Público
Público

Sáhara Occidental Los aliados del Gobierno ponen al PSOE contra las cuerdas en la primera votación sobre el Sáhara en el Congreso

Unidas Podemos, ERC y EH Bildu llevan al Pleno una proposición no de ley que obligará al resto de grupos, todos ellos contrarios a la decisión de Sánchez (a excepción de los socialistas), a retratarse mediante una votación en relación al cambio de postura adoptado por el presidente del Gobierno.

30/03/2022.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, escucha la intervención del líder de Podemos, Pablo Echenique (i), tras su comparecencia ante el pleno del Congreso para informar de las conclusiones del Consejo Europeo, la Cumbre de la OTAN y las r
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, escucha la intervención del líder de Podemos, Pablo Echenique, tras su comparecencia en el Congreso. Chema Moya / EFE

El debate en torno al giro histórico de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental regresa esta semana al Congreso, una cuestión que será sometida por primera vez a votación desde que este asunto saltara a la palestra el pasado viernes 18 de marzo y ante la inminente visita del presidente del Gobierno a Marruecos para sellar la "nueva etapa de relaciones".

Tras el comunicado de la Casa Real de Marruecos en el que se desveló que el Gobierno apoyaba su plan de autonomía para el Sáhara Occidental, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, primero, y el presidente del Ejecutivo, la semana pasada, ya han rendido cuentas en el Congreso y han constatado su soledad en esta decisión que se ha hecho a espaldas, incluso, de los socios gubernamentales, Unidas Podemos.

Este martes, el grupo morado, ERC y EH Bildu, socios prioritarios en el Parlamento, llevan al Pleno una proposición no de ley que obligará al resto de grupos, contrarios a la decisión de Sánchez (bien por las formas o bien por el fondo de la cuestión), a retratarse mediante una votación (previsiblemente será el jueves), aunque ya lo hayan hecho a través de sus intervenciones durante las comparecencias de Albares y Sánchez.

De este modo, el PSOE, la única fuerza que ha avalado el cambio de postura de Pedro Sánchez (también ha habido voces críticas, como la del diputado Odón Elorza), estará contra las cuerdas ante un texto que no menciona directamente "el derecho de autodeterminación" de la antigua colonia española, por lo que será "difícil decir no" al mismo, según trasladan fuentes parlamentarias de estos partidos.

En concreto, la iniciativa persigue que el Congreso ratifique su apoyo a las resoluciones de la ONU y a la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en esa región, y que lo haga con "el convencimiento de que solo el diálogo, la negociación y el acuerdo llevado de manera constructiva y conforme al Derecho Internacional, ayudarán a alcanzar una solución política justa, realista, viable, duradera y mutuamente aceptable en el Sáhara".

Al margen de esta petición, los grupos impulsores de la iniciativa sí que recogen en la exposición de motivos que la decisión adoptada de forma unilateral por Pedro Sánchez "contraviene las resoluciones de Naciones Unidas y el propio Derecho Internacional", por la que se adopta "una nueva posición en la que se afirma que la propuesta de un régimen de autonomía para el Sáhara que Marruecos hizo en 2007 es la propuesta 'más seria, realista y creíble' para la resolución del conflicto".

Un cambio de postura que, en contra de lo defendido por el PSOE, "supone de facto apoyar la vía propuesta por Marruecos, abandonando la base de una solución política que sea mutuamente aceptable, tal y como recogen las
resoluciones de la ONU".

En este apartado del texto, los grupos también afean que esta decisión podría desencadenar "consecuencias diplomáticas" con el propio Sáhara Occidental, Argelia y Marruecos, por lo que "no puede ser adoptada de espaldas a la voluntad mayoritaria del Congreso de los Diputados y sin la transparencia esperable en decisiones de tal trascendencia política y social". 

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSOE, Héctor Gómez, aseguró que "buscará el entendimiento" con la oposición ante esta proposición no de ley, unas conversaciones que ya se han puesto en marcha, aunque los socialistas no han trasladado por el momento ninguna propuesta hasta que no se fije una posición de grupo en su reunión semanal de los martes, tal como señalan fuentes de la dirección del PSOE en el Congreso.

Fuentes parlamentarias de los grupos impulsores de la iniciativa defienden que no admitirán ninguna propuesta que rebaje la petición recogida en la proposición no de ley, un texto -añaden- al que podrían sumarse incluso las derechas y la ultraderecha dado su redactado y las críticas realizadas en las últimas semanas a este cambio de postura.

Más noticias