Estás leyendo: Resistir a Podemos

Público
Público

Resistir a Podemos

León de Aranoa cuenta en 'Política, manual de instrucciones' (Mediapro-Reposado) cómo la formación morada nace al calor del 15-M y gestiona a un tiempo el debate interno de su construcción y la escalada vertiginosa por las instituciones. Y aguanta.

Imagen de 'Política, manual de instrucciones', el documental de Fernando León de Aranoa sobre Podemos

MADRID.- "Lo voy a intentar y si no sale, que nos quiten lo bailado". Pablo Iglesias cuenta en el documental de Fernando León de Aranoa Política, manual de instrucciones (Mediapro y Reposado) que decidió dar el salto a la política en el verano de 2013, y así lo trasladó a Tania Sánchez, que estaba con él en ese momento. Sin embargo, los cimientos de Podemos hay que trasladarlos al 15 de mayo de 2011, cuando el movimiento de los indignados 15-M abrió la "grieta" en el sistema por donde se coló Podemos. El 15-M no es (sólo) Podemos, pero "sin 15-M no habría Podemos", advierte Juan Carlos Monedero, cuya presencia no hay que perder de vista; en todos los sentidos.

Un año de seguimiento y 500 horas de grabación han servido a León de Aranoa para dar luz verde a dos horas de cinta muy intensa, pero que no admite apenas concesiones a la épica y el romanticismo que se le suponen al relato sobre un partido que llegó del frío de la crisis y de la indignación de la gente. Nada de eso; hay política, mucha política para propios y extraños entrelazada con el relato reflexivo de Iglesias, enérgico de Íñigo Errejón y rotundo de Monedero

Un año de seguimiento y 500 horas de grabación han servido a León de Aranoa para dar luz verde a dos horas de cinta que no admite apenas concesiones a la épica y el romanticismo

Podemos es un partido que nació y creció muy rápido, con el "dolor de huesos" que eso provoca; "corriendo y atándose los cordones al mismo tiempo", como gustan de metaforizar sus dirigentes en referencia al desarrollo orgánico e ideológico de Podemos y al simultáneo desembarco en las instituciones europeas, nacionales, autonómicas y municipales. En todas.

El debate sobre el liderazgo de Iglesias en Vistalegre entre sus partidarios y los de Pablo Echenique con su propuesta de tres secretarías generales para Podemos, la revuelta de las primarias, el tiovivo de las encuestas o la dimisión de Monedero se refleja en el documental con toda la intensidad abrumadora de quien da la peor de las batallas: contra sí mismo en el fervor de la construcción de sí mismo. Una lucha correosa que demuestra, sin embargo, la forma inédita de cohesión en un equipo al que unen las ideas pero -también- los afectos personales.

Hay, además y junto al nacimiento de una estructura orgánica, un tira y afloja ideológico en Política, manual de instrucciones: sobre el "uso laico de los términos" o el "significado laico de las palabras", entre otras, "España" o "patria" que plantea Errejón; sobre el rechazo al discurso animalista o al republicano y la apuesta por el de los desahucios o el que condena la corrupción, como apunta Iglesias; sobre la convicción de que no se logra destruir "un orden" con ese mismo orden establecido; sobre la negación de una izquierda que sólo piensa en "existir y no en ganar" (la Izquierda Unida con la que no se pactó para el 20-D, pero sí para el 26-J),... Piezas, piezas y más piezas que encajan o se desechan y que van llevando a Podemos a lo que es y deja de ser ahora.

La inspiración latinoamericana

La película de Aranoa aborda el nacimiento y el anclaje de Podemos, su inmersión en los procesos de cambio y revolución en América Latina (Uruguay, Bolivia, Ecuador o Venezuela) donde Iglesias, Errejón o Monedero comprobaron in situ que se ganó a las dictaduras y la opresión desde la calle indignada y que de ese modo ("Podemos es la gente") se podía ganar en España si eran capaces de extrapolar y adaptar esos procesos a nuestro país y su realidad del "sur de Europa".

Carolina Bescansa, durante la grabación de 'Política, manual de instrucciones', el documental de Fernando León de Aranoa sobre Podemos.

Hay dureza en el relato sobre Podemos del director de Los lunes al sol o Princesas desde el momento en que éste pone la cámara al servicio de la información y la penetración sin anestesia en el surgimiento de un partido; esto es, desde el momento en que la lente se cuela en reuniones, asambleas, discusiones o encuentros de las muchas partes del todo Podemos. Y la realización, contra todo pronóstico, tampoco suaviza el látigo de un relato real, donde se llega a sentir el cansancio de Errejón en campaña electoral, el frío de las plantas desnudas de Central Park de las que se compadece Iglesias o la tristeza liberadora de Monedero con su salida (orgánica) de Podemos.

Son dos horas de documental sin desperdicio político y humano, aunque, con toda su extensión, Fernando León de Aranoa deja en el espectador las ganas de más cinta, aún admitiendo que ésta carece de final y que ése es, precisamente, su final: que Podemos resistió el embate exterior, pero sobre todo, que Podemos resistió a Podemos.

Más noticias de Política y Sociedad