Público
Público

Primarias PSOE de Andalucía Hierro: "Somos libres, rebeldes y hemos demostrado que hay un candidato al margen del aparato"

Entrevista con Luis Ángel Hierro, candidato en las primarias del PSOE de Andalucía

Luis Ángel Hierro.
Luis Ángel Hierro. Laura León

Luis Ángel Hierro es candidato a las primarias en las que la militancia del PSOE de Andalucía elegirá por primera vez el cartel electoral que competirá con Juanma Moreno por la presidencia de la Junta. Su candidatura, labrada desde la base, a través de encuentros telemáticos y grupos de whatsapp, emerge entre las de los poderosos Susana Díaz, secretaria general, y Juan Espadas, alcalde de Sevilla.

¿Quién es Hierro y cuál es su proyecto? Es profesor de Economía en la Universidad de Sevilla y pronto optará a una plaza de catedrático. Se nota en la entrevista. Nació en 1963 en una pedanía de Jimena de la Frontera, San Martín del Tesorillo (Cádiz), que es desde 2018 municipio. "Nací allí por accidente", afirma Hierro, en conversación con Público, frente a un café y un zumo de naranja en una cafetería del centro de Sevilla.

"Vengo de una familia de feriantes. Nací allí por accidente de la naturaleza en una feria. No era nómada, porque nos dejaban con mi abuela en Aguilar de la frontera y cuando terminaba el curso, cuando llegaba el verano, íbamos a las ferias. Luego tuvimos suerte, mi madre se hizo peluquera; mi padre se hizo una casa de autoconstrucción y aprendió a construir y se hizo constructor y eso generó la posibilidad de que los tres hermanos estudiáramos. Y por eso he podido llegar a donde estoy", afirma Hierro.

El candidato, en esta entrevista, reclama tranquilidad, defiende un proyecto claramente de izquierdas –"está claro que para que nosotros gobernemos tiene que haber en el Parlamento andaluz más diputados de izquierdas que de derechas"– que dé la batalla a Moreno desde ya y apuesta porque las campañas de las primarias sean en positivo. "Flaco favor le hacemos al socialismo haciendo campañas negativas. Cualquiera de los dos –Díaz o Espadas– va a ser mejor siempre que otro de otro partido de fuera. Espero que se frenen esas campañas negativas".

Como referente político, Hierro cita a Rafael Escuredo, el primer presidente de la autonomía andaluza, a quien le reconoce ese espíritu rebelde y reivindicativo al que huele su campaña.

¿Por qué decide presentarse a las primarias?

Porque me lo pide la gente con la que estoy trabajando. Personalmente, no era mi intención. Pero el proyecto de Andalucía Socialista-Bases en marcha, que era un proyecto programático, había generado una ilusión, unas ansias de cambio. El peso de defraudar esa ilusión no lo voy a asumir. Si podemos ilusionar a una parte del partido socialista, se hace y se le da la alternativa. Además, hemos demostrado que el 39 Congreso ha cambiado al PSOE. Demostramos que se puede presentar un candidato al margen de los aparatos.

Los aparatos, ¿han trabajado contra su candidatura?

Han trabajado de dos formas distintas. Ha habido una parte del aparato que se ha vuelto loco recogiendo avales por múltiples motivos: ha habido lugares donde sabían que yo podía coger, y los han cogido para que yo no los tuviera. Y ha habido lugares donde se han recogido avales para demostrar apoyo, para decir: estamos contigo. También ha habido sitios donde se ha dejado libertad a la gente.

Es usted un firme defensor de las primarias como sistema de elección de líderes. ¿El sistema de esta campaña le parece correcto? ¿En qué se puede mejorar?

Las primarias son un sistema que a quien las gane, le va a lanzar, son un trampolín. Sin embargo, hay que quitar los avales. En el caso de que se mantengan, hay que fijar una única forma de recoger avales, telemática, para evitar esas carreras, para evitar el tipo de comportamientos que tensionan a la gente. Avalar significa que revelas el voto al manifestar públicamente a quien apoyas. Y claro, eso tensiona mucho. No merece la pena.

