Público
Público

El PP vasco solo mantendrá el poder en dos pequeños municipios de Araba

El pacto alcanzado entre PNV y EH Bildu impedirá que los populares se mantengan en la alcaldía de Laguardia y accedan al mando en Labastida, otras dos localidades alavesas. 

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4

El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso, junto a Pablo Casado en una foto de archivo. EFE



Las últimas esperanzas del PP vasco se llaman Baños de Ebro y Navaridas, dos pequeños municipios alaveses. Son los dos últimos municipios vascos donde habrá ayuntamientos comandado por los populares, que este viernes se han enterado de un par de malas noticias: tanto en Laguardia como en Labastida, otros dos municipios alaveses en los que había conseguido ser primera fuerza, no podrán acceder a la alcaldía debido a un pacto entre PNV y EH Bildu.

El acuerdo llevaba en la cocina desde hacía ya varios días. “De momento no podemos decir nada”, afirmaban en la tarde del jueves desde la sede del PNV en Araba. “No hay nada cerrado aún”, añadían desde las oficinas de EH Bildu en el mismo territorio. Tuvo que llegar el amanecer del viernes para que, por fin, se confirmaran los pronósticos: tanto en Labastida como en Laguardia habrá alcaldías del PNV respaldadas por la coalición abertzale.

En el caso de Labastida, queda aún por confirmar si el PSE, con un concejal allí, se sumará también a los tres del PNV y los dos de EH Bildu para darle el golpe de gracia al PP, que aspiraba a llegar al poder tras obtener tres concejales y 294 votos -24 más que el PNV-. El candidato popular en esa localidad, Daniel García, fue reprendido por la dirección del partido tras hacer público que había hablado con EH Bildu para tratar de formar gobierno. 

La derrota será aún más dura en Laguardia, ya que el pacto entre PNV y EH Bildu –allí el PSE no ha obtenido representación- supondrá para los populares la pérdida de esta alcaldía, cargo que ostentaban hasta ahora.

Con estos datos a la vista, el PP solo podrá gobernar en Baños de Ebro (286 habitantes) y Navaridas (209 vecinos en el censo de 2018). En el primer caso, el PP logró en las pasadas elecciones municipales cuatro concejales, seguido del PNV con dos y PSE con uno. De esta manera, los populares conservarán la alcaldía de ese pequeño municipio de la Rioja alavesa.

También retendrán el bastón de mando en Navaridas: allí asumirán este sábado cuatro concejales del PP y uno del PNV, por lo que no habrá sorpresas de última hora.

Repercusiones

Se espera que estos acuerdos tengan efectos inmediatos en Kuartango, otro municipio alavés donde PNV y EH Bildu están empatados a tres concejales. El desempate está en manos de la única concejala del PP, que en principio pensaba votarse a sí misma. De esta manera, el futuro de esta pequeña localidad se sortearía mediante una moneda al aire.

También queda por resolver el enigma de Lapuebla de Arganzón, el municipio oficialmente situado en territorio de Burgos. EH Bildu y PNV registran allí otro empate –lograron tres ediles cada uno-, aunque el primer lugar en cuanto a votos obtenidos corresponde a la coalición abertzale. El PP sacó allí un concejal, que podría haber decantado la balanza. Sin embargo, el acuerdo en Labastida y Laguardia podría invitarle a no tomar parte en la contienda.

Del mismo modo, el acuerdo en esos municipios alaveses podría tener repercusiones en el Parlamento Vasco. El líder del PP, Alfonso Alonso, ya había dicho en las horas previas que si PNV y EH Bildu les arrebataban las alcaldías de Laguardia y Labastida, podría repercutir negativamente en un hipotético apoyo de los populares a los Presupuestos del Gobierno Vasco. En cualquier caso, esa película aún está lejos de su desenlace.

Más noticias en Política y Sociedad