Tras las solicitudes formuladas en reiteradas ocasiones por distintas asociaciones de guardias civiles, el ministerio de Interior dotará a la Benemérita de pistolas eléctricas. Según ha revelado Independientes de la Guardia Civil (IGC), las armas se van a licitar “en un periodo corto de tiempo”. Tal como informó hace algunas semanas Público, la Dirección General de Policía ya había decidido comprar las primeras mil unidades táser para sus agentes.

Entre los primeros grupos de guardias civiles que recibirán formación para utilizar estas armas se encuentran los integrantes de los Grupos de Acción Rápida (GAR) afincados en Logroño. Se trata de la unidad de la Guardia Civil que históricamente ha estado involucrada en la lucha contra la ya desaparecida ETA.

Fuentes de la Benemérita indicaron a Público que ya han llegado ocho armas taser a la unidad del GAR. Se prevé que este tipo de armas también sean probadas por parte de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), popularmente conocidos como Antidisturbios. En concreto, se ofrecería formación sobre su utilización a los miembros del GRS 1 de Madrid, con base en Valdemoro.

La asociación IGC asegura que las taser también serán probadas por agentes de Tráfico y de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de Madrid, así como por miembros de Unidad de Protección y Seguridad (UPROSE, encargada de la protección de edificios públicos y representaciones diplomáticas) y de la Unidad Fiscal y Aeroportuaria de la Comandancia de Madrid (UFAC). También se prevé que serán otorgadas a modo de prueba a miembros de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Alicante. Según las fuentes consultadas, los primeros cursos de formación comenzarán el lunes 21.

IGC mostró su satisfacción por esta decisión de la Guardia Civil. En ese contexto, la organización recordó que ya había reclamado “mediante escritos y en Plenos del Consejo al Señor Director de la Guardia Civil inmediata adjudicación de pistolas taser para todos los guardias civiles”.

Largo recorrido

En efecto, este asunto lleva ya tiempo circulando entre los mandos de ese cuerpo. En un documento remitido en mayo de 2017 a la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC, que también reclamaba la utilización de las taser) la Dirección General de la Benemérita indicaba que “el 6 de agosto de 2015, el Teniente General Mando de Operaciones autorizó iniciar los trámites para el estudio y adquisición de dispositivos electrónicos de reducido impacto”.

En aquella nota se aseguraba además que se había realizado “un estudio legal, técnico y operativo para ver las posibilidades de uso de este tipo de dispositivos, así como sus ventajas e inconvenientes”. “Asimismo –continuaba– se ha diseñado un plan de formación del personal en el uso de estos dispositivos”. Incluso se aseguraba que el Servicio de Armamento y Equipamiento Policial estaba realizando un “estudio de mercado” para determinar “cuál podría ser el modelo más adecuado para ser adquirido por la Guardia Civil”.

Sin embargo, desde el ministerio de Interior se manejó este tema con cautela. El ex ministro de Interior bajo el gobierno del PP, Juan Ignacio Zoido, se limitó a mantener el asunto “en estudio”, al tiempo que los técnicos del ministerio se decantaban por no extender el uso de las taser entre las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE).

Ahora, en cambio, se ve con buenos ojos su utilización por parte de Policía Nacional y Guardia Civil. Mossos, Ertzaintza y cerca de 200 policías locales –entre las que dentro de poco se encontrará la de la ciudad de Madrid– ya las tienen en stock.

"Dolor severo"

En distintos informes, Amnistía Internacional ha advertido sobre los riesgos que implican las pistolas eléctricas. “Las armas tipo Taser son susceptibles de ser utilizadas para cometer abusos”, advertía AI en un documento publicado en 2018. “Son portátiles y fáciles de usar, y tienen la capacidad de infligir dolor severo pulsando un botón, sin dejar señales importantes”, destacaba, criticando además que “las salvaguardias que se establecen para proteger a las personas frente a su abuso o uso indebido no suelen ser lo bastante estrictas”.

AI sostiene que “sólo el Reino Unido y Suiza, entre los países con fuerzas de seguridad a las que se ha autorizado el uso de estas armas, han establecido unas salvaguardias similares a las establecidas en caso de armas de fuego”. En tal sentido, el organismo de derechos humanos considerad que son “especialmente susceptibles de ser utilizadas para cometer abusos cuando se emplean como pistolas paralizantes, puesto que están diseñadas para generar ‘docilidad frente al dolor’ y suelen emplearse contra personas que ya están bajo custodia o control de la Policía, a menudo tras haber experimentado múltiples descargas”.

Más noticias en Política y Sociedad