Público
Público
pandemia coronavirus

El primer juicio virtual con público se resuelve en menos de 30 minutos

Un restaurante de Santander podrá reabrir sus puertas después de que el ayuntamiento haya retirado la orden de demolición de un toldo cuyo coste hacía peligrar su supervivencia. La orden había prescrito.

El juez de Santander Luis Acayro en un momento del primer juicio virtual con público que se celebra en España.
El juez de Santander Luis Acayro en un momento del primer juicio virtual con público que se celebra en España.

julia pérez

El primer juicio telemático con asistencia de público que se celebra en España ha sido resuelto este lunes en menos poco más de 23 minutos, cuando era un caso que llevaba ya dos aplazamientos.

El juicio se ha celebrado en el juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Santander, cuyo titular, Luis Acayro Sánchez, era el único que se encontraba en la sede judicial. La letrada de la administración de Justicia, los abogados de las dos partes y una treintena de público virtual ha participado desde sus casas.

Asistían como público abogados, jueces, abogados del Estado, informáticos y directores de tecnología, expertos en derecho digital y siete medios de comunicación, entre ellos este diario Público.

La vista ha durado 23 minutos y consistía en un caso sencillo: el restaurante ‘El Cocinero’ de Santander había recurrido una orden de demolición de un toldo de una terraza que era clave para su supervivencia, según ha argumentado su letrada Pilar de la Hera, para basar su petición de que se declarara de urgencia.

De La Hera ha expuesto que este juicio llevaba dos aplazamientos, el restaurante da empleo a cinco personas y su supervivencia dependía de resolver la incertidumbre sobre este caso. Demoler el toldo iba a costar casi 4.000 euros -sin contar las costas- y la situación del sector es "catastrófica" a causa de las pérdidas económicas por la pandemia.

Silencio positivo y prescripción de la orden de derribo han sido los ejes alegados por esta letrada en favor del restaurante.

El abogado del Ayuntamiento, Juan Vega Azas, ha aportado un documento del 5 de mayo donde el consistorio reconoce la caducidad del expediente. La letrada de la administración de Justicia ha dado fe de su validez, el juez lo ha sido admitido como prueba y el ayuntamiento se ha allanado a no exigir la demolición del toldo.

En 23 minutos, el restaurante 'El Cocinero' y sus empleados han podido confirmar que podrán ahora reabrir, tras el paso a la Fase 1 de desconfinamiento.

El juicio se ha desarrollado como si fuera presencial, pero se ha retransmitido por Skype Profesional. El sistema de gestión procesal que contiene el expediente judicial electrónico es el Avantius, desarrollado por la empresa pública de Navarra Tracsa. En Cantabria se llama Vereda. Es el más avanzado de España.

La vista ha comenzado con 23 minutos de retraso, debido a que ha aumentado el número de asistentes como público hasta llegar a los 32 y se han dado problemas de conexión de los participantes. Ninguno ha quedado fuera de la sesión.

Primero que respeta el principio de publicidad

"Esto es como lanzar el Apolo XIII", comentaba una jurista durante la espera ‘virtual’.

El juez Acayro ha establecido un protocolo para el desarrollo de este juicio virtual.

Es el primero que se celebra en España respetando el principio de publicidad de las vistas y no sólo las garantías procesales.

En Granada y Barbastro también se celebraron el 6 de mayo juicios virtuales, pero esta es la primera con asistencia de público. En Pamplona tienen previsto iniciarlos esta semana, tras varias pruebas-piloto.

Luis Acayro ha comentado al final que la mitad de los casos que hay pendientes en su juzgado son procedimientos documentales -como multas- y que esta modalidad de juicio telemático permite resolverlos durante la pandemia sin que las partes tengan que desplazarse y evitar así los contagios.

El magistrado considera que los juicios sencillos de trámite, como el celebrado este lunes, 11 de mayo en Santander, o las audiencias previas se pueden abordar por este sistema. No así los casos penales.

El público conectado procedía de Málaga, Salamanca, Bilbao, Barcelona, Madrid, San Sebastián y Palencia. "Esto es como una máquina que crear tiempo" para los profesionales y justiciables, comentaba el juez en la despedida al aludir al tiempo que se dedica al traslado a la sede judicial, muchas veces desde ciudades distintas.

Más noticias de Política y Sociedad