Público
Público
Únete a nosotros

Sánchez se reunirá el martes con Iglesias y Casado en el Congreso, y Rivera rechaza ir

El candidato socialista abandona el secretismo que ha rodeado estos encuentros y, además, sale del escenario de Moncloa. Gran malestar en el PSOE con la actitud del líder de Ciudadanos, a quien acusan de "falta de decoro institucional"

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. - EFE

Cambio de escenario y cambio en la convocatoria. El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, abrirá la segunda ronda de contactos el próximo martes por la mañana con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados; y por la tarde con el presidente del PP, Pablo Casado, también en la Cámara Baja. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha rechazado ir a una nueva reunión, al entender que ya le ha dicho al candidato su posición.

De esta forma, Sánchez abandona el escenario de La Moncloa para realizar este tipo de encuentros y, además, también ha decidido hacerlos público con antelación y abandonar el secretismo y ocultismo que han rodeado estasreuniones desde la celebración de las últimas elecciones generales.

Estos encuentros se producirá un día después de que Sánchez reúna a la Ejecutiva del PSOE a la que quiere informar de las reuniones mantenidas hasta ahora y consensuar la estrategia de negociación que a va emprender en las dos semanas que faltan para la fecha de la investidura.

Según fuentes socialistas, Sánchez acude a la reunión con Unidas Podemos convencido de que "hay bases para llegar a un acuerdo tal y como se ha demostrado los últimos doce meses" de colaboración entre ambos partidos. Además, desde Ferraz se quiere reseñar que el PSOE apuesta porque España "tenga un Gobierno progresista este mes de julio".

Ferraz asegura que quiere que España "tenga un Gobierno progresista en el mes de julio"

No obstante, pese al optimismo en el PSOE, las posiciones siguen estando muy alejadas entre ambas formaciones, especialmente en lo que se refiere a la entrada de miembros del Unidas Podemos en el Gobierno, condición que la formación morada sigue manteniendo como innegociable. Por su parte, el PSOE se mantiene en el llamado Gobierno de cooperación, que no contempla a dirigentes de esta formación sentados en el Consejo de Ministros.

Además, tampoco ha supuesto ningún avance la oferta hecha por Iglesias el pasado miércoles, que el PSOE ha ignorado, manteniendo que no irán a una investidura con un acuerdo sobre un Gobierno de coalición.

En la última reunión celebrada por ambos líderes no hubo avances significativos en las posiciones de cada uno, aunque fue la primera vez que Pablo Iglesias advirtió a Sánchez de que podría votar en contra de su investidura. Esto, según al versión del PSOE, porque desde Podemos se asegura que no amenazó en modo alguno al candidato socialista con el "no" en la votación.

De ese último encuentro también se supo que las relaciones entre ambos líderes fueron menos cordiales que en anteriores ocasiones, porque ninguno quiso moverse de sus planteamientos.

En cuanto al encuentro con Casado, fuentes socialistas indicaron que volverá a pedir al líder del Partido Popular su abstención en la investidura y facilitar, con ello, que España tenga un Gobierno en plenitud de funciones en julio.

El PSOE lo que no ha ocultado es su gran malestar con la actitud de Albert Rivera que ha declinado, como ya anunció, una nueva reunión con el candidato socialista antes de la investidura. Para el PSOE, la posición del líder de Ciudadanos es "una falta de decoro institucional sin precedentes".

Más noticias en Política y Sociedad