Público
Público
Únete a nosotros

Juicio al procés El "rigor" de la Fiscalía en el juicio al 'procés': no sabe dónde ni cuándo se grabaron varios vídeos que usa como prueba

Comienza la exhibición de vídeos del referéndum del 1-O, la protesta frente a la sede de Economía de la Generalitat y escraches a policías nacionales y guardias civiles. Las defensas formulan protesta contra la actuación del fiscal Jaime Moreno, que insiste en que los vídeos que no puede situar concretamente plasman el clima general vivido en este periodo. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Cargas policiales durante el 1-O. EFE

La Fiscalía ha tenido este martes un nuevo tropiezo en el juicio a la cúpula del procés catalán, en la 48 sesión de la causa que debe enjuiciar el Tribunal Supremo. El fiscal Jaime Moreno se ha mostrado "incapaz" de acotar dónde o cuándo fueron grabados buena parte de los vídeos aportados como prueba por el Ministerio Público: no podía especificar ni el lugar, ni la fecha ni la hora en la que fueron registrados-. 

Las defensas protestan y Marchena reconoce que esta cuestión es importante para su estrategia. Moreno afirma que los vídeos muestran el clima general vivido durante el 'procés'

Fuentes de las defensas consultadas por Público critican la "falta de rigor" de Moreno, si bien afirman que es un ejemplo más de cómo ha afrontado este juicio la Fiscalía. En la sala, varios letrados han formulado protesta por esta cuestión, y el fiscal ha reconocido que era "incapaz" de aportar más detalles.

A su vez, Moreno ha argumentado que el Ministerio Público persigue ilustrar sobre el clima general -"Un continuo"- vivido en Catalunya en la época del referéndum soberanista del 1 de Octubre de 2017.

No es la primera vez que la Fiscalía comete errores en la causa, si bien sólo han transcurrido dos días de esta 16 semana de juicio y ya suman dos tropiezos. Uno de ellos, cometido por la fiscal Consuelo Madrigal -un "error", en palabras del presidente de la Sala de lo Penal del Alto Tribunal, Manuel Marchena-, contribuyó a retrasar aún más la lenta sesión de este lunes, cuando las partes refirieron al tribunal las pruebas que quieren que sean tenidas en cuenta por la Sala, ya recogidas en sus respectivos escritos.

De hecho, el propio Marchena ha reconocido que la información sobre dónde y cuándo se grabaron estos vídeos es importante para la estrategia de las defensas, y las protestas han continuado. Al retomarse la sesión, tras el receso de las 12.00 a las 12.30 horas, el fiscal Moreno afirmó que el vídeo que se proyectaba en ese momento fue grabado el 3 de octubre de 2017, si bien fue inmediatamente corregido por el letrado Benet Salellas, del equipo de defensa del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. "El 3 [de octubre] no, el 8 de noviembre", aclaraba.

"La Sala toma nota de que se mezclan imágenes [del 20-S con otra protesta]", respondía Marchena a la letrada de Cuixart

La escena se repetía poco después, si bien en este caso la corrección corría a cargo de Ana Bernaola, del equipo defensor de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull: "El día 3 de octubre no había presos políticos", incidía, en referencia a lo que mostraban las imágenes. A esto se sumaban un par de vídeos repetidos, y uno que mezclaba imágenes de la protesta del 20-S con otra, como señalaba la letrada Marina Roig, del equipo de Cuixart. "La Sala toma nota de que se mezclan imágenes", respondía Marchena, recordándole que las defensas podrán impugnar pruebas cuando finalice la exhibición de los vídeos de las acusaciones.

Las imágenes no son nuevas para ninguna de las partes, si bien las defensas han seguido pidiendo al fiscal que las acotase, a menudo sin éxito. Pretenden que parte de los vídeos sirvan también para desmentir los relatos de parte de los testigos de las acusaciones, en su mayoría policías y guardias civiles. 

Gritos y agresiones a policías

"No queremos hacer daño". "Hemos venido a hacer nuestro trabajo", avisó un oficial de la Guardia Civil en uno de los centros utilizados para votar el 1-O, antes de instruir a sus agentes para actuar de forma "pacífica". Es una de las grabaciones exhibidas por la Fiscalía, y persigue probar que sí hubo violencia en el procés. 

En esencia, los vídeos muestran fragmentos de la actuación policial el 1-O, así como la resistencia, los insultos o las agresiones por parte de los concentrados para votar que sufrieron los agentes -si bien se han colado algunas imágenes de agresiones por parte de los policías-.

Los daños en los vehículos de la Guardia Civil durante la protesta frente a la sede de Economía de la Generalitat de Catalunya, el 20 de septiembre de 2017, así como los discursos de Cuixart y Sànchez sobre uno de estos coches-y sus llamamientos a desconvocar la protesta- también aparecen en los vídeos de la Fiscalía. A esto se suman las grabaciones que ilustran cómo los agentes, en sus coches patrulla, fueron expulsados de algunas zonas por parte de personas que golpeaban sus vehículos, les seguían y rodeaban o les gritaban "¡Fuera las fuerzas de ocupación!", o "¡Hijos de puta!". 

En última instancia hay imágenes de escraches frente a los hoteles donde se alojaban policías y guardias civiles -sin acotar ni en el tiempo ni en el espacio-, y de algún momento de tensión entre estos agentes y mossos d'Esquadra, con los policías catalanes increpando a guardias civiles que impedían el acceso a uno de los centros.

Por otro lado, todas las partes han solicitado la inclusión de documentos en la causa, salvo la acusación popular que ejercen los ultraderechistas de Vox, que no han pedido la consideración de una sola prueba documental, como informó Público. 

Más noticias en Política y Sociedad