Público
Público

Encuestas electorales La repetición electoral llevaría a la misma situación de bloqueo político

Las encuestas electorales vaticinan que el PSOE tendría más votos que en el 28-A pero que seguiría necesitando otras fuerzas políticas para gobernar. Unidas Podemos mantendría su reclamación de formar un gobierno de coalición proporcional a los votos obtenidos mientras que no habría motivos para que PP y Cs cambiaran su estrategia. 

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4

El candidato socialista, Pedro Sánchez (dcha), saluda tras pronunciar un discurso ante el pleno de la Cámara Baja

Las encuestas electorales que se han ido publicado desde el pasado 28-A vaticinan lo mismo: el PSOE volvería a ganar en los comicios pero no conseguiría mayoría para formar gobierno. La situación volvería a ser la que existe ahora: Unidas Podemos pediría formar un gobierno de coalición con una representación proporcional a los votos obtenidos y nada apunta a que PP o Ciudadanos cambiaran entonces su estrategia tras los cambios realizados en la Ejecutiva de cada partido. 

El CIS otorgó este martes un 41% de los votos a Pedro Sánchez, pero este dato se aleja de la media del resto de sondeos electorales. Y, de hecho, si hubiera un cambio sería que podría darse la vuelta a los resultados por un factor que las encuestas no pueden pronosticar de aquí a noviembre: la abstención. Lo poco que se puede vaticinar no señala un cambio positivo para los socialistas ya que la abstención aumenta en los últimos barómetros del CIS: mientras que en el estudio de mayo era de un 7,5%, en junio ya subió al 9,7% y ahora alcanza los 10 puntos

Suben considerablemente también los encuestados indecisos: en mayo un 6,4% no sabía qué votaría si se repitieran las elecciones, en junio un 7,6% y en julio se llega a un 12,5%. Son dos factores que pueden afectar negativamente al bloque de izquierdas ya que históricamente la abstención siempre ha beneficiado a los partidos de derechas. Mientras que la indecisión de más de un 10% que podría inclinar la balanza hacia el bloque que forman PP, Ciudadanos y Vox.  

Sin embargo, y siguiendo las encuestas, el PSOE tampoco se vería beneficiado por los resultados tal y como esperan. En la Moncloa creen que Íñigo Errejón se presentaría a las elecciones del 10-N, pero desde el entorno del diputado madrileño niegan esto rotundamente. En mente está dar el salto en algún momento, pero no de forma tan precipitada porque, de momento, aseguran que quieren centrarse en afianzarse en la política madrileña.

Los resultados del CIS se quedan lejos del resto de sondeos que vaticinan una subida del PSOE pero sin conseguir la mayoría

Así, si no se da este cambio que hasta ahora no tiene nada de seguro, los socialistas volverían a tener que buscar los apoyos de Unidas Podemos, PP o Ciudadanos para gobernar. El partido que lidera Pablo Iglesias seguiría reclamando un gobierno de coalición porque la situación sería la misma aunque descendieran en votos. El CIS de este martes daba al PSOE un 41,3% y a Unidas Podemos un 13,1% y sólo juntos sumarían más del 50% de los votos. Sin embargo, la encuesta del CIS se aleja mucho de lo que dan otros sondeos. Según las últimas estimaciones del gabinete demoscópico Key Data –basadas en un desk research de las grandes encuestas electorales elaboradas tras el 28-A y antes de la investidura fallida– el PSOE ascendería pero se quedaría en 134 escaños, aún lejos de la mayoría. Estos datos también se acercan más a las estimaciones de El País que a los del CIS.

Por el otro lado, nada apunta a que PP y Ciudadanos facilitaran la investidura de Pedro Sánchez si se repiten elecciones. Pese a las presiones para que Albert Rivera y su partido se abstengan, el líder de la formación decidió cambiar este lunes su Ejecutiva para echar a un lado a los críticos y rodearse de su núcleo duro. Miembros como el empresario Marcos de Quinto, claro defensor del 'no es no' a Sánchez, son los que han ascendido en las filas del partido. 

Los conservadores, con Casado a la cabeza, tampoco están por la labor de hacer tal giro en su estrategia. Hoy el presidente del PP ha designado a Cayetana Alvárez de Toledo, una de las nuevas diputadas de perfil más conservador y controvertido, como portavoz del grupo parlamentario en el Congreso. 

Por tanto, con estos cambios que refuerzan el ala más a la derecha de cada partido, no se prevé ningún cambio. Desde Unidas Podemos sí temen que Sánchez pueda presionar a la derecha con la situación en Catalunya cuando se acerque el aniversario del 1-O y la sentencia del procès, aunque esto bien podría hacerse antes de las elecciones.

¿Y cómo afectaría la investidura fallida de Sánchez?

La otra gran incógnita después del CIS de este martes es cómo afectará la investidura fallida del presidente en funciones a los votantes. La encuesta del mes de julio se realizó del 1 al 11 por lo que aún no habían fracasado las negociaciones entre Unidas Podemos y PSOE. El único dato que puede aportar algo a esto es que sigue creciendo la percepción entre la ciudadanía de que la clase política es uno de los principales problemas de Estado español: en mayo un 27,8% de los encuestados señalaron que esto era una de los tres principales problemas, en junio fueron 32,1% y ahora son un 38,1%. 

Sociométrica sí ha realizado una encuesta después de la investidura fallida. Y no vaticina ningún desbloqueo. El PSOE asciende, pero sólo un 0,6%, y seguiría necesitando los apoyos que busca ahora para gobernar. Eso sí, comparando este dato con las encuestas del mes de mayo y junio los socialistas dejarían de ascender tanto cómo venían haciéndolo los meses atrás.

Más noticias en Política y Sociedad