Público
Público

Juicio al procés El tropiezo de la Fiscalía marca el lento arranque de la fase de prueba del juicio al 'procés'

La sesión del lunes arranca con un nuevo atasco en la causa: la abogada del Estado, Rosa Seoane, ha leído un informe de 92 páginas que recoge la relación de todos los documentos que quiere que tenga en cuenta la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo para enjuiciar el 'procés', mientras el tribunal, el resto de acusaciones y las defensas permanecían mudos. Manuel Marchena acota cuidadosamente qué tipo de impugnaciones aceptará en la fase de prueba documental, y deja para este martes la decisión sobre la petición de impugnación de pruebas de la Fiscalía que reclama la defensa. 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

El tribunal que juzga a los acusados del 'procés'./ EFE

La fase de prueba documental en el juicio a la cúpula del procés arrancaba lenta, muy lenta, y el sopor en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo se hacía evidente en la mañana de este lunes. Si ya se hizo pesado que la fiscal Consuelo Madrigal recitase los documentos que el Ministerio Público quiere que la Sala tenga en cuenta al enjuiciar la causa, el informe de 92 páginas leído por la abogada del Estado, Rosa Seoane, se antojaba casi eterno, o al menos eso reflejaban los rostros de los 12 dirigentes independentistas que se sientan en el banquillo de los acusados. Y la concisión de Madrigal puede salirle cara, ya que las defensas han pedido que no se tengan en prueba las pruebas que no ha mencionado. 

Marchena acota cuidadosamente cómo deben ser las impugnaciones

El escrito de Seoane en cuestión, una relación de los documentos que la Abogacía quiere que el tribunal tenga en cuenta en la causa, ha sido recitado por la letrada casi sin pausa, con la salvedad de algún trago a su vaso de agua. El informe ya ha sido remitido al tribunal, si bien este ha indicado que su lectura era necesaria. Tras el habitual receso entre las 12.00 y las 12.30 horas, el letrado del exconseller de Interior Joaquim Forn, Xavier Melero, ha comunicado que se daba "por instruido" en el escrito de la Abogacía del Estado, y se mostraba dispuesto a pasar directamente al "trámite de impugnación". 

El presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena, fue quien le instó a su lectura: incidió en que Seoane debía citar todos los documentos, para que las defensas tuvieran la opción de impugnarlos, rechazando su “autenticidad”, o incluso su “licitud”.

Todas las defensas salvo la de Forn interpretan que la Fiscalía ha renunciado a parte de las pruebas que recogía en su escrito. Madrigal lo niega y Marchena afirma que lo resolverán más adelante

No obstante, Marchena también ha acotado cuidadosamente qué pueden y qué no pueden hacer: ha dejado claro que las alegaciones de las partes en ningún caso podrán versar “sobre lo que un documento concreto prueba”, y sólo podrán pronunciarse sobre su “autenticidad”, o rechazarlo por su “carácter”. El orden a seguir para reproducirlos será el mismo que durante la fase de prueba testifical: primero la Fiscalía, después la Abogacía del Estado, la acusación popular de los ultraderechistas de Vox y por último las defensas.

En una breve intervención, antes de arrancar esta fase de lectura, Marchena ha avanzado que los documentos sobre la posible “vulneración de derechos fundamentales” se examinarán con especial interés, si bien también ha rechazado la petición de las defensas de requerir nuevos vídeos de las cargas policiales durante el referéndum soberanista del 1 de Octubre de 2017, en este caso a distintos juzgados catalanes. Entiende que en la causa ya hay vídeos más que de sobra, y que en esta fase del juicio sería improcedente añadir nuevos documentos audiovisuales.

De hecho, se esperaba que la 47 sesión del juicio convirtiera el Salón de Plenos del Supremo en una suerte de sala de cine casi desde el principio, si bien la enumeración de documentos copó la primera parte de la mañana. La sesión empezaba con retraso, pasadas las 10.15 horas, y ya a las 12.00 Marchena ordenaba un receso para la pausa habitual. Y Seoane aún no había acabado su recital. 

El lío de la fiscal y la respuesta de las defensas

Tras la primera lectura, pasado el receso, Madrigal volvía a intervenir para aclarar que en ningún momento el Ministerio Fiscal había renunciado a la prueba documental recogida en su escrito del 24 de mayo. Madrigal solicitaba también "la exhibición de todos y cada uno de los documentos" seleccionados "en pantalla.

Las defensas no dejaban pasar esta ocasión, exceptuando a Melero. El letrado de Oriol Junqueras y Raül Romeva, Andreu Van den Eynde, iniciaba la ronda criticando la "lectura un tanto ambigua de la Fiscalía", que entendía como "una renuncia". "Esta parte había entendido que se había efectuado una renuncia a medios de prueba documentales". 

La defensa de Jordi Cuixart, representada por la letrada Marina Roig, rechazaba que la Fiscalía "rescatase documentos que había excluido" en "un nuevo trámite", en la misma línea que el resto de defensas.

Visto este tropiezo, la fiscal ha tratado de enmendarlo incluso en intervenciones que no estaban relacionadas con esa cuestión, sin éxito. Marchena ha incidido en que el tribunal dará respuesta mañana a todas las alegaciones de las partes, para dar paso, finalmente, a la exhibición de vídeos y documentos.  

Más noticias en Política y Sociedad