Desde que es candidato, ¿Tiene los mismos medios que Díaz y Espadas? ¿Compite en igualdad de condiciones?

Se me ponen los mismos medios, pero no compito en igualdad de condiciones. Pongo un ejemplo: se me limita el número de correos electrónicos que puedo mandar a los militantes, a dos. Igual que a ellos. Los correos los manda el regional. Yo le digo: quiero mandar este correo. Pero sucede que ellos tienen sus aparatos, que tienen los datos, los censos. Yo no los tengo. Entonces, limitar el envío de correos, de facto, es limitarme a mí. Y yo quería mandar uno al día para informar de la agenda y de lo que se ha hecho el día anterior.

¿Comparte las críticas de que el sistema favorece el cesarismo?

Quien hace esa crítica, Alfonso Guerra, ha sido el más cesarista en los 142 años de historia del PSOE. Él creó el cesarismo de Felipe González y lo instauró y lo afianzó. Eso sí que era cesarismo. Una persona que obtiene el 60% del voto y que sabe que no tiene el 40%, ¿Ese va a ser cesarista? Ese sabe que tiene un 40% en contra que tiene que ir limando y necesita, por tanto, aunar esfuerzos.

¿Cómo ve a la gente? ¿Cree que tienes posibilidades reales de ganar?

Creo que existen posibilidades de ganar. Si tuviera que dármelas yo, serían del diez por ciento. Eso existe. Nadie puede decir que no tenga ninguna posibilidad. Nosotros estamos percibiendo que quien oye el discurso, se convence. El otro día iniciamos la campaña en Baeza (Jaén). Había unas 80 personas y había gente que había avalado a otros candidatos que después se acercaron y dijeron a otros, no a mí, he avalado a Juan, pero voy a votar a Luis Ángel. Además, mientras hablaba, aquello era un parque, hubo personas que se pararon a oir el discurso. El discurso que tenemos es el adecuado. Si somos capaces de hacer que llegue…

Si no llega a segunda vuelta, ¿qué hará con sus apoyos?

No son míos. Esto es una candidatura, un movimiento de base. Son de ellos. Primero, espero que a los otros candidatos se les pregunte lo mismo. Segundo, a nosotros nos han avalado una serie de personas y esas personas van a decidir lo que hacemos. Lo mismo que decidieron que presentábamos candidato, decidirán ahora. Va a haber una consulta y cada uno vota lo que quiera. El resultado lo haremos público. Puede ser que salga ninguno. Somos libres, ¿Piensa que si yo digo algo, el militante que me apoya a mí, va a hacer lo que yo diga? Somos socialistas, libres y, por lo tanto, rebeldes. Bastaría que yo dijese por aquí, para que hicieran lo contrario. Esto es creerse el 39 congreso. Si nos lo creemos, esto va a funcionar.

¿Cuáles son los ejes de su campaña?

Uno de ellos es querer ganar. Es que hay una candidatura, la de Juan, que va diciendo que esto es para dentro de 5 años. Para empezar no se han enterado de que dentro de cinco años hay otras primarias. ¿Cómo vas a dar por perdidas las autonómicas? ¿Qué ponemos, un candidato que no tenga ambición de ganarle a Moreno Bonilla? Segundo, claridad, cómo ganar: está claro que para que nosotros gobernemos tiene que haber en el Parlamento andaluz más diputados de izquierdas que de derechas. Las aventuras del centro que todavía Espadas dice… Vamos a buscar una mayoría de izquierdas. Ilusionar a la gente, que ahora mismo se siente huérfana a nuestra izquierda, que no entienden que Más país, que Adelante Andalucía sean un revulsivo, porque eso va a generar un montón de restos. Hay que ilusionar: hay un voto útil de la izquierda al PSOE, pero para eso se necesita un proyecto de izquierdas.

¿Qué elementos tiene su proyecto para que se defina como de izquierdas?

