Público
Público

El prior del Valle de los Caídos se presentó en las listas de Falange Española Independiente en dos elecciones

Fue candidato de la FEI para las elecciones generales de 1993 y para los comicios europeos de 1994, con 21 años.

Publicidad
Media: 4.86
Votos: 7

Valle de los Caídos - AFP

La Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos está rediga desde 2014 por el prior administrador Santiago Cantera Montenegro. El mismo que para las elecciones generales de 1993 y para los comicios europeos de 1994 se presentó en las listas de Falange Española Independiente, uno de los muchos partidos políticos falangistas que se disputaban el legado de Primo de Rivera. 

Nunca ganaron los comicios, y tampoco era cabeza de lista. Su nombre cerraba un largo catálogo de nombres falangistas. Por ello y tal y como publica este martes InfoLibre, la cúpula de la Abadía del mausoleo que custodia los restos de Franco y Primo de Rivera ha estado siempre en manos de la extrema derecha

Cantera apareció por primera vez en las listas de la FEI en 1993. En las elecciones generales que ganó Felipe González por la mínima. Por aquel entonces, el ahora regidor de la Abadía era un joven madrileño de 21 años y ocupaba el puesto número 32 de la lista que Falange Española Independiente presentó por Madrid para el Congreso de los Diputados. Pero no sacaron ni un escaño.

Un año después, en las elecciones al Parlamento Europeo de 1994, Cantera Montenegro volvía a presentarse en la candidatura de Falange Española Independiente. Ocupaba el puesto 40 de la lista. Ni él ni ningún otro candidato de la formación falangista consiguieron entrar en la Eurocámara, en unas elecciones donde se impuso el PP de Aznar. 

Ingresó en la congregación benedictina en 2002.

Santiago Cantera Montenegro, nacido en Madrid en 1972, apenas vivió el franquismo. Tras fracasar en política de la mano de la FEI, y con apenas 30 años, ingresó en la congregación benedictina. En 2002. Y no sería hasta 2014 cuando fue nombrado líder de la congregación. Sin embargo, no obtuvo el apoyo necesario entre los monjes para ser proclamado abad, por lo que se tuvo que conformar con el puesto de prior-administrador.

Para el religioso, el Valle de los Caídos es un monumento por la reconciliación. Y en alguna ocasión ha cargado contra las políticas de memoria histórica: "[La división entre las dos Españas] nunca podrá ser superada por un deseo de revancha, de venganza, de resucitar odios que parecían ya desaparecidos o al menos dormidos", dijo el 20 de noviembre de 2013, y recuerda InfoLibre