Público
Público

Negociación de la investidura Iglesias pone sobre la mesa por primera vez el "no" a la investidura de Pedro Sánchez

El líder de Podemos avisa que si no hay acuerdo llevará esa propuesta a los inscritos y el presidente le contesta que con su apoyo o sin él irá a la investidura en julio. Iglesias cree que Sánchez aún "no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha". El candidato sigue oponiéndose a un Gobierno de coalición y a que haya ministros de la formación morada. 

Publicidad
Media: 4.55
Votos: 22

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en el Palacio de la Moncloa / Moncloa

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez terminaron su cuarta reunión desde las pasadas elecciones generales sin ningún avance concreto, con posicionamientos muy alejados y, según expresan ambas partes, casi irreconciliables.

Según fuentes del PSOE, Iglesias ha avisado a Sánchez de que Podemos podría votar en contra de su investidura si no cumple su exigencia de un Gobierno de coalición, que incluye a dirigentes del partido morado en el Consejo de Ministros.

Esta sería la primera vez que el líder de Podemos pone sobre la mesa el "no" a Sánchez aunque la decisión final la tomarían los inscritos del partido morado.  Sin embargo, desde Podemos no han querido confirmar ni desmentir si Iglesias ha advertido sobre esto al presidente en funciones. Lo que sí está claro es que cualquier acuerdo o decisión sobre el Ejecutivo o la investidura la tendrá que votar su militancia por obligación estatutaria. Fue lo que ya ocurrió en 2016 cuando Podemos se posicionó en contra del pacto entre el PSOE y Ciudadanos

Sánchez, por su parte, le ha trasladado que con acuerdo o sin él habrá sesión de investidura en julio, una decisión que parece irrevocable por parte del PSOE, y que todo indica que se fijará para el próximo 17 de julio y que el candidato se presentará con los apoyos que tenga en ese momento

La reunión sirvió para constatar que ambos dirigentes se mantienen en sus posiciones iniciales: el presidente en funciones no quiere un Gobierno de coalición con ministros de Podemos, y el partido morado insiste en entrar en el Consejo de Gobierno para garantizar una agenda progresista. Han mantenido las posiciones que ya han hecho públicas en estos días y parece que ninguno de ellos está dispuesto a ceder en sus posicionamientos de partida.

Además, fuentes cercanas a Iglesias aseguran que el secretario general de la formación ha constatado con esta reunión que Sánchez aún "no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura".

El optimismo que mantenía Podemos hasta hoy decae: "Sánchez no ha decidido si quiere mirar a la izquierda o a la derecha"

Con esto el optimismo que mantenía hasta ahora Podemos parece que decae. "Hemos transmitido al candidato del PSOE que debe decidirse y que España necesita un gobierno estable y de izquierdas, y que la ciudadanía merece claridad y certidumbre respecto al proyecto de gobierno que se tiene para el país", explican fuentes de la dirección del partido. 

Desde el entorno de Iglesias confiaban en que al final Sánchez cedería, pero hoy tienen más dudas. Aún así, Iglesias sigue ofreciendo su mano a Sánchez si decide mirar a la izquierda y se muestra "disponible" para iniciar cuanto antes" una "negociación seria". También apuntan que no quieren pelear por "sillones grandes o pequeños". Lo importante insisten que es conseguir una fórmula con la que puedan garantizar que se cumple el acuerdo programático al que lleguen.

Creación de una comisión de seguimiento

El PSOE; por su parte, ha informado que, pese a las diferencias, la reunión ha sido cordial y apuntan que como única novedad se ha decidido crear una Comisión de seguimiento al posible acuerdo de gobernabilidad si finalmente lo hay.

Dicha comisión, cuyos componentes aún no se han anunciado, podría empezar a trabajar en el marco programático que apenas se ha abordado, salvo líneas genéricas, entre ambos dirigentes. 

Eso sí, la oferta hecha a Podemos se considera generosa y adecuada a su representación política, y difícilmente se va a mover el candidato de estos planteamientos, para lo que tiene el respaldo e la dirección del partido y de todos los barones territoriales.

Tras esta reunión, Sánchez desaparece hasta el próximo lunes de la agenda política nacional, ya que viajará a la reunión del G-20 en Japón y el domingo asiste a una nueva reunión de la Comisión Europea,  por lo que no podrá retomar las negociaciones hasta el 1 de julio. Esa semana, según fuentes de La Moncloa, será decisiva para saber con qué apoyos cuenta y cuándo se dará el paso para convocar el pleno de investidura.

Más noticias en Política y Sociedad