En fiscalidad tienen que pagar los que más tienen. Las bajadas de impuestos rebajan el gasto público. Alguien dijo una vez que bajar impuestos es de izquierdas. Bajar impuestos no es de izquierdas nunca. Para que bajar de impuestos sea de izquierdas tienes que irte al siglo XV a quitar un impuesto de capitación. Nunca bajaría los impuestos, eso es quitarle a la clase trabajadora calidad de su educación y de su sanidad, ¿Cómo le voy a quitar calidad a sus servicios? Voy a pedir la armonización del Impuesto de Sucesiones, real y efectiva. Que pague quien herede una determinada cantidad de dinero.

También es necesario que se quiten los límites al capítulo uno de los presupuestos, los gastos de personal: la tasa de reposición. Eso es un invento de la derecha para que se privatice, limitas el capítulo uno, pero no el dos, gastos corriente en bienes y servicios. Con lo cual crece el capítulo dos y las administraciones se ven forzadas a externalizar servicios, porque no pueden contratar.

Hay que reclamar que se derogue la reforma laboral. No puede seguir pasado que los EREs no requieran autorización administrativa previa. Es que llega un banco, echa 8.000 personas a la calle y no puedes hacer nada. Y mandas a la gente al paro y a la jubilación, en resumen, a las arcas públicas. Eso sí lo pueden hacer. ¿De qué estamos hablando? Eso sí, se le dan dos millones de euros al que lo hace. Un programa de izquierdas es imprescindible: feminismo, ecologismo. Aquí se puede generar energía eléctrica suficiente y sobrante para Madrid, solar, eólica, la de marea, ¿Será porque no tengamos mar, viento sl para producir energía?

Eso requiere grandes inversiones, ¿no?

Sobre todo, lo que requiere es que no controlen las eléctricas como las están controlando. Fue un error privatizar Endesa, que hoy, por cierto, es de Enel, que es del gobierno italiano. Por lo pronto, hay que reconocer ese error.

¿Nacionalizaría la energía elétrica?

No la dejaría como está de ninguna de las maneras. Esto no es competencia de la Junta de Andalucía, pero hay que reclamarlo. Tenemos que hacer una política de cara al exterior que consista en conseguir sus objetivos. La referencia que tengo es del expresidente de la Junta Rafael Escuredo: aquello que necesite esta tierra, voy a demandarlo. Los mil millones de euros que nos faltan al año, ¿Lo va a pedir alguna vez alguien? ¿Vamos a perder un presupuesto cada varios años? ¿Alguien le quiere meter mano a la economía? Tenemos un desacople entre la capacidad de generar capital humano, que es enorme y la de generar puestos de trabajo para ese capital humano. Nuestros jóvenes se nos van. Eso no lo va a hacer seguro el mercado. Estoy hablando de que la economía tiene que cambiar y la Junta tiene que estar implicada en la producción.

¿Haría una banca pública, un Instituto de Industria en Andalucía?

Eso son cuestiones emblemáticas. Yo hablo de una filosofía que haga producir a nuestras capacidades. Hablo de planificar económicamente, más allá de lo que pida la UE. Hay que tener una Junta de Andalucía activa económicamente, que no esté a la espera del sector privado y de la ayuda.

No termino de entender a qué se refiere. ¿Puede poner un ejemplo?

Un ejemplo: Nosotros tenemos una capacidad de producir ingeniería enorme. La ingeniería se puede hacer ahora mismo telemáticamente en su 80-90%. ¿Qué proyecto hay para promover ese tipo de actividad? Habrá que hacerlo. ¿A todo el que pida, le voy a dar? No. Yo voy a dar esto para esto. Otro ejemplo. Nos faltan médicos. Producimos médicos que se tienen que ir fuera. Tendrán que estar aquí. Tenemos distintos modelos económicos de referencia, de éxito: Alemania es industrial, Holanda es comercial, Reino Unido tiene los servicios, financieros, las aseguradoras… Nosotros tenemos que buscar nuestro modelo y orientar los recursos a eso. Si estoy en un mundo donde es muy difícil la competencia industrial, y más difícil es si lo que hay lo quieren quitar, como Airbus en Puerto Real, lo que tenemos es que planificar. ¿Qué puede producir ese salto cualitativo? Los servicios telemáticos son un camino.

