Público
Público
Únete a nosotros

PSOE y Podemos El PSOE centra la ronda de contactos en un pacto programático y Podemos insiste en una negociación integral

Los socialistas ven factible alcanzar un programa de Gobierno conjunto con Podemos, pero se siguen negando a su entrada en el Consejo de Ministros. Iglesias lanzará una propuesta este miércoles y cree que hay posibilidades de que se forme un gobierno de coalición en julio. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la firma del pacto presupuestario de 2019.- EFE

Veinte días tendrán por delante el PSOE y Unidas Podemos para intentar alcanzar un acuerdo que pueda posibilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, y mucho tendrán que acercarse las posturas que a día de hoy mantiene cada formación política para llegar a un pacto.

El PSOE afronta la segunda ronda de negociación con la formación de Pablo Iglesias con el objetivo prioritario de centrarse en el aspecto programático, que hasta ahora ha estado un segundo plano al reducirse todo el debate a si Unidas Podemos entraba o no en el Gobierno.

Los socialistas sólo han marcado hasta ahora líneas generales sobre el proyecto político que quieren llevar a cabo, justificándose en que gran parte de esos objetivos son los que estaban incluidos en los Presupuestos Generales del Estado que acordaron con Unidos Podemos y que fueron derrotados en el Congreso.

Pero, en esta segunda fase de la negociación el PSOE pretende concretar más los objetivos programáticos que quieren sacar adelante si llegan al Gobierno, y la mayoría se sacarán de sus programa electoral.

El PSOE, en principio, no ve que haya grandes dificultades para consensuar con Unidas Podemos ese programa de Gobierno, al coincidir en muchas medidas. De hecho, no creen que suponga ningún obstáculo la línea roja marcada por la formación de Iglesias sobre la derogación de la reforma laboral, porque el PSOE también está en el objetivo de buscar un nuevo marco laboral y eliminar los aspecto más lesivos de la reforma del PP que proponen los sindicatos.

El PSOE sabe que la investidura está en manos de Podemos porque se confía en la abstención de ERC 

Para concretar las medidas, Sánchez propuso una comisión de seguimiento del pacto, en la que ya tenía designadas a las personas que la iban a formar por su parte, y donde cree que sería el lugar para poder negociar y alcanzar dicho acuerdo programático, pero nada se ha concretado todavía.

En lo que no parece que vaya a moverse el PSOE en esta segunda ronda de contactos en sobre la petición de que haya miembros de Unidas Podemos en el Gobierno. Desde Ferraz se da por cerrada la posibilidad de un Gobierno de coalición y se mantiene en la oferta de incorporar a dirigentes de Podemos en las instituciones. En este aspecto, no es descartable que Sánchez pueda empezar a concretar los altos cargos que podrían estar en manos del partido morado.

Más allá de Unidas Podemos, el PSOE, en principio, mantendrá la misma línea negociadora que en la primera fase. Sánchez se reunirá, de manera discreta, con los dirigentes de los tres grandes partidos: PP, Ciudadanos y Unidas Podemos; y serán José Luis Ábalos y Adriana Lastra quienes mantengan los contactos con el resto de grupos parlamentarios de la Cámara Baja.

No se esperan novedades ni grandes anuncios en estos contactos. Con el PP y Ciudadanos se insistirá en exigir su abstención para garantizar la gobernabilidad, aunque podrían concretarse ofertas de propuestas de acuerdo en grandes temas de Estado. Con los partidos nacionalistas catalanes se seguirá ofreciendo diálogo, y se mantendrá la negativa a sentarse tanto con Bildu como con Vox.

No obstante, en el PSOE se sabe que todo pasa por la decisión que adopte Unidas Podemos, porque se confía en la abstención de ERC y, tal vez, de algún otros grupo. Ya que, aunque no lo digan en público y mantengan la presión hasta el día 23, en el PSOE se da por descartado que PP o Ciudadanos hagan el más mínimo gesto para facilitar la investidura.

Iglesias cree que habrá coalición y pide que sea en julio

Iglesias se mantiene optimista ante la investidura de Sánchez: no cree que los socialistas vayan a ir a elecciones y confía en que negociarán una coalición cuando tengan claro que no hay ninguna opción de conseguir la abstención de la derecha. Además, según fuentes cercanas al secretario general de Podemos, este miércoles lanzará una propuesta para señalar que es posible formar un gobierno de coalición en este mes de julio. No cede ante negociar otro tipo de Ejecutivo, pero sí insistirá en ideas claves que puedan facilitar el entendimiento.

En Podemos insisten en que los socialistas no se arriesgarán a ir a una repetición electoral porque, aunque Unidas Podemos se arriesga a perder a la mitad de sus diputados, el PSOE es el partido que más pierde. La movilización de la izquierda no será igual que la del 28-A y las derechas podrían llegar a sumar y gobernar. "Ahora tienen todos en sus manos. Las decisiones que tomen ahora y los nombramientos son reversibles", consideran desde el partido. 

Respecto a negociar un pacto programático, insisten que quieren llegar a "un acuerdo de gobernabilidad": primero un pacto programático, después las competencias y, por último, los equipos del Ejecutivo. 

Podemos no cree que es el momento de una comisión de seguimiento porque todavía no hay ningún acuerdo y pide que negocien los equipos

Fuentes de la dirección explican a Público que no era el momento de hablar de la comisión de seguimiento, cuando la ofreció Sánchez, "sin saber qué es lo que hay que seguir". "Para eso hace falta que los equipos se sienten a hablar", aclaran.

Los socialistas creen que no habrá muchas diferencias para alcanzar un acuerdo programático, pero hay diputados de Unidas Podemos que no piensan lo mismo. La negociación presupuestaria estuvo a punto de romperse dos días antes del anuncio final por las diferencias que había entre los dos partidos.

De hecho, hay quienes creen que el PSOE pone "impedimentos" y "excusas" al gobierno de coalición porque lo que no quieren es cumplir con un acuerdo como el que firmaron el pasado octubre entre Iglesias y Sánchez. Según estas fuentes, el problema está en el fondo: en las medidas que lleven a cabo y en los choques que estos pueden causar con las élites económicas como pasaría con las energéticas si se decidiera bajar la factura de la luz.

Eso sí, Podemos facilitará llegar a acuerdos en los "temas de Estado". Iglesias ha renunciado a pedir carteras que correspondan a los ministerios de Justicia, Interior, Defensa y Exterior y ha ofrecido "lealtad" en estos temas. De hecho, este lunes En Comú Podem presentó un documento de mínimos en el que renuncian a la petición de realizar un referéndum en Catalunya. Cesiones que señalan desde el partido cuando los socialistas piden ante los medios que muevan su posición. 

Con todo esto, el acuerdo todavía está lejos de llegar. Pero, si ambas partes comienzan a negociar un pacto programático puede que encuentren puntos en común que faciliten los siguientes pasos. Ya han entrado en fase de descuento, pero otros acuerdos políticos se han cerrado en mucho menos tiempo. 

Más noticias en Política y Sociedad