¿Es hoy la sanidad andaluza universal y gratuita?

Necesitamos potenciar y modernizar los servicios públicos. La sanidad que tenemos es pública y gratuita más que en la mayoría de países del mundo. El tema está en que hemos dejado que se deteriorara, por las tasas de reposición, los límites de masa salarial. Ahora, además, está en shock, sobre todo, la atención primaria. Y hay quien está aprovechando para favorecer a la sanidad privada, para que siga siendo competitiva.

¿Cómo enfoca la relación con los sindicatos? Una relación compleja en los últimos años debido a las causas abiertas en los juzgados.

Lo enfoco históricamente. El éxito de la socialdemocracia frente al comunismo y al anarquismo tiene dos razones: el carácter democrático del movimiento, por un lado, y, por otro, que se articuló sobre dos instrumentos. Los comunistas solo querían partido, al final montaron sindicatos, pero solo querían partido, los anarquistas, solo sindicatos, porque no iban a participar en un instrumento burgués. Los socialdemócratas utilizaron los dos. ¿Por qué? Porque los dos son imprescindibles. Y siguen siéndolo. En tu puesto de trabajo no te va a defender nadie, si no hay un sindicato. El sindicato es indispensable, pero el sindicato solo, sin partido que cambie las legalidades, tampoco puede. Son dos patas, dos instrumentos de acción política, por eso me gusta sentarme con ellos. Estoy de acuerdo en la concertación social.

La competencia, según los liberales, es la esencia de la actividad económica, solo sobrevive el que produce más eficientemente, pero es mentira, es una falsedad. ¿Por qué? Porque siempre hay ventajas estratégicas. No hay empresa cuyo objetivo último no sea un monopolio, para controlar los precios. Ninguna. La competencia tiende al monopolio, lo vemos en la banca, en la industria, en la energía: o hay oligopolio colusivo o el monopolio. Eso se rompe si los pequeños empresarios se unen. Ellos son los que de verdad soportan el sistema, pero no se llevan los beneficios del sistema: los autónomos, las pymes. Tienes una empresa de 150 trabajadores y llega un fondo buitre la compra y la cierra y te has quedado sin empresa. Esa es la realidad del capitalismo. Tiende ademas a la financiarización. No quiere ganar dinero haciendo coches y vendiéndolos, quiere ganar dinero vendiendo acciones del fabricante de coches. Todo lo que es la economía de verdad, la que soporta los empleos, es la gran perdedora de todo esto. Yo me llevo estupendamente con los empresarios, los pequeños. Nunca me voy a llevar bien con el Íbex 35, claro está, que son los que quieren eso.

¿Por qué perdió la izquierda en diciembre de 2018 por primera vez? ¿Qué pasó?

Se dan un montón de circunstancias, pero sobre todo una, hubo muchísimo electores que se quedaran en casa, tanto del PSOE como de la izquierda. Y la izquierda perdió la mayoría.

¿Cómo se les saca de casa?

Ilusionando. Desde luego, no diciendo dentro de cinco años. Con un proyecto. Siendo lo que tú eres: defensor de los trabajadores, de los autónomos: tiene que ver que no los dejas atrás en los malos momentos. O sea, haciendo lo que tiene que hacer el PSOE para ser creíble.

¿Qué espera del debate entre candidatos?

Que nos escuchen. Hemos estado tapados en los medios. No hay televisión nacional que haya querido entrevistarnos. No se creían que fuéramos a conseguir los avales y los hemos conseguido. Si oyen nuestro discurso, tenemos muchas posibilidades. Lo que yo le digo a la gente es que entre en Facebook, en Andalucía Socialista, y vea nuestros vídeos. Y oigan. Y cuando se oyen los discursos, uno piensa.

Más